/ lunes 14 de diciembre de 2020

Apoyos sociales

LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

El que exista presupuesto para gasto social con el fin de apoyar las necesidades inmediatas de las personas no es problema, al contrario, es necesario. La cuestión es quiénes y las formas en que se da.

En el Ayuntamiento de Mexicali contamos con un cabildo que en pocas palabras es el órgano encargado de las leyes y reglamentos en el municipio y está conformado por 15 regidores de diferentes partidos políticos, por la alcaldesa y por el síndico. Este último también en pocas palabras debe encargarse de vigilar el manejo y gestión correcta de los recursos públicos en el Ayuntamiento.

Hace unos días el XXIII Ayuntamiento de Mexicali aprobó por mayoría en Cabildo un incremento de 25,000 pesos mensuales para cada uno de los 15 regidores, ahora cada uno tendrán $85,000 pesos nada más para gasto social e inclusive se aprobó que también el síndico, que antes no los tenía, también los tenga. Justifican el incremento debido a las necesidades que la pandemia nos trajo en muchos de los hogares cachanillas.

Sin embargo, tenemos dependencias encargadas específicamente del desarrollo social, por ejemplo, Desarrollo Social Municipal (Desom) a nivel municipal y la Secretaría de Integración y Bienestar Social en Baja California. Ya mantenemos estructuras de gobierno que se encargan de brindar apoyos sociales a la ciudadanía, por lo que es innecesario e ilógico que regidores también tengan dicha función y mucho menos el síndico que -repetimos- sabemos que los apoyos son necesarios, pero primero debemos ver a nuestros servidores terminando de hacer bien y completo su trabajo, las razones de ser de la existencia de sus puestos.

Cuando un servidor público de elección popular no hace un buen y notorio trabajo en las principales facultades de su puesto y más si ya vienen campañas electorales, le urge contar con presupuesto público para dar en apoyos sociales, ya que es lo que aparenta reflejar que sí se trabajó o peor aún, es lo que utilizan para comprar o condicionar votos, jugando y aprovechándose de las necesidades de las personas.

Resolver un problema con una solución inmediata, sin planear también a largo plazo, lo único que genera es que el problema nunca se resuelva, inclusive provoca que se haga más grande.

Quien presentó la iniciativa a este incremento y ahora la facultad del síndico de también dar apoyos sociales fue el regidor Arnoldo Douglas, de Movimiento Ciudadano, apoyado con los votos a favor del partido de Morena de los regidores: Janeth Raquel Tapia, Sergio Tamai, José Ramón López, Cleotilde Molina, Ma. de la Luz Pérez, Eneyda Elvira Espinoza y José Manuel Martínez.

flores.aguirre@hotmail.com



LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

El que exista presupuesto para gasto social con el fin de apoyar las necesidades inmediatas de las personas no es problema, al contrario, es necesario. La cuestión es quiénes y las formas en que se da.

En el Ayuntamiento de Mexicali contamos con un cabildo que en pocas palabras es el órgano encargado de las leyes y reglamentos en el municipio y está conformado por 15 regidores de diferentes partidos políticos, por la alcaldesa y por el síndico. Este último también en pocas palabras debe encargarse de vigilar el manejo y gestión correcta de los recursos públicos en el Ayuntamiento.

Hace unos días el XXIII Ayuntamiento de Mexicali aprobó por mayoría en Cabildo un incremento de 25,000 pesos mensuales para cada uno de los 15 regidores, ahora cada uno tendrán $85,000 pesos nada más para gasto social e inclusive se aprobó que también el síndico, que antes no los tenía, también los tenga. Justifican el incremento debido a las necesidades que la pandemia nos trajo en muchos de los hogares cachanillas.

Sin embargo, tenemos dependencias encargadas específicamente del desarrollo social, por ejemplo, Desarrollo Social Municipal (Desom) a nivel municipal y la Secretaría de Integración y Bienestar Social en Baja California. Ya mantenemos estructuras de gobierno que se encargan de brindar apoyos sociales a la ciudadanía, por lo que es innecesario e ilógico que regidores también tengan dicha función y mucho menos el síndico que -repetimos- sabemos que los apoyos son necesarios, pero primero debemos ver a nuestros servidores terminando de hacer bien y completo su trabajo, las razones de ser de la existencia de sus puestos.

Cuando un servidor público de elección popular no hace un buen y notorio trabajo en las principales facultades de su puesto y más si ya vienen campañas electorales, le urge contar con presupuesto público para dar en apoyos sociales, ya que es lo que aparenta reflejar que sí se trabajó o peor aún, es lo que utilizan para comprar o condicionar votos, jugando y aprovechándose de las necesidades de las personas.

Resolver un problema con una solución inmediata, sin planear también a largo plazo, lo único que genera es que el problema nunca se resuelva, inclusive provoca que se haga más grande.

Quien presentó la iniciativa a este incremento y ahora la facultad del síndico de también dar apoyos sociales fue el regidor Arnoldo Douglas, de Movimiento Ciudadano, apoyado con los votos a favor del partido de Morena de los regidores: Janeth Raquel Tapia, Sergio Tamai, José Ramón López, Cleotilde Molina, Ma. de la Luz Pérez, Eneyda Elvira Espinoza y José Manuel Martínez.

flores.aguirre@hotmail.com



ÚLTIMASCOLUMNAS