/ lunes 13 de mayo de 2019

La guerra por el tomate

Entre Teclas


México es uno de los principales productores de tomate de América Latina con una producción anual de 3.5 millones de toneladas. Los tres principales Estados productores son Sinaloa, con una producción de 813 mil toneladas; San Luis Potosí con 383 mil toneladas y Michoacán con 262 mil toneladas. Baja California se ubica en el lugar 9 con una producción de 130 mil toneladas.

Desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá el 1 de enero de 1994, nuestro país ha destacado por la producción de tomate de excelente calidad, lo que le ha permitido una exportación a la Unión Americana que en 2018 alcanzó los 2 mil millones de dólares.

Los productores mexicanos de tomate han logrado desplazar del mercado a los productores de Florida, quienes encontraron en el presidente Donald Trump un fuerte aliado para aplicar nuevas reglas a los exportadores mexicanos.

Fue así como el pasado 7 de mayo entraron en vigor las cuotas compensatorias del 17.5% a las importaciones de tomate mexicano, lo que causará severos daños a la producción tomatera de nuestro país.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos reactivará una investigación antidumping sobre las exportaciones del tomate mexicano y emitirá su decisión final a más tardar el 19 de septiembre de 2019. Posteriormente, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después -1 de noviembre de 2019- su determinación final del daño a la industria.

Lo cierto es que detrás de esta estrategia comercial de la Unión Americana, se esconde el propósito de proteger a los productores de tomate de Florida, que por más de 26 años han sido incapaces de ser competitivos ante los productores mexicanos.

La superficie total sembrada en México en 2018 es de 47 mil 201 hectáreas. Los Estados con mayor superficie plantada son: Sinaloa (11,862 hectáreas), Michoacán (5,835) y San Luis Potosí (3,072), lo que representa 44% de la superficie nacional. La región Noroeste registra la mayor producción con un millón 230 mil 574 toneladas. Sinaloa aportó 66.1% en esta zona geográfica.

Las entidades que tuvieron mayores rendimientos fueron Querétaro, 353; Nuevo León, 161 y Puebla, 161 toneladas por hectárea. Por el contrario, Yucatán presenta el menor rendimiento con solo 15 toneladas.

Sin duda este tema de las cuotas compensatorias al tomate será la primera batalla comercial que el equipo de negociadores del nuevo gobierno federal de México tendrá que enfrentar ante sus similares de los Estados Unidos.

El asunto no es sencillo, sin embargo los productores mexicanos de tomate y millones de familias que dependen de esta actividad esperan buenos resultados. Ojalá así sea. Al tiempo.

Entre Teclas


México es uno de los principales productores de tomate de América Latina con una producción anual de 3.5 millones de toneladas. Los tres principales Estados productores son Sinaloa, con una producción de 813 mil toneladas; San Luis Potosí con 383 mil toneladas y Michoacán con 262 mil toneladas. Baja California se ubica en el lugar 9 con una producción de 130 mil toneladas.

Desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá el 1 de enero de 1994, nuestro país ha destacado por la producción de tomate de excelente calidad, lo que le ha permitido una exportación a la Unión Americana que en 2018 alcanzó los 2 mil millones de dólares.

Los productores mexicanos de tomate han logrado desplazar del mercado a los productores de Florida, quienes encontraron en el presidente Donald Trump un fuerte aliado para aplicar nuevas reglas a los exportadores mexicanos.

Fue así como el pasado 7 de mayo entraron en vigor las cuotas compensatorias del 17.5% a las importaciones de tomate mexicano, lo que causará severos daños a la producción tomatera de nuestro país.

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos reactivará una investigación antidumping sobre las exportaciones del tomate mexicano y emitirá su decisión final a más tardar el 19 de septiembre de 2019. Posteriormente, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después -1 de noviembre de 2019- su determinación final del daño a la industria.

Lo cierto es que detrás de esta estrategia comercial de la Unión Americana, se esconde el propósito de proteger a los productores de tomate de Florida, que por más de 26 años han sido incapaces de ser competitivos ante los productores mexicanos.

La superficie total sembrada en México en 2018 es de 47 mil 201 hectáreas. Los Estados con mayor superficie plantada son: Sinaloa (11,862 hectáreas), Michoacán (5,835) y San Luis Potosí (3,072), lo que representa 44% de la superficie nacional. La región Noroeste registra la mayor producción con un millón 230 mil 574 toneladas. Sinaloa aportó 66.1% en esta zona geográfica.

Las entidades que tuvieron mayores rendimientos fueron Querétaro, 353; Nuevo León, 161 y Puebla, 161 toneladas por hectárea. Por el contrario, Yucatán presenta el menor rendimiento con solo 15 toneladas.

Sin duda este tema de las cuotas compensatorias al tomate será la primera batalla comercial que el equipo de negociadores del nuevo gobierno federal de México tendrá que enfrentar ante sus similares de los Estados Unidos.

El asunto no es sencillo, sin embargo los productores mexicanos de tomate y millones de familias que dependen de esta actividad esperan buenos resultados. Ojalá así sea. Al tiempo.