/ viernes 12 de junio de 2020

Indefensos y cautivos…

QUO VADIS

Hay que reconocer que antes del letal coronavirus que ha matado a cientos de miles y dejado secuelas y dolor indeseables a millones, ya se observaba y toleraba en México y los Estados Unidos la brutalidad policiaca y violencia en todas sus formas de manifestación que multiplican damnificados por aquí, por allá y acullá…

Abundan en ese entorno incontables personas que afrontan un verdadero viacrucis mientras los morbosos análisis, comentarios y coberturas periodísticas bombardean información que poco o nada de utilidad tiene para la gente común, la que desventuradamente sufre los daños colaterales de la pandemia, la violencia y otras calamidades políticas, económicas y sociales que acortan las posibilidades de conllevar si no una vida feliz, sí digna.

No se trata de subestimar los casos Floyd (Minneapolis) y Giovanni (Guadalajara), entre muchos otros que se ganaron en su momento y a pulso los principales espacios de la comunicación masiva, sino de tomar conciencia de que la sobreexplotación de estos temas, como la rutina ociosa y estéril de ver cuántos supuestamente mueren e infectan en el día a día o la verborrea política parece placentera para líderes y formadores de opinión de los sectores público y privado que consciente o inconscientemente subestiman realidades que trastocan el devenir de generaciones. Parece, eso sí, que por sus contenidos los medios de comunicación masiva se ponen de acuerdo para explorar y explotar las mismas notas, unos más que otros en intensidad, pero a final de cuentas con guiones casi iguales, como similares han sido los sucesos que relataron años atrás sin pena ni gloria…

¿Dónde están --por ejemplo-- los testimonios de aquellos que vieron sufrir y morir a seres queridos que no quisieron atender en hospitales públicos y privados?, ¿qué destino les depara a los que han perdido sus bienes valuados en decenas de millones de pesos por el inmoral, cobarde e impune ataque de anarquistas en Guadalajara y Ciudad de México?, cuyas autoridades levantan victoriosas la retórica de que no utilizaron la fuerza pública para no caer en provocaciones…

¿De qué manera sobreviven millones que perdieron sus empleos y no tienen nada para sus familias? o ¿cómo sería posible que la sociedad siga contribuyendo en su auxilio? o ¿a dónde acudir los “nuevos” infectados? porque una cosa es lo que se dice de capacidad hospitalaria y otra la realidad cuando se acude a esos espacios…Y si se quiere “escarbar” más, ¿cuáles son las identidades de quienes lucran con la pandemia y la miseria en que se arrincona a millones de indefensos y cautivos?

En fin, no descubro el hilo negro pero estoy seguro que a la gente lo que le importa es salud y empleo, pero las realidades en torno a ello no “venden” y por eso tenemos las notas cotidianas de siempre, menos lo que puede ser más útil a la sociedad. Cuestión de sentido común… ¿O no?

pibenavarro115@gmail.com


QUO VADIS

Hay que reconocer que antes del letal coronavirus que ha matado a cientos de miles y dejado secuelas y dolor indeseables a millones, ya se observaba y toleraba en México y los Estados Unidos la brutalidad policiaca y violencia en todas sus formas de manifestación que multiplican damnificados por aquí, por allá y acullá…

Abundan en ese entorno incontables personas que afrontan un verdadero viacrucis mientras los morbosos análisis, comentarios y coberturas periodísticas bombardean información que poco o nada de utilidad tiene para la gente común, la que desventuradamente sufre los daños colaterales de la pandemia, la violencia y otras calamidades políticas, económicas y sociales que acortan las posibilidades de conllevar si no una vida feliz, sí digna.

No se trata de subestimar los casos Floyd (Minneapolis) y Giovanni (Guadalajara), entre muchos otros que se ganaron en su momento y a pulso los principales espacios de la comunicación masiva, sino de tomar conciencia de que la sobreexplotación de estos temas, como la rutina ociosa y estéril de ver cuántos supuestamente mueren e infectan en el día a día o la verborrea política parece placentera para líderes y formadores de opinión de los sectores público y privado que consciente o inconscientemente subestiman realidades que trastocan el devenir de generaciones. Parece, eso sí, que por sus contenidos los medios de comunicación masiva se ponen de acuerdo para explorar y explotar las mismas notas, unos más que otros en intensidad, pero a final de cuentas con guiones casi iguales, como similares han sido los sucesos que relataron años atrás sin pena ni gloria…

¿Dónde están --por ejemplo-- los testimonios de aquellos que vieron sufrir y morir a seres queridos que no quisieron atender en hospitales públicos y privados?, ¿qué destino les depara a los que han perdido sus bienes valuados en decenas de millones de pesos por el inmoral, cobarde e impune ataque de anarquistas en Guadalajara y Ciudad de México?, cuyas autoridades levantan victoriosas la retórica de que no utilizaron la fuerza pública para no caer en provocaciones…

¿De qué manera sobreviven millones que perdieron sus empleos y no tienen nada para sus familias? o ¿cómo sería posible que la sociedad siga contribuyendo en su auxilio? o ¿a dónde acudir los “nuevos” infectados? porque una cosa es lo que se dice de capacidad hospitalaria y otra la realidad cuando se acude a esos espacios…Y si se quiere “escarbar” más, ¿cuáles son las identidades de quienes lucran con la pandemia y la miseria en que se arrincona a millones de indefensos y cautivos?

En fin, no descubro el hilo negro pero estoy seguro que a la gente lo que le importa es salud y empleo, pero las realidades en torno a ello no “venden” y por eso tenemos las notas cotidianas de siempre, menos lo que puede ser más útil a la sociedad. Cuestión de sentido común… ¿O no?

pibenavarro115@gmail.com


viernes 07 de agosto de 2020

Más de 50 mil muertos y contando…

viernes 31 de julio de 2020

Siempre vendrán tiempos mejores…

viernes 24 de julio de 2020

Respuesta al ¿por qué? de Ciro…

viernes 17 de julio de 2020

“Modo supervivencia”…

viernes 10 de julio de 2020

La actitud de Marina del Pilar…

viernes 03 de julio de 2020

“Sí…y solo sí…”

viernes 26 de junio de 2020

México, ni lindo…ni querido…

viernes 19 de junio de 2020

Mexicali, en el filo del coronavirus

viernes 12 de junio de 2020

Indefensos y cautivos…

viernes 05 de junio de 2020

¿Irresponsabilidad criminal…?

Cargar Más