/ sábado 7 de septiembre de 2019

La cobranza

Pensares


Una tarde un pequeño se acercó a su madre que preparaba la cena en la cocina, entregándole una hoja de papel en la que había escrito algo, después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella leyó lo que decía la nota.

Cortar el césped del jardín 15 pesos, limpiar mi cuarto esta semana 5 pesos, cuidar de mi hermano 5 pesos, ir a la panadería 50 centavos, libreta con buenas calificaciones 50 pesos, limpiar el patio 5 pesos, total adeudado 83 pesos.

La madre lo miró con fijeza, mientras él aguardaba expectante, la madre tomó un lapicero y en el reverso de la misma nota anotó: Por llevarte 9 meses en mi vientre y darte la vida nada, por tantas noches de desvelos, curarte y orar por ti nada, por la alegría y el amor de nuestra familia nada, por temor y preocupaciones cuando enfermabas nada, por comida, ropa y educación nada.

Por tomar tu mano y darte apoyo nada.

Cuando el niño terminó de leer lo que había escrito su madre, tenía los ojos llenos de lágrimas, la miró a los ojos y le dijo: Te quiero mamá.

Luego tomó el lapicero y escribió con letra muy grande:

Totalmente pagado.

Así somos las personas como niños, queriendo recompensar por las buenas acciones que hacemos.

Es difícil entender que la mejor recompensa es el amor y que para nuestra suerte es totalmente gratis.

Pensares


Una tarde un pequeño se acercó a su madre que preparaba la cena en la cocina, entregándole una hoja de papel en la que había escrito algo, después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella leyó lo que decía la nota.

Cortar el césped del jardín 15 pesos, limpiar mi cuarto esta semana 5 pesos, cuidar de mi hermano 5 pesos, ir a la panadería 50 centavos, libreta con buenas calificaciones 50 pesos, limpiar el patio 5 pesos, total adeudado 83 pesos.

La madre lo miró con fijeza, mientras él aguardaba expectante, la madre tomó un lapicero y en el reverso de la misma nota anotó: Por llevarte 9 meses en mi vientre y darte la vida nada, por tantas noches de desvelos, curarte y orar por ti nada, por la alegría y el amor de nuestra familia nada, por temor y preocupaciones cuando enfermabas nada, por comida, ropa y educación nada.

Por tomar tu mano y darte apoyo nada.

Cuando el niño terminó de leer lo que había escrito su madre, tenía los ojos llenos de lágrimas, la miró a los ojos y le dijo: Te quiero mamá.

Luego tomó el lapicero y escribió con letra muy grande:

Totalmente pagado.

Así somos las personas como niños, queriendo recompensar por las buenas acciones que hacemos.

Es difícil entender que la mejor recompensa es el amor y que para nuestra suerte es totalmente gratis.

sábado 08 de agosto de 2020

Ecos históricos sobre Porfirio Díaz

sábado 01 de agosto de 2020

Ahí viene el Coco

sábado 25 de julio de 2020

La familia

sábado 18 de julio de 2020

¿Lo has pensado?

sábado 11 de julio de 2020

La leyenda de las mil grullas

sábado 04 de julio de 2020

Dictadores

sábado 27 de junio de 2020

Amar a un ser humano

sábado 20 de junio de 2020

La Torre de Pisa

sábado 13 de junio de 2020

El niño

sábado 06 de junio de 2020

Tres consejos (Parte final)

Cargar Más