/ domingo 16 de junio de 2024

La Espiga | Fernando Jordán en Mexicali

“Éramos los elegidos del sol y no nos dimos cuenta…”: VH

El escritor y periodista Fernando Jordán (1920-1956) fue un enamorado de la península de BC. La recorrió de sur a norte en varias ocasiones para cubrir sus tareas periodísticas y de investigación antropológica.

Foto: Cortesía Enciclopedia de la literatura en México

En la década de los años cincuenta arribó a Mexicali y lo primero que registró fue el clima: “El peor clima de México lo tiene el Valle de Mexicali…”. En su diario de viaje anota que las temperaturas pueden oscilar entre 49 centígrados durante el verano y los 7 grados bajo cero en invierno. Por lo tanto el número de insolados puede ser alarmante durante los prolongados veranos, las intensas ráfagas de vientos polares en los breves inviernos ocasionan el fallecimiento de varios desamparados sin hogar que pernoctan en las calles.

El polvo que flota en el ambiente ocasionado por las tierras limo que posee Mexicali son también una presencia constante, la cual no pasa desapercibida para Jordán, quien observa, detalla, analiza y procesa lo que sus sentidos captan. Pese a estas condiciones de climas extremos, Mexicali destaca por tener parcelas fértiles y un maravilloso río dador de vida productiva.

“El Valle de Mexicali sería un desierto absoluto a no ser por su Nilo: el Río Colorado…”. Precisamente sin este río no es posible ninguna forma de vida en esta región. De ese tamaño es el aporte de este surtidor no sólo para los valles de Mexicali y de San Luis RCS, sino para los demás municipios de BC.

Jordán afirma: “La Colorado River Land Company era la dueña del río, de las tierras y de todo lo que existía sobre ellas…”. Esto en clara alusión a los tiempos del Porfiriato, cuando nace Mexicali como una extensión del exitoso Valle Imperial americano.

La ganadería y la agricultura eran promovidas por los empresarios gringos para su beneficio. Eran más de 250 mil hectáreas de explotación agrícola donde los campesinos mexicanos “…eran esclavos en su propia tierra…”, así lo afirma con toda razón Fernando Jordán.

Ya para los años cincuenta se tenía bastante claro el aporte fundamental del presidente Lázaro Cárdenas, quien expropia y liquida el latifundio de la Colorado River Land Company para entregar tierras y aguas a campesinos mexicanos.

Jordán encuentra y describe a Mexicali como una tierra de promisión, como una ciudad moderna y limpia pese a la improvisación en que nació.

Mailto: oscarher1955@yahoo.com

“Éramos los elegidos del sol y no nos dimos cuenta…”: VH

El escritor y periodista Fernando Jordán (1920-1956) fue un enamorado de la península de BC. La recorrió de sur a norte en varias ocasiones para cubrir sus tareas periodísticas y de investigación antropológica.

Foto: Cortesía Enciclopedia de la literatura en México

En la década de los años cincuenta arribó a Mexicali y lo primero que registró fue el clima: “El peor clima de México lo tiene el Valle de Mexicali…”. En su diario de viaje anota que las temperaturas pueden oscilar entre 49 centígrados durante el verano y los 7 grados bajo cero en invierno. Por lo tanto el número de insolados puede ser alarmante durante los prolongados veranos, las intensas ráfagas de vientos polares en los breves inviernos ocasionan el fallecimiento de varios desamparados sin hogar que pernoctan en las calles.

El polvo que flota en el ambiente ocasionado por las tierras limo que posee Mexicali son también una presencia constante, la cual no pasa desapercibida para Jordán, quien observa, detalla, analiza y procesa lo que sus sentidos captan. Pese a estas condiciones de climas extremos, Mexicali destaca por tener parcelas fértiles y un maravilloso río dador de vida productiva.

“El Valle de Mexicali sería un desierto absoluto a no ser por su Nilo: el Río Colorado…”. Precisamente sin este río no es posible ninguna forma de vida en esta región. De ese tamaño es el aporte de este surtidor no sólo para los valles de Mexicali y de San Luis RCS, sino para los demás municipios de BC.

Jordán afirma: “La Colorado River Land Company era la dueña del río, de las tierras y de todo lo que existía sobre ellas…”. Esto en clara alusión a los tiempos del Porfiriato, cuando nace Mexicali como una extensión del exitoso Valle Imperial americano.

La ganadería y la agricultura eran promovidas por los empresarios gringos para su beneficio. Eran más de 250 mil hectáreas de explotación agrícola donde los campesinos mexicanos “…eran esclavos en su propia tierra…”, así lo afirma con toda razón Fernando Jordán.

Ya para los años cincuenta se tenía bastante claro el aporte fundamental del presidente Lázaro Cárdenas, quien expropia y liquida el latifundio de la Colorado River Land Company para entregar tierras y aguas a campesinos mexicanos.

Jordán encuentra y describe a Mexicali como una tierra de promisión, como una ciudad moderna y limpia pese a la improvisación en que nació.

Mailto: oscarher1955@yahoo.com