/ miércoles 23 de diciembre de 2020

Lo bueno de la pandemia

El Muro

Infoxicados a causa de la infodemia covidiana, hemos terminado por convencernos que este 2020 ha estado lleno solo de cosas malas. Sin embargo, aunque parezca difícil de aceptar, la adversidad sirvió como detonante para una serie de factores positivos.

Ojo, no todas las bondades potenciales otorgan felicidad inmediata. A veces nos abren los ojos, a veces se ponen frente a nosotros, ya decidiremos si las aprovechamos o las dejamos al garete para que la corriente de la rutina se las lleve, para luego cuando les ocupemos, andemos buscándolas desesperados:

1) En una ciudad tan desastrosamente contaminada como Mexicali, el uso de protección personal es una opción para sobrevivir, pero nadie la tomó en serio, solo veíamos a los chinos usar barbijos, lo cual nos parecía chistoso. El Covid nos orilló a portar cubrebocas, pero antes de eso tuvimos que aprender a usarlo. Ahorita lo hacemos por automático, hasta inventamos mañas como cruzar el cordel para ajustarlo más a la oreja, pero en la primavera no sabíamos ni cómo colocárnoslo bien.

2) Las clases en línea han sido factor para crear niños y adolescentes independientes de la figura docente y paternal, personas capaces de autoorganizarse. Con madres, padres trabajadores, los menores comenzaron a realizar actividades antes exclusivas del docente. En un aula el alumno solo llega a sentarse a escuchar al profesor, en casa por el contrario, mucho del trabajo pasa al lado estudiantil empezando por la administración de la plataforma para tareas y actividades.

3) Muchas veces criticadas, las redes sociales han servido para mantener la cordura en personas acostumbradas a andar del tingo al tango. El porcentaje de adultos mayores nuevos usuarios de alguna red social, se incrementó durante estos meses de sinfinamiento (palabra alternativa al confinamiento sin fin), situación aprovechada para acercarse con familiares.

4) Si bien algunos negocios sufrieron, hubo otros que crecieron, pero sobre todo la pandemia brindó la oportunidad para lanzar a muchos a emprender, seres que jamás imaginaron serían responsables de su changarro. Lástima por la sobresaturación en el área de los alimentos preparados, pero por algo se empieza.

5) Lo mejor de todo lo que nos dejó el Covid19 es la posibilidad de encontrarnos con nosotros mismos, de cuestionarnos qué deseamos para el futuro. La introspección es dolorosa, pero suele dejar beneficios perdurables para toda la vida. ¡Feliz Navidad!

El Muro

Infoxicados a causa de la infodemia covidiana, hemos terminado por convencernos que este 2020 ha estado lleno solo de cosas malas. Sin embargo, aunque parezca difícil de aceptar, la adversidad sirvió como detonante para una serie de factores positivos.

Ojo, no todas las bondades potenciales otorgan felicidad inmediata. A veces nos abren los ojos, a veces se ponen frente a nosotros, ya decidiremos si las aprovechamos o las dejamos al garete para que la corriente de la rutina se las lleve, para luego cuando les ocupemos, andemos buscándolas desesperados:

1) En una ciudad tan desastrosamente contaminada como Mexicali, el uso de protección personal es una opción para sobrevivir, pero nadie la tomó en serio, solo veíamos a los chinos usar barbijos, lo cual nos parecía chistoso. El Covid nos orilló a portar cubrebocas, pero antes de eso tuvimos que aprender a usarlo. Ahorita lo hacemos por automático, hasta inventamos mañas como cruzar el cordel para ajustarlo más a la oreja, pero en la primavera no sabíamos ni cómo colocárnoslo bien.

2) Las clases en línea han sido factor para crear niños y adolescentes independientes de la figura docente y paternal, personas capaces de autoorganizarse. Con madres, padres trabajadores, los menores comenzaron a realizar actividades antes exclusivas del docente. En un aula el alumno solo llega a sentarse a escuchar al profesor, en casa por el contrario, mucho del trabajo pasa al lado estudiantil empezando por la administración de la plataforma para tareas y actividades.

3) Muchas veces criticadas, las redes sociales han servido para mantener la cordura en personas acostumbradas a andar del tingo al tango. El porcentaje de adultos mayores nuevos usuarios de alguna red social, se incrementó durante estos meses de sinfinamiento (palabra alternativa al confinamiento sin fin), situación aprovechada para acercarse con familiares.

4) Si bien algunos negocios sufrieron, hubo otros que crecieron, pero sobre todo la pandemia brindó la oportunidad para lanzar a muchos a emprender, seres que jamás imaginaron serían responsables de su changarro. Lástima por la sobresaturación en el área de los alimentos preparados, pero por algo se empieza.

5) Lo mejor de todo lo que nos dejó el Covid19 es la posibilidad de encontrarnos con nosotros mismos, de cuestionarnos qué deseamos para el futuro. La introspección es dolorosa, pero suele dejar beneficios perdurables para toda la vida. ¡Feliz Navidad!

ÚLTIMASCOLUMNAS