/ lunes 18 de enero de 2021

En Voz Baja

EL QUERENDÓN

Casi cada mañana en sus transmisiones, el gobernador de Tijuana, JAIME BONILLA VALDEZ, le dice al secretario de Salud, ALONSO PÉREZ RICO, “los quiero mucho”, quien de no muy buena gana y hasta a regañadientes lo dice… chamba es chamba. Esto le ha ganado el mote como el “doctor querendón”, con el que el mandatario hace burla de su subalterno, quien no le queda más remedio que aguantar vara. Y bueno, es que resulta que el querendón no es tan querendón, ya que en abril del 2020 PÉREZ RICO, aprovechando que se contagió de Covid-19, separó de su cargo a EDGAR CASTILLO LÓPEZ, quien se desempeñaba como director del Hospital General de Mexicali y con quien ya había tenido serias diferencias sobre sus criterios sobre el impacto que tendría la pandemia en la ciudad, señalando este último que el secretario tenía unas expectativas irrisorias en cuanto al número de contagios que se presentarían en la capital del estado. Y es que al parecer lo que le dolió más al doctor querendón fue el hecho de que CASTILLO LÓPEZ hubiera puesto manos a la obra y conseguir por medio de donativos el equipo médico para hacer frente a la pandemia, con lo que finalmente pudieron aguantar hasta octubre o noviembre gracias a la solidaridad ciudadana, esa que tanto desprecia el gobierno de la llamada Cuarta Transformación.

Otro ejemplo de lo que es el linchamiento mediático se dio ayer con un médico de Ensenada, quien se metió a la fila de las vacunas estando él resguardado y muy lejos de la primera línea de combate en contra del Covid-19. Sin duda está muy mal lo que hizo el médico, pero podría considerarse que se hizo un uso excesivo de la fuerza mediática al dedicar un buen tiempo de la conferencia mañanera a este tema e incluso obligando a grabar un video explicando el tema a los superiores de este galeno, en pleno horario de trabajo en su turno nocturno. Además de exhibir sus ingresos que han obtenido, dicen, sin haber trabajado por más de 9 meses.

Aunado a lo anterior, hay que señalar también la obsesiva y agresiva ofensiva en contra de la Cruz Roja, a la que califica como selectiva a la hora de prestar sus servicios y por lo que ha retirado del cobro de los trámites vehiculares la cooperación para la benemérita institución. Sin embargo, no dice nada de los excesivos aumentos a los trámites vehiculares, como la renovación de la tarjeta de circulación, placas, licencias, altas y bajas de vehículos, entre otros.

Esperemos que con estos aumentos, el gobierno estatal de la cuatroté preste el servicio de ambulancia, de atención de emergencias, de accidentes como lo hace la Cruz Roja. Porque eso sí: Ni el Hospital General ni mucho menos el Issstecali enviarán una ambulancia para atender un accidente.

CONTRAPESO

Si alguien le ha señalado las necesidades más sensibles que se tiene con la población es el regidor HÉCTOR IBARRA CALVO, mismo que ha presentado diversas iniciativas ante sus compañeros de Cabildo. Y es que el regidor quizá no ha encontrado el eco que esperaba entre sus colegas regidores, pero ha sabido ser un buen contrapeso en la actual administración morenista, no solo la municipal, sino también la estatal. Y es que basta recordar cuando se paró en el Congreso estatal para reclamarles en su cara a los diputados por la aprobación de la “Ley Bonilla”. También ha estado muy pendiente del desarrollo de la pandemia, para la cual pidió acciones estratégicas y muy precisas en beneficio de la gente más vulnerable.

Hay quienes aseguran que el trabajo de IBARRA CALVO le valdrá para seguir en la próxima administración municipal como regidor, pero otros panistas no descartan verlo compitiendo por una diputación local e incluso por la alcaldía de Mexicali.

EL QUERENDÓN

Casi cada mañana en sus transmisiones, el gobernador de Tijuana, JAIME BONILLA VALDEZ, le dice al secretario de Salud, ALONSO PÉREZ RICO, “los quiero mucho”, quien de no muy buena gana y hasta a regañadientes lo dice… chamba es chamba. Esto le ha ganado el mote como el “doctor querendón”, con el que el mandatario hace burla de su subalterno, quien no le queda más remedio que aguantar vara. Y bueno, es que resulta que el querendón no es tan querendón, ya que en abril del 2020 PÉREZ RICO, aprovechando que se contagió de Covid-19, separó de su cargo a EDGAR CASTILLO LÓPEZ, quien se desempeñaba como director del Hospital General de Mexicali y con quien ya había tenido serias diferencias sobre sus criterios sobre el impacto que tendría la pandemia en la ciudad, señalando este último que el secretario tenía unas expectativas irrisorias en cuanto al número de contagios que se presentarían en la capital del estado. Y es que al parecer lo que le dolió más al doctor querendón fue el hecho de que CASTILLO LÓPEZ hubiera puesto manos a la obra y conseguir por medio de donativos el equipo médico para hacer frente a la pandemia, con lo que finalmente pudieron aguantar hasta octubre o noviembre gracias a la solidaridad ciudadana, esa que tanto desprecia el gobierno de la llamada Cuarta Transformación.

Otro ejemplo de lo que es el linchamiento mediático se dio ayer con un médico de Ensenada, quien se metió a la fila de las vacunas estando él resguardado y muy lejos de la primera línea de combate en contra del Covid-19. Sin duda está muy mal lo que hizo el médico, pero podría considerarse que se hizo un uso excesivo de la fuerza mediática al dedicar un buen tiempo de la conferencia mañanera a este tema e incluso obligando a grabar un video explicando el tema a los superiores de este galeno, en pleno horario de trabajo en su turno nocturno. Además de exhibir sus ingresos que han obtenido, dicen, sin haber trabajado por más de 9 meses.

Aunado a lo anterior, hay que señalar también la obsesiva y agresiva ofensiva en contra de la Cruz Roja, a la que califica como selectiva a la hora de prestar sus servicios y por lo que ha retirado del cobro de los trámites vehiculares la cooperación para la benemérita institución. Sin embargo, no dice nada de los excesivos aumentos a los trámites vehiculares, como la renovación de la tarjeta de circulación, placas, licencias, altas y bajas de vehículos, entre otros.

Esperemos que con estos aumentos, el gobierno estatal de la cuatroté preste el servicio de ambulancia, de atención de emergencias, de accidentes como lo hace la Cruz Roja. Porque eso sí: Ni el Hospital General ni mucho menos el Issstecali enviarán una ambulancia para atender un accidente.

CONTRAPESO

Si alguien le ha señalado las necesidades más sensibles que se tiene con la población es el regidor HÉCTOR IBARRA CALVO, mismo que ha presentado diversas iniciativas ante sus compañeros de Cabildo. Y es que el regidor quizá no ha encontrado el eco que esperaba entre sus colegas regidores, pero ha sabido ser un buen contrapeso en la actual administración morenista, no solo la municipal, sino también la estatal. Y es que basta recordar cuando se paró en el Congreso estatal para reclamarles en su cara a los diputados por la aprobación de la “Ley Bonilla”. También ha estado muy pendiente del desarrollo de la pandemia, para la cual pidió acciones estratégicas y muy precisas en beneficio de la gente más vulnerable.

Hay quienes aseguran que el trabajo de IBARRA CALVO le valdrá para seguir en la próxima administración municipal como regidor, pero otros panistas no descartan verlo compitiendo por una diputación local e incluso por la alcaldía de Mexicali.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 25 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

miércoles 24 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

martes 23 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

lunes 22 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

domingo 21 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

sábado 20 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

viernes 19 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

jueves 18 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

miércoles 17 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

martes 16 de febrero de 2021

En Voz Baja

Aquiles Tacho

Cargar Más