/ lunes 7 de diciembre de 2020

“Las personas nos importan” 

LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

El pasado sábado tuve la oportunidad de participar en la Conferencia Internacional Anticorrupción con jóvenes de diferentes partes del mundo que han enfrentado la corrupción en sus países en diferentes ámbitos.

Sabemos que la corrupción es un mal que invade a nivel internacional, sin embargo coincidimos que tanto aquí en México como en cualquier otro país, lo que realizará la diferencia y hará que se pueda reducir o controlar, es la participación directa de las personas tanto en la toma de decisiones como en la administración y manejo de nuestros recursos.

El hecho de mantenernos informados y atentos a lo que sucede en la vida pública de nuestro país reduce la posibilidad de que se cometa un acto de corrupción, ya que no es lo mismo que generen malas prácticas con unos pocos ojos viendo, a que la mayoría de sus posibles votantes de futuras elecciones estén atentos, conscientes y preocupados de lo que está sucediendo.

Con nuestra participación no quiere decir que mágica e inmediatamente terminará toda la corrupción, pero a través de pequeñas acciones se van generando logros que influyen en el que el día de mañana cierta cantidad de dinero no se vaya en corrupción y sí pueda terminar salvando aunque sea una vida en el sector Salud, dándole la oportunidad de continuar sus estudios a algún joven, entre otros.

El común denominador del éxito de cada uno de los proyectos que se expusieron fue que un grupo de personas tanto informó a la ciudadanía de lo que estaba sucediendo como la impulsó a que exigiera que se hiciera distinto, que se hiciera bien y lo más importante, generó criterios de evaluación para poder determinar si el trabajo del o los servidores públicos en cuestión estaba realizándose de la manera correcta.

Se trata de que aprendamos y creamos que nuestra voz y participación cuenta, siempre y cuando no sea para destruir, sino para generar propuestas que abonen al pleno desarrollo de nuestro entorno. No es lo mismo exigir por exigir que hacerlo de la mano con una propuesta del deber ser.

Específicamente en México una de las principales formas en que podemos participar es analizando, cuestionando e investigando a los partidos políticos y/o candidaturas independientes, desde el manejo de sus recursos hasta el cumplimiento o no de sus promesas, ya que de ellos dependerá quiénes serán los próximos servidores públicos que administren nuestro recurso.

En Baja California ya vemos nombres de candidatos o candidatas que se postularán para los diferentes cargos en estas próximas elecciones. Es nuestra responsabilidad exigir que no nada más digan que quieren hacer las cosas bien, sino que nos digan el cómo pretenden hacerlo; muchos querrán venir con los mismos discursos que hemos escuchado por años: “Las personas nos importan, queremos escucharlas y trabajar para ellas”. Sin embargo, bastantes de ellos ya han estado como servidores públicos antes o siguen como servidores en la actualidad, así que primero tendrán que demostrar con el ejemplo antes que con palabras.

flores.aguirre@hotmail.com


LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

El pasado sábado tuve la oportunidad de participar en la Conferencia Internacional Anticorrupción con jóvenes de diferentes partes del mundo que han enfrentado la corrupción en sus países en diferentes ámbitos.

Sabemos que la corrupción es un mal que invade a nivel internacional, sin embargo coincidimos que tanto aquí en México como en cualquier otro país, lo que realizará la diferencia y hará que se pueda reducir o controlar, es la participación directa de las personas tanto en la toma de decisiones como en la administración y manejo de nuestros recursos.

El hecho de mantenernos informados y atentos a lo que sucede en la vida pública de nuestro país reduce la posibilidad de que se cometa un acto de corrupción, ya que no es lo mismo que generen malas prácticas con unos pocos ojos viendo, a que la mayoría de sus posibles votantes de futuras elecciones estén atentos, conscientes y preocupados de lo que está sucediendo.

Con nuestra participación no quiere decir que mágica e inmediatamente terminará toda la corrupción, pero a través de pequeñas acciones se van generando logros que influyen en el que el día de mañana cierta cantidad de dinero no se vaya en corrupción y sí pueda terminar salvando aunque sea una vida en el sector Salud, dándole la oportunidad de continuar sus estudios a algún joven, entre otros.

El común denominador del éxito de cada uno de los proyectos que se expusieron fue que un grupo de personas tanto informó a la ciudadanía de lo que estaba sucediendo como la impulsó a que exigiera que se hiciera distinto, que se hiciera bien y lo más importante, generó criterios de evaluación para poder determinar si el trabajo del o los servidores públicos en cuestión estaba realizándose de la manera correcta.

Se trata de que aprendamos y creamos que nuestra voz y participación cuenta, siempre y cuando no sea para destruir, sino para generar propuestas que abonen al pleno desarrollo de nuestro entorno. No es lo mismo exigir por exigir que hacerlo de la mano con una propuesta del deber ser.

Específicamente en México una de las principales formas en que podemos participar es analizando, cuestionando e investigando a los partidos políticos y/o candidaturas independientes, desde el manejo de sus recursos hasta el cumplimiento o no de sus promesas, ya que de ellos dependerá quiénes serán los próximos servidores públicos que administren nuestro recurso.

En Baja California ya vemos nombres de candidatos o candidatas que se postularán para los diferentes cargos en estas próximas elecciones. Es nuestra responsabilidad exigir que no nada más digan que quieren hacer las cosas bien, sino que nos digan el cómo pretenden hacerlo; muchos querrán venir con los mismos discursos que hemos escuchado por años: “Las personas nos importan, queremos escucharlas y trabajar para ellas”. Sin embargo, bastantes de ellos ya han estado como servidores públicos antes o siguen como servidores en la actualidad, así que primero tendrán que demostrar con el ejemplo antes que con palabras.

flores.aguirre@hotmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS