/ miércoles 20 de mayo de 2020

La vieja normalidad

EL MURO

Fue normal que luego del atentado a las “Torres Gemelas” en Nueva York, en el que murieron miles de personas en cuestión de minutos, los residentes estuvieran al pendiente volteando hacia los rascacielos, esperando ver el siguiente jet estrellarse en un edificio.

Fue normal que aquellos cuyos puestos de trabajo estaban en edificios altos, tuvieran temor de morir en otro ataque terrorista. Fue normal creer que la Gran Manzana ya no sería la misma, que vivirían en total desconfianza; que el turismo disminuiría para siempre, que todo se iría al carajo.

Es normal que tras haber sido testigo de un aparatoso choque con saldo de varios muertos (porque usted venía en el vehículo de atrás), las siguientes veces que atraviese por el crucero de la muerte piense que podría ser víctima de un accidente similar, por eso baja la velocidad y mira a todos lados. Es normal que las personas que ganan millones de pesos en la lotería crean que vivirán felices por siempre, hasta que la rutina los alcanza y descubren que sus problemas ya no son los mismos, sino que ahora son más grandes.

Es normal que las personas que pierden alguna extremidad o pierden la capacidad para caminar, crean que estarán deprimidas para toda la eternidad. Es normal verlas al paso de los años disfrutando actividades cotidianas en plenitud. Es normal pensar que la vida no tiene sentido luego de finalizar abruptamente una relación de muchos años a causa de una traición. Que no hay luz más allá del valle de lágrimas. Es normal que con el transcurrir del tiempo aquel amor solo quede en un vago recuerdo, en el que perduran los buenos recuerdos y los malos terminan por causar risa: ¿Cómo me pudo doler eso?

Es normal que ante la irrupción de un nuevo virus el mundo crea que vive pendiendo de un hilo. Es normal desconfiar de la existencia de un mal, cuyo agente dañoso no lo podemos ver. Es normal pensar en la crisis económica. Es normal creer que esto es “histórico”, único en la vida del ser humano. Es normal que no sepamos colocarnos un cubrebocas; es normal llamarlo así y no mascarilla, que sería su denominación más precisa. Es normal tener miedo.

Es normal inventar teorías conspiratorias ante la falta de información coherente. Es normal que por la pérdida de un ser querido a causa del virus pensemos que la enfermedad es una asesina implacable. Es normal creer que la normalidad nunca llegará, que ya jamás podremos saludarnos de beso o abrazarnos o salir a comer a la calle, rodeado de otras personas, del perro metiche que nunca falta.

Es normal creer que la pandemia nos hará mejores personas. Es normal creer que la solidaridad será permanente, que nacerá un nuevo mundo, uno bondadoso, lleno de personas empáticas. Es normal soñar en el surgimiento de una “nueva normalidad”. Es normal creer todo lo anterior, pero también será normal ver cómo, con el paso del tiempo, todo regresa… a la vieja normalidad.

vicmarcen09@gmail.com


EL MURO

Fue normal que luego del atentado a las “Torres Gemelas” en Nueva York, en el que murieron miles de personas en cuestión de minutos, los residentes estuvieran al pendiente volteando hacia los rascacielos, esperando ver el siguiente jet estrellarse en un edificio.

Fue normal que aquellos cuyos puestos de trabajo estaban en edificios altos, tuvieran temor de morir en otro ataque terrorista. Fue normal creer que la Gran Manzana ya no sería la misma, que vivirían en total desconfianza; que el turismo disminuiría para siempre, que todo se iría al carajo.

Es normal que tras haber sido testigo de un aparatoso choque con saldo de varios muertos (porque usted venía en el vehículo de atrás), las siguientes veces que atraviese por el crucero de la muerte piense que podría ser víctima de un accidente similar, por eso baja la velocidad y mira a todos lados. Es normal que las personas que ganan millones de pesos en la lotería crean que vivirán felices por siempre, hasta que la rutina los alcanza y descubren que sus problemas ya no son los mismos, sino que ahora son más grandes.

Es normal que las personas que pierden alguna extremidad o pierden la capacidad para caminar, crean que estarán deprimidas para toda la eternidad. Es normal verlas al paso de los años disfrutando actividades cotidianas en plenitud. Es normal pensar que la vida no tiene sentido luego de finalizar abruptamente una relación de muchos años a causa de una traición. Que no hay luz más allá del valle de lágrimas. Es normal que con el transcurrir del tiempo aquel amor solo quede en un vago recuerdo, en el que perduran los buenos recuerdos y los malos terminan por causar risa: ¿Cómo me pudo doler eso?

Es normal que ante la irrupción de un nuevo virus el mundo crea que vive pendiendo de un hilo. Es normal desconfiar de la existencia de un mal, cuyo agente dañoso no lo podemos ver. Es normal pensar en la crisis económica. Es normal creer que esto es “histórico”, único en la vida del ser humano. Es normal que no sepamos colocarnos un cubrebocas; es normal llamarlo así y no mascarilla, que sería su denominación más precisa. Es normal tener miedo.

Es normal inventar teorías conspiratorias ante la falta de información coherente. Es normal que por la pérdida de un ser querido a causa del virus pensemos que la enfermedad es una asesina implacable. Es normal creer que la normalidad nunca llegará, que ya jamás podremos saludarnos de beso o abrazarnos o salir a comer a la calle, rodeado de otras personas, del perro metiche que nunca falta.

Es normal creer que la pandemia nos hará mejores personas. Es normal creer que la solidaridad será permanente, que nacerá un nuevo mundo, uno bondadoso, lleno de personas empáticas. Es normal soñar en el surgimiento de una “nueva normalidad”. Es normal creer todo lo anterior, pero también será normal ver cómo, con el paso del tiempo, todo regresa… a la vieja normalidad.

vicmarcen09@gmail.com


miércoles 29 de julio de 2020

El político debe aguantar vara

miércoles 22 de julio de 2020

Chuchulucos y Covid

miércoles 15 de julio de 2020

Matemáticas pandémicas

miércoles 08 de julio de 2020

La pandemia no se va

miércoles 01 de julio de 2020

El Potro de Tijuana

miércoles 24 de junio de 2020

Alejandra, Gina y Marina

miércoles 17 de junio de 2020

… Serena, Morena

miércoles 10 de junio de 2020

El pandemonio

miércoles 03 de junio de 2020

Los pndjs

miércoles 27 de mayo de 2020

Héroes

Cargar Más