/ miércoles 7 de noviembre de 2018

La marcha fifí

Opinión


En los últimos días se ha gestado una gran controversia en torno al tema del NAIM (Nuevo Aeropuerto Internacional de México). Esto en gran medida debido a la consulta ciudadana realizada por Morena sobre cancelar o no el proyecto del aeropuerto en Texcoco.

La última semana de octubre fue llevada a cabo una consulta ciudadana, donde se le daban 2 opciones a los ciudadanos para elegir: Continuar con el aeropuerto en Texcoco o cancelar el proyecto en Texcoco y crear 2 pistas en la base militar de Santa Lucía, así como ampliar el aeropuerto Benito Juárez y el aeropuerto de Toluca.

Esta consulta generó mucha controversia, ya que por primera vez en nuestro país se le consultó a los ciudadanos su opinión para un magno proyecto con dinero público como el del aeropuerto. Asimismo, ha sido sumamente controversial, ya que lo organizó el partido del Presidente electo, no el Presidente en funciones y una tercera razón de controversia fue la especulación de los empresarios del proyecto en Texcoco y el ataque mediático por estos mismos al ver amenazado su negocio, que cabe resaltar ha sido con dinero público, no de recursos privados.

En la consulta ciudadana tuvo una gran mayoría (70%) la decisión de cancelar el proyecto en Texcoco y optar por Santa Lucía y la opción de continuar en Texcoco obtuvo un 30%. Participaron aproximadamente un millón de mexicanos de un padrón de poco más de 80 millones. Si bien esta consulta fue muy criticada por su desorganización y la poca capacitación de las personas que atendían las casillas, es un avance importante hacia un democracia participativa y puede ser un precedente para tener una mucho mejor organización y estructura para realizar consultas públicas desde el gobierno a nivel federal y brindar así una mayor voz y poder de decisión a los ciudadanos.

Como respuesta a estos resultados, los empresarios han convocado a una marcha para “oponerse a las acciones de AMLO”, ya que las tilden de ignorantes, esta marcha convocada para el 11 de noviembre en la CDMX ha sido conocida en redes sociales como la marcha fifí, haciendo referencia al vocablo que ha usado AMLO para describir a la élite política y económica, así como a los partidarios de derecha de nuestro país.

La famosa marcha fifí ha generado una serie de “consignas” a manera de sátira, ya que se marcha por defender el proyecto de Texcoco, un proyecto opaco, corrupto, que atenta contra el medio ambiente y la disponibilidad de recursos naturales para los habitantes del centro del país. Algunas de las consignas más famosas en redes sociales han sido: “Si a Slim maltratan, el fifí se levanta”, “¿Qué importan los muertos? Queremos aeropuertos”, “Si Don Porfirio viviera, qué chinga les pusiera”, “Los ricos unidos, estamos resentidos”, “La mafia unida, jamás será vencida”, “Queremos un gerente, no un pinche Presidente”, “Si Calderón no bebiera, con nosotros estuviera”, “Que viva el PAN, que viva el PRI, queremos sala VIP”, “Fifí marchando también se está bronceando”, entre muchas otras consignas.

Esta tendencia en redes sociales es un claro indicador de que una gran cantidad de la población no apoya esta marcha, es decir, la marcha carece de legitimidad porque es impulsada por una elite del país e incluso se dice que los mismos empresarios se están desprendiendo de la marcha por las pláticas que han sostenido con AMLO.


Opinión


En los últimos días se ha gestado una gran controversia en torno al tema del NAIM (Nuevo Aeropuerto Internacional de México). Esto en gran medida debido a la consulta ciudadana realizada por Morena sobre cancelar o no el proyecto del aeropuerto en Texcoco.

La última semana de octubre fue llevada a cabo una consulta ciudadana, donde se le daban 2 opciones a los ciudadanos para elegir: Continuar con el aeropuerto en Texcoco o cancelar el proyecto en Texcoco y crear 2 pistas en la base militar de Santa Lucía, así como ampliar el aeropuerto Benito Juárez y el aeropuerto de Toluca.

Esta consulta generó mucha controversia, ya que por primera vez en nuestro país se le consultó a los ciudadanos su opinión para un magno proyecto con dinero público como el del aeropuerto. Asimismo, ha sido sumamente controversial, ya que lo organizó el partido del Presidente electo, no el Presidente en funciones y una tercera razón de controversia fue la especulación de los empresarios del proyecto en Texcoco y el ataque mediático por estos mismos al ver amenazado su negocio, que cabe resaltar ha sido con dinero público, no de recursos privados.

En la consulta ciudadana tuvo una gran mayoría (70%) la decisión de cancelar el proyecto en Texcoco y optar por Santa Lucía y la opción de continuar en Texcoco obtuvo un 30%. Participaron aproximadamente un millón de mexicanos de un padrón de poco más de 80 millones. Si bien esta consulta fue muy criticada por su desorganización y la poca capacitación de las personas que atendían las casillas, es un avance importante hacia un democracia participativa y puede ser un precedente para tener una mucho mejor organización y estructura para realizar consultas públicas desde el gobierno a nivel federal y brindar así una mayor voz y poder de decisión a los ciudadanos.

Como respuesta a estos resultados, los empresarios han convocado a una marcha para “oponerse a las acciones de AMLO”, ya que las tilden de ignorantes, esta marcha convocada para el 11 de noviembre en la CDMX ha sido conocida en redes sociales como la marcha fifí, haciendo referencia al vocablo que ha usado AMLO para describir a la élite política y económica, así como a los partidarios de derecha de nuestro país.

La famosa marcha fifí ha generado una serie de “consignas” a manera de sátira, ya que se marcha por defender el proyecto de Texcoco, un proyecto opaco, corrupto, que atenta contra el medio ambiente y la disponibilidad de recursos naturales para los habitantes del centro del país. Algunas de las consignas más famosas en redes sociales han sido: “Si a Slim maltratan, el fifí se levanta”, “¿Qué importan los muertos? Queremos aeropuertos”, “Si Don Porfirio viviera, qué chinga les pusiera”, “Los ricos unidos, estamos resentidos”, “La mafia unida, jamás será vencida”, “Queremos un gerente, no un pinche Presidente”, “Si Calderón no bebiera, con nosotros estuviera”, “Que viva el PAN, que viva el PRI, queremos sala VIP”, “Fifí marchando también se está bronceando”, entre muchas otras consignas.

Esta tendencia en redes sociales es un claro indicador de que una gran cantidad de la población no apoya esta marcha, es decir, la marcha carece de legitimidad porque es impulsada por una elite del país e incluso se dice que los mismos empresarios se están desprendiendo de la marcha por las pláticas que han sostenido con AMLO.