/ miércoles 11 de agosto de 2021

Deportosos

EL MURO

Deportar significa trasladar algo, por eso le llamamos deportación cuando la policía migratoria de los Estados Unidos regresa paisanos, porque básicamente los cambia de lugar. De esa palabra derivó Deporte que por siglos se usó como sinónimo de diversión.

Deporte era solaz, entretenimiento, tal vez porque las personas abandonaban momentáneamente sus espacios, se movían de sus casas ya sea para contemplar una actividad distractora o practicarla. En el Nuevo Mundo, en siglo XVI, practicar Deporte era ir a los bailes, a observar el juego de pelota, la caza, mientras que en España Deporte era la montería, los convites, galas, juegos de cañas, corrida de toros, jugar birlos, herraduras, tirar barras, bastones, piedras. El que la pasaba bien con el Deporte le decían Deportoso, o sea, alguien alegre, divertido. El adjetivo aún persiste aunque está en desuso, advierte la Real Academia Española de la Lengua.

Pasaron los siglos y en la mente de los hispanoparlantes, Deporte seguía siendo un sinónimo de diversión, pero llegó el momento en que actividades recreativas como el futbol, comenzaron a extenderse desde Inglaterra al resto de Europa. Los ingleses se referían a esas acciones como Sport. El vocablo impactó lo suficiente como para que en siglo XIX comenzara a surgir prensa especializada en español dedicada a cubrir las actividades del Sportman.

El Sport generalmente era practicado por la burguesía, así que usar el término era considerado esnobismo. Ya para 1850 Sport era también el esgrima, el box, las peleas de gallos, carreras de caballos, patinaje. Fue la presión de expertos la que empezó a llamar la atención sobre lo impropio de usar una palabra en inglés, el problema es que no había una en español que reflejara el sentido del Sport.

Varias voces propusieron retomar Deporte para Sport y Deportista para Sportman, haciendo a un lado al Deportoso. En 1911 la Enciclopedia Ilustrada Seguí ya definía Deporte como «ejercicio físico, principalmente al aire libre, encaminado al fin higiénico, practicado por recreo».

Los cambios en el idioma son lentos y hasta el momento en los poco más de 1 mil años de la lengua española nunca han sido resultado de una imposición. Quizá la modificación que ostenta el récord de velocidad en el ajuste fue Vuestra Merced, que a partir de 1615 comenzó a mutar en un lapso de 20 años en vuesarced, voarced, vuarced, voacé, vucé, vuasted, vuested, vusted, uced para al final quedar en Usted.

El lenguaje inclusivo, el que entre sus planteamientos propone la vocal “e” para englobar a todes en vez de a todos (“elles” en vez de ellos o ellas) ha resultado muy valioso para poner en la palestra el tema de la inclusión y eso por sí solo ya es un triunfo.

vicmarcen09@gmail.com


EL MURO

Deportar significa trasladar algo, por eso le llamamos deportación cuando la policía migratoria de los Estados Unidos regresa paisanos, porque básicamente los cambia de lugar. De esa palabra derivó Deporte que por siglos se usó como sinónimo de diversión.

Deporte era solaz, entretenimiento, tal vez porque las personas abandonaban momentáneamente sus espacios, se movían de sus casas ya sea para contemplar una actividad distractora o practicarla. En el Nuevo Mundo, en siglo XVI, practicar Deporte era ir a los bailes, a observar el juego de pelota, la caza, mientras que en España Deporte era la montería, los convites, galas, juegos de cañas, corrida de toros, jugar birlos, herraduras, tirar barras, bastones, piedras. El que la pasaba bien con el Deporte le decían Deportoso, o sea, alguien alegre, divertido. El adjetivo aún persiste aunque está en desuso, advierte la Real Academia Española de la Lengua.

Pasaron los siglos y en la mente de los hispanoparlantes, Deporte seguía siendo un sinónimo de diversión, pero llegó el momento en que actividades recreativas como el futbol, comenzaron a extenderse desde Inglaterra al resto de Europa. Los ingleses se referían a esas acciones como Sport. El vocablo impactó lo suficiente como para que en siglo XIX comenzara a surgir prensa especializada en español dedicada a cubrir las actividades del Sportman.

El Sport generalmente era practicado por la burguesía, así que usar el término era considerado esnobismo. Ya para 1850 Sport era también el esgrima, el box, las peleas de gallos, carreras de caballos, patinaje. Fue la presión de expertos la que empezó a llamar la atención sobre lo impropio de usar una palabra en inglés, el problema es que no había una en español que reflejara el sentido del Sport.

Varias voces propusieron retomar Deporte para Sport y Deportista para Sportman, haciendo a un lado al Deportoso. En 1911 la Enciclopedia Ilustrada Seguí ya definía Deporte como «ejercicio físico, principalmente al aire libre, encaminado al fin higiénico, practicado por recreo».

Los cambios en el idioma son lentos y hasta el momento en los poco más de 1 mil años de la lengua española nunca han sido resultado de una imposición. Quizá la modificación que ostenta el récord de velocidad en el ajuste fue Vuestra Merced, que a partir de 1615 comenzó a mutar en un lapso de 20 años en vuesarced, voarced, vuarced, voacé, vucé, vuasted, vuested, vusted, uced para al final quedar en Usted.

El lenguaje inclusivo, el que entre sus planteamientos propone la vocal “e” para englobar a todes en vez de a todos (“elles” en vez de ellos o ellas) ha resultado muy valioso para poner en la palestra el tema de la inclusión y eso por sí solo ya es un triunfo.

vicmarcen09@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS