/ miércoles 5 de junio de 2024

El Muro | El calor de Mexicali

Debemos modificar nuestra relación con el calor al menos por dos razones: 1) No es la misma intensidad de los veranos de antes. Hoy sentimos necesidad de prender la refrigeración desde finales de marzo, pero la falta del subsidio de la CFE nos detiene.

2) Hay mucha gente recién llegada que requiere habituarse al calor para sobrevivir, pero eso lleva tiempo. Además, existe una generación de cachanillas sobreprotegidos con una burbuja refrigerante.

Foto: Sergio Caro | La Voz de la Frontera

Cada año tendremos más reportes de golpe calor, en buena medida por los incisos planteados. A ese grupo vulnerable debemos agregar a los migrantes temporales, las personas en situación de calle, los homeless, es decir, los susceptibles al clima intenso.

En la actualidad notamos muchas referencias científicas sobre el calor debido al impacto del calentamiento global. “Future heat adaptation and exposure…” expone que la población mundial se adaptará a los calores solo si mejora su situación económica o a la mala, soportándolos.

Las ciudades modernas, con industrias, carros, edificios, pavimento, son propensas a sufrir constantes olas de calor extremo de mínimo dos días, con temperaturas que exceden los 110 f, asociadas a la contaminación ambiental (“Global warming threatens human…”). El 30% de los humanos está expuesto a condiciones de calor que superan la capacidad termorreguladora del cuerpo humano. (“Twenty sevens ways a heat wave can kill you”, “Global risk of deadly heat”).

Una nueva relación con el calor de Mexicali empieza recordándole a la población que los veranos del siglo XXI, ya no son como los del viejo Mexicali, sino aún más agudos. Por lo tanto, deben considerarse una serie de ajustes, empezando con la modificación de horarios de trabajo, por ejemplo, de 4 de la madrugada a las 11 am, para quienes lo hacen a la intemperie.

Protección Civil debe contemplar en sus proyecciones climatológicas, la advertencia sobre la calidad del aire. La autoridad debe facilitar al segmento de bajos ingresos acceso a refrigeraciones de alta eficiencia, a precios justos (“Estimating the mortality effect of the july 2006…”, “Heatwave early warning systems and adaptation…”).

De igual forma, siempre será bueno enseñar a los más pequeños y a los que apenas han llegado a aclimatarse. Para ello lo recomendable es practicar breves caminatas al rayo del sol. A un cuerpo sano le toma en promedio unas 15 exposiciones graduales para aclimatarse (“How to build up your heat tolerance…”).

Recordemos que de aquí en adelante, a donde quiera que huyamos en el verano, empezaremos a encontrar cada vez más calor.

Mail to: vicmarcen09@gmail.com

Debemos modificar nuestra relación con el calor al menos por dos razones: 1) No es la misma intensidad de los veranos de antes. Hoy sentimos necesidad de prender la refrigeración desde finales de marzo, pero la falta del subsidio de la CFE nos detiene.

2) Hay mucha gente recién llegada que requiere habituarse al calor para sobrevivir, pero eso lleva tiempo. Además, existe una generación de cachanillas sobreprotegidos con una burbuja refrigerante.

Foto: Sergio Caro | La Voz de la Frontera

Cada año tendremos más reportes de golpe calor, en buena medida por los incisos planteados. A ese grupo vulnerable debemos agregar a los migrantes temporales, las personas en situación de calle, los homeless, es decir, los susceptibles al clima intenso.

En la actualidad notamos muchas referencias científicas sobre el calor debido al impacto del calentamiento global. “Future heat adaptation and exposure…” expone que la población mundial se adaptará a los calores solo si mejora su situación económica o a la mala, soportándolos.

Las ciudades modernas, con industrias, carros, edificios, pavimento, son propensas a sufrir constantes olas de calor extremo de mínimo dos días, con temperaturas que exceden los 110 f, asociadas a la contaminación ambiental (“Global warming threatens human…”). El 30% de los humanos está expuesto a condiciones de calor que superan la capacidad termorreguladora del cuerpo humano. (“Twenty sevens ways a heat wave can kill you”, “Global risk of deadly heat”).

Una nueva relación con el calor de Mexicali empieza recordándole a la población que los veranos del siglo XXI, ya no son como los del viejo Mexicali, sino aún más agudos. Por lo tanto, deben considerarse una serie de ajustes, empezando con la modificación de horarios de trabajo, por ejemplo, de 4 de la madrugada a las 11 am, para quienes lo hacen a la intemperie.

Protección Civil debe contemplar en sus proyecciones climatológicas, la advertencia sobre la calidad del aire. La autoridad debe facilitar al segmento de bajos ingresos acceso a refrigeraciones de alta eficiencia, a precios justos (“Estimating the mortality effect of the july 2006…”, “Heatwave early warning systems and adaptation…”).

De igual forma, siempre será bueno enseñar a los más pequeños y a los que apenas han llegado a aclimatarse. Para ello lo recomendable es practicar breves caminatas al rayo del sol. A un cuerpo sano le toma en promedio unas 15 exposiciones graduales para aclimatarse (“How to build up your heat tolerance…”).

Recordemos que de aquí en adelante, a donde quiera que huyamos en el verano, empezaremos a encontrar cada vez más calor.

Mail to: vicmarcen09@gmail.com