/ lunes 12 de marzo de 2018

A la ma..r

VOZ CAMPESINA

A días de iniciada una huelga de hambre y previa e inexplicable apatía gubernamental, el líder de pescadores en San Felipe anticipó que el próximo sábado saldrán al mar a dedicarse a lo ancestralmente aprendido como método de subsistencia: La pesca.

En el puerto cachanilla, víctima del descuido oficial, dicha actividad constituye prioritaria fuente de recursos, además del turismo de mayoría estadounidense, al que casi vemos alejarse (advertidos a ‘trompetazos’ por Mr. Trump) si nuestro gobierno bajo sobado pretexto de salvar a una especie sobre la cual no es ningún secreto sino conocida realidad, sólo ha sido vista desde que difundiendo su ‘proceso de extinción’ la valoran –oficialmente- en mayor nivel que a seres humanos.

Lejos de atender el legítimo interés ciudadano para proteger la vida de habitantes y toda una (¿ex?) productiva comunidad, agrede a quienes la desesperación que provoca pobreza y falta de dinero con qué sostener a cada familia, les obliga salir a la mar. En el fondo no marino y si del bisne-embrollo, lo que de veras parece pesar es el tema de la valiosa (orientalmente dizque afrodisiaca totoaba) acerca de la que largo tiempo atrás planteamos se regulara su captura (en forma similar a la caza cinegética).

Pero excepto posteriores e inútiles pronunciamientos ‘discursivos’, nadie con facultades de ley le entra formalizando una cuestión lógica, necesaria y de absoluta viabilidad. A cambio se ceden nuestros mares a lujosos barcos, cuyos tripulantes ‘ecologistas de pacotilla’ con complejo de policías, se atreven incluso a interceptar las pangas de osados padres en plena (tradicional) chamba de donde alimentan a los hijos.

En el caso de las drogas, se debate autorizar el uso de la marihuana recreativa (Estados Unidos puso el económicamente exitoso ejemplo). Ajá, pero en México nos hacemos bolas atrasando instrumentar la pesca deportiva y/o comercial, de un pez de esencial naturaleza alimentaria, objeto hoy de la muy probablemente fantasiosa idea asiática (‘vaiga uste’ a saber el complemento agregado al ‘buche totoabero’ pa’ obtener ‘resultados’), originando deleznable desperdicio en cantidades inmensas del resto del pes-cado, pues lo que importa es la dolariza.

Pregunta a ‘güi güi’: ¿Será tal la razón del absurdo?

vozcampesina@hotmail.com

VOZ CAMPESINA

A días de iniciada una huelga de hambre y previa e inexplicable apatía gubernamental, el líder de pescadores en San Felipe anticipó que el próximo sábado saldrán al mar a dedicarse a lo ancestralmente aprendido como método de subsistencia: La pesca.

En el puerto cachanilla, víctima del descuido oficial, dicha actividad constituye prioritaria fuente de recursos, además del turismo de mayoría estadounidense, al que casi vemos alejarse (advertidos a ‘trompetazos’ por Mr. Trump) si nuestro gobierno bajo sobado pretexto de salvar a una especie sobre la cual no es ningún secreto sino conocida realidad, sólo ha sido vista desde que difundiendo su ‘proceso de extinción’ la valoran –oficialmente- en mayor nivel que a seres humanos.

Lejos de atender el legítimo interés ciudadano para proteger la vida de habitantes y toda una (¿ex?) productiva comunidad, agrede a quienes la desesperación que provoca pobreza y falta de dinero con qué sostener a cada familia, les obliga salir a la mar. En el fondo no marino y si del bisne-embrollo, lo que de veras parece pesar es el tema de la valiosa (orientalmente dizque afrodisiaca totoaba) acerca de la que largo tiempo atrás planteamos se regulara su captura (en forma similar a la caza cinegética).

Pero excepto posteriores e inútiles pronunciamientos ‘discursivos’, nadie con facultades de ley le entra formalizando una cuestión lógica, necesaria y de absoluta viabilidad. A cambio se ceden nuestros mares a lujosos barcos, cuyos tripulantes ‘ecologistas de pacotilla’ con complejo de policías, se atreven incluso a interceptar las pangas de osados padres en plena (tradicional) chamba de donde alimentan a los hijos.

En el caso de las drogas, se debate autorizar el uso de la marihuana recreativa (Estados Unidos puso el económicamente exitoso ejemplo). Ajá, pero en México nos hacemos bolas atrasando instrumentar la pesca deportiva y/o comercial, de un pez de esencial naturaleza alimentaria, objeto hoy de la muy probablemente fantasiosa idea asiática (‘vaiga uste’ a saber el complemento agregado al ‘buche totoabero’ pa’ obtener ‘resultados’), originando deleznable desperdicio en cantidades inmensas del resto del pes-cado, pues lo que importa es la dolariza.

Pregunta a ‘güi güi’: ¿Será tal la razón del absurdo?

vozcampesina@hotmail.com

martes 24 de abril de 2018

El debate

jueves 19 de abril de 2018

Seguridad y justicia

martes 17 de abril de 2018

Riesgos geológicos

jueves 12 de abril de 2018

El regreso del ‘Bronco’

lunes 09 de abril de 2018

Recuerdos ferroviarios

jueves 05 de abril de 2018

Octavo aniversario del 4 de abril

lunes 02 de abril de 2018

Felices Pascuas y la mar en calma

viernes 30 de marzo de 2018

Campaña en vacaciones

lunes 26 de marzo de 2018

Semana Santa en San Felipe

jueves 22 de marzo de 2018

Honor a Juárez

Cargar Más