/ viernes 29 de noviembre de 2019

El reclamo femenino…

Quo Vadis

“Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia: Mahatma Gandhi”…


En las recientes manifestaciones que miles de mujeres hicieron en la Ciudad de México y otras partes del país para hacer sonoros reclamos por los abusos, violaciones de todo tipo y asesinatos de que son objeto, se dejaron entrever actos vandálicos y hasta agresiones a grupos de féminas que transitaron por las rutas del grito, sombrerazo y golpe.

La violencia, pues, se hizo presente por una menor parte de los contingentes, lo que a final de cuentas no es motivo ni de tolerancia oficial ni de justificación porque los multimillonarios daños causados se pagan con impuestos de todos y todas…sin subestimar con lo anterior --y lo subrayo-- el penoso viacrucis que la mujer, por ser mujer, sigue sufriendo de manera incalculable en México desafortunadamente.

Este justificado grito de hartazgo femenil por el abuso varonil parece enrutarse más y por las condenas expresadas como un asunto de poder o guerra entre sexos cuando en realidad, creo respetuosamente, mujer u hombre somos seres humanos que debemos y tenemos que gozar de los mismos derechos, prerrogativas y responsabilidades…ni una menos, ni una más. Y ahí está quizá el quo vadis de lo que creo debe encauzar la mujer en su legítima defensa contra lo que multifactorialmente es víctima y no solo de hombres, también de mujeres que poco o nada de valores y respeto tienen hacia los seres humanos.

Por eso cito la frase de Ghandi en el sentido de que si con violencia las mujeres quieren obtener respeto y consideración, con violencia tendrán que mantener sus logros, porque de otra manera bien podrían ser ejemplo para que sus exigencias sean razonadas de tal suerte que gobernados y gobernantes interactúen favorablemente y a la brevedad para establecer las condiciones legales y sociales idóneas para abatir abusos, violaciones y crímenes; porque, ¡qué importante es que la mujer como ser humano se emancipe (liberación respecto de un poder, una autoridad, una tutela o cualquier otro tipo de subordinación o dependencia) en esta sociedad mexicana donde el “machismo” aflora en casa, en la calle, en la empresa…en cualquier lugar y hora!

En lo personal y por la educación recibida comparto que la mujer -por ser mujer- es primero; merece respeto, consideración y todo el amor que un ser humano puede brindar al género humano que da vida, insustituible y bello por naturaleza, sin que esto evada la triste realidad de que hay féminas que toleran o son artífices del desarrollo de personas que en edad joven o adulta se convierten en auténticos monstruos y amenaza para todos y ahí -quiérase o no- también hay que revisar responsabilidades.

En fin, ojalá que la sociedad primero y de la mano con las instituciones públicas disponibles, se den verdaderos pasos para que la mujer como ser humano sea respetada como merece y que el que la haga contra ella o contra cualquier ser humano, la pague con severidad, sin tolerancia y, sobre todo, sin omisiones que ofenden la inteligencia y llegan al hartazgo como ocurre ahora. ¿O no?

Quo Vadis

“Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia: Mahatma Gandhi”…


En las recientes manifestaciones que miles de mujeres hicieron en la Ciudad de México y otras partes del país para hacer sonoros reclamos por los abusos, violaciones de todo tipo y asesinatos de que son objeto, se dejaron entrever actos vandálicos y hasta agresiones a grupos de féminas que transitaron por las rutas del grito, sombrerazo y golpe.

La violencia, pues, se hizo presente por una menor parte de los contingentes, lo que a final de cuentas no es motivo ni de tolerancia oficial ni de justificación porque los multimillonarios daños causados se pagan con impuestos de todos y todas…sin subestimar con lo anterior --y lo subrayo-- el penoso viacrucis que la mujer, por ser mujer, sigue sufriendo de manera incalculable en México desafortunadamente.

Este justificado grito de hartazgo femenil por el abuso varonil parece enrutarse más y por las condenas expresadas como un asunto de poder o guerra entre sexos cuando en realidad, creo respetuosamente, mujer u hombre somos seres humanos que debemos y tenemos que gozar de los mismos derechos, prerrogativas y responsabilidades…ni una menos, ni una más. Y ahí está quizá el quo vadis de lo que creo debe encauzar la mujer en su legítima defensa contra lo que multifactorialmente es víctima y no solo de hombres, también de mujeres que poco o nada de valores y respeto tienen hacia los seres humanos.

Por eso cito la frase de Ghandi en el sentido de que si con violencia las mujeres quieren obtener respeto y consideración, con violencia tendrán que mantener sus logros, porque de otra manera bien podrían ser ejemplo para que sus exigencias sean razonadas de tal suerte que gobernados y gobernantes interactúen favorablemente y a la brevedad para establecer las condiciones legales y sociales idóneas para abatir abusos, violaciones y crímenes; porque, ¡qué importante es que la mujer como ser humano se emancipe (liberación respecto de un poder, una autoridad, una tutela o cualquier otro tipo de subordinación o dependencia) en esta sociedad mexicana donde el “machismo” aflora en casa, en la calle, en la empresa…en cualquier lugar y hora!

En lo personal y por la educación recibida comparto que la mujer -por ser mujer- es primero; merece respeto, consideración y todo el amor que un ser humano puede brindar al género humano que da vida, insustituible y bello por naturaleza, sin que esto evada la triste realidad de que hay féminas que toleran o son artífices del desarrollo de personas que en edad joven o adulta se convierten en auténticos monstruos y amenaza para todos y ahí -quiérase o no- también hay que revisar responsabilidades.

En fin, ojalá que la sociedad primero y de la mano con las instituciones públicas disponibles, se den verdaderos pasos para que la mujer como ser humano sea respetada como merece y que el que la haga contra ella o contra cualquier ser humano, la pague con severidad, sin tolerancia y, sobre todo, sin omisiones que ofenden la inteligencia y llegan al hartazgo como ocurre ahora. ¿O no?

viernes 03 de julio de 2020

“Sí…y solo sí…”

viernes 26 de junio de 2020

México, ni lindo…ni querido…

viernes 19 de junio de 2020

Mexicali, en el filo del coronavirus

viernes 12 de junio de 2020

Indefensos y cautivos…

viernes 05 de junio de 2020

¿Irresponsabilidad criminal…?

viernes 29 de mayo de 2020

Contar hasta 10…

viernes 15 de mayo de 2020

Afrontando realidades…

viernes 08 de mayo de 2020

Poner en orden la casa…con magia

viernes 24 de abril de 2020

Los ánimos se caldean…

Cargar Más