/ sábado 4 de julio de 2020

Dictadores

Pensares


Un dictador es un político cuya mente enferma de poder va por un solo carril y su deseo consiste en imponer su voluntad y sus valores a todos los ciudadanos y eliminar a quienes no los aceptan. La búsqueda y la conservación del poder se convierte en el único objetivo de su existencia.

¿Cuáles son los rasgos de la personalidad de los dictadores que contribuyen a estas características? Freud explica que las causas deben buscarse en la infancia y en algunos casos, la frustración se origina en experiencias prenatales; la neurosis o la psicosis pueden originarse en una infancia desgraciada. La infancia y la adolescencia son etapas cruciales en el proceso de formación de un psicópata, cuyas características aparecen en la mayoría de los dictadores.

Un rasgo distintivo de la vida de los gobernantes autoritarios es justamente que han tenido una infancia y una adolescencia con grandes carencias, no solo en el aspecto material, sino también en lo familiar. Hitler, Mussolini y Stalin tuvieron un pasado desgraciado, una madre abnegada y un padre al que detestaban. La rebeldía juvenil los llevó a tener problemas con las autoridades que generaron en ellos un fuerte resentimiento, sin afecto, inseguros, humillados en la etapa adolescente, incapaces de mantener relaciones sexuales satisfactorias.

Los dictadores buscaron compensar su baja autoestima mediante el uso y el abuso del poder. Sería absurdo suponer que todos los niños desgraciados serán más adelante dictadores, delincuentes juveniles o psicópatas. Sin embargo, en estos casos la semilla del futuro se plantó en un terreno fértil y aguardó el momento de que la inteligencia y la capacidad de los hombres en cuestión propiciaran su germinación; más adelante las cizañas invadieron el sembradío.

¿Es posible encontrar explicaciones en el plano físico y el psicoanalítico? Stalin tenía la cara picada de viruela y era algo deforme. Mussolini estaba obsesionado con ofrecer una imagen de macho. Hitler tenía una personalidad muy femenina, se cree que Mussolini y Hitler tuvieron sífilis. El tratamiento al que fue sometido Mussolini le originó dependencia de las anfetaminas. Es probable que en los últimos años de vida su equilibrio mental haya sido afectado por problemas de salud. La mala salud física puede ser un elemento importante en el desarrollo de las enfermedades mentales.

Así, la clave para comprender a esos tiranos se encuentra en el desarrollo de sus tendencias, en cómo las circunstancias les permitieron abusar del poder y perder la perspectiva. Para ellos el poder se transformó en una obsesión que estaba por encima de todo lo demás… Para reforzar su imagen, los dictadores necesitaban hacerla aparecer más imponente de lo que era; entonces buscaban la adulación pública, organizaban ceremonias grandilocuentes y fomentaban la construcción de grandes monumentos. Hitler se suicidó en el bunker de Berlín; Mussolini fue ejecutado por partisanos italianos.

Quizás todos ellos no hayan estado locos, pero su personalidad era tan anormal que se tornó peligrosa.


Pensares


Un dictador es un político cuya mente enferma de poder va por un solo carril y su deseo consiste en imponer su voluntad y sus valores a todos los ciudadanos y eliminar a quienes no los aceptan. La búsqueda y la conservación del poder se convierte en el único objetivo de su existencia.

¿Cuáles son los rasgos de la personalidad de los dictadores que contribuyen a estas características? Freud explica que las causas deben buscarse en la infancia y en algunos casos, la frustración se origina en experiencias prenatales; la neurosis o la psicosis pueden originarse en una infancia desgraciada. La infancia y la adolescencia son etapas cruciales en el proceso de formación de un psicópata, cuyas características aparecen en la mayoría de los dictadores.

Un rasgo distintivo de la vida de los gobernantes autoritarios es justamente que han tenido una infancia y una adolescencia con grandes carencias, no solo en el aspecto material, sino también en lo familiar. Hitler, Mussolini y Stalin tuvieron un pasado desgraciado, una madre abnegada y un padre al que detestaban. La rebeldía juvenil los llevó a tener problemas con las autoridades que generaron en ellos un fuerte resentimiento, sin afecto, inseguros, humillados en la etapa adolescente, incapaces de mantener relaciones sexuales satisfactorias.

Los dictadores buscaron compensar su baja autoestima mediante el uso y el abuso del poder. Sería absurdo suponer que todos los niños desgraciados serán más adelante dictadores, delincuentes juveniles o psicópatas. Sin embargo, en estos casos la semilla del futuro se plantó en un terreno fértil y aguardó el momento de que la inteligencia y la capacidad de los hombres en cuestión propiciaran su germinación; más adelante las cizañas invadieron el sembradío.

¿Es posible encontrar explicaciones en el plano físico y el psicoanalítico? Stalin tenía la cara picada de viruela y era algo deforme. Mussolini estaba obsesionado con ofrecer una imagen de macho. Hitler tenía una personalidad muy femenina, se cree que Mussolini y Hitler tuvieron sífilis. El tratamiento al que fue sometido Mussolini le originó dependencia de las anfetaminas. Es probable que en los últimos años de vida su equilibrio mental haya sido afectado por problemas de salud. La mala salud física puede ser un elemento importante en el desarrollo de las enfermedades mentales.

Así, la clave para comprender a esos tiranos se encuentra en el desarrollo de sus tendencias, en cómo las circunstancias les permitieron abusar del poder y perder la perspectiva. Para ellos el poder se transformó en una obsesión que estaba por encima de todo lo demás… Para reforzar su imagen, los dictadores necesitaban hacerla aparecer más imponente de lo que era; entonces buscaban la adulación pública, organizaban ceremonias grandilocuentes y fomentaban la construcción de grandes monumentos. Hitler se suicidó en el bunker de Berlín; Mussolini fue ejecutado por partisanos italianos.

Quizás todos ellos no hayan estado locos, pero su personalidad era tan anormal que se tornó peligrosa.


sábado 08 de agosto de 2020

Ecos históricos sobre Porfirio Díaz

sábado 01 de agosto de 2020

Ahí viene el Coco

sábado 25 de julio de 2020

La familia

sábado 18 de julio de 2020

¿Lo has pensado?

sábado 11 de julio de 2020

La leyenda de las mil grullas

sábado 04 de julio de 2020

Dictadores

sábado 27 de junio de 2020

Amar a un ser humano

sábado 20 de junio de 2020

La Torre de Pisa

sábado 13 de junio de 2020

El niño

sábado 06 de junio de 2020

Tres consejos (Parte final)

Cargar Más