/ sábado 6 de marzo de 2021

Cielo e infierno

Pensares


Cierto día, un gran sabio religioso le pidió a Dios que le permitiera ver cómo era el cielo y el infierno para compartir su experiencia con los demás hombres.

El sabio de inmediato se sumergió en sueños y mediante el poder de Dios, su alma viajó a los diferentes destinos. Dios decidió mostrarle primero el infierno. Era una gran mansión, cuya única habitación era un largo e interminable comedor. El comedor era tan amplio como una autopista y al frente de cada comensal estaban servidos los mejores y más variados platillos y manjares existentes.

El sabio observó detenidamente sus caras y notó que estaban enfermos y tenían hambre, ya que sus brazos no alcanzaban a alimentarse. El sabio simplemente observó detenidamente y en silencio imaginaba que el cielo sería totalmente diferente.

Después de observar unos segundos más, Dios decidió mostrarle al sabio el cielo. El sabio comenzó a mover sus manos mientras ascendía en ese lento trance.

Cuál sería el asombro al ver la misma mansión y entrar en ella. La única habitación era un gran comedor con las mismas dimensiones y características del infierno; estaba servida con los mismos platillos ostentosos. Sabía que algo diferente tenía que ocurrir.

Observó que los comensales a pesar de tener cucharas tan largas como remos se veían saludables, llenos de vigor y felices. El sabio se preguntó a sí mismo: ¿Pero cómo están tan felices si ellos por sí mismos no pueden alimentarse? Y observó que cada comensal alimentaba al que estaba al frente.

Recordemos que en nuestra vida Dios nos da la oportunidad de escoger entre cielo e infierno. Lo que no sabemos es que nuestra vida la volvemos cielo o infierno dependiendo de nuestra buena convivencia orientada hacia el bienestar de todos.

Pensares


Cierto día, un gran sabio religioso le pidió a Dios que le permitiera ver cómo era el cielo y el infierno para compartir su experiencia con los demás hombres.

El sabio de inmediato se sumergió en sueños y mediante el poder de Dios, su alma viajó a los diferentes destinos. Dios decidió mostrarle primero el infierno. Era una gran mansión, cuya única habitación era un largo e interminable comedor. El comedor era tan amplio como una autopista y al frente de cada comensal estaban servidos los mejores y más variados platillos y manjares existentes.

El sabio observó detenidamente sus caras y notó que estaban enfermos y tenían hambre, ya que sus brazos no alcanzaban a alimentarse. El sabio simplemente observó detenidamente y en silencio imaginaba que el cielo sería totalmente diferente.

Después de observar unos segundos más, Dios decidió mostrarle al sabio el cielo. El sabio comenzó a mover sus manos mientras ascendía en ese lento trance.

Cuál sería el asombro al ver la misma mansión y entrar en ella. La única habitación era un gran comedor con las mismas dimensiones y características del infierno; estaba servida con los mismos platillos ostentosos. Sabía que algo diferente tenía que ocurrir.

Observó que los comensales a pesar de tener cucharas tan largas como remos se veían saludables, llenos de vigor y felices. El sabio se preguntó a sí mismo: ¿Pero cómo están tan felices si ellos por sí mismos no pueden alimentarse? Y observó que cada comensal alimentaba al que estaba al frente.

Recordemos que en nuestra vida Dios nos da la oportunidad de escoger entre cielo e infierno. Lo que no sabemos es que nuestra vida la volvemos cielo o infierno dependiendo de nuestra buena convivencia orientada hacia el bienestar de todos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 10 de abril de 2021

Demasiado ocupado

José Arzoz Arena

sábado 03 de abril de 2021

La apuesta

José Arzoz Arena

sábado 27 de marzo de 2021

Debemos descansar

José Arzoz Arena

sábado 20 de marzo de 2021

Dos historias

José Arzoz Arena

sábado 06 de marzo de 2021

Cielo e infierno

José Arzoz Arena

sábado 27 de febrero de 2021

Guijarros y diamantes

José Arzoz Arena

sábado 20 de febrero de 2021

Conocer a una persona

José Arzoz Arena

sábado 13 de febrero de 2021

De aquí en adelante

José Arzoz Arena

sábado 06 de febrero de 2021

El anciano y el viejo

José Arzoz Arena

Cargar Más