/ martes 27 de octubre de 2020

Los 545

CRUZANDO LÍNEAS

Arizona.- Greidys duró muy poco en Estados Unidos. Llegó, pidió asilo y la deportaron a Guatemala. No alcanzó siquiera a saborear el “sueño americano” que tantas noches la desveló en el camino. Hoy se arrepiente de haberse ido. Volvió a su tierra con los brazos vacíos.

En Guatemala la esperaba su madre. Nadie más. A ella la despacharon rápido y los agentes de Inmigración estadounidenses dejaron a sus hijas allá. Nunca entendió muy bien lo que pasó. No habla inglés y Estados Unidos es muy distinto a su rural Guatemala. Pero se la creyó. Su hijo y su esposo lograron cruzar antes de la política de cero tolerancia de la administración Trump y le dijeron sí se puede. Ella no pudo.

Pasó casi un año antes de que Greidys volviera a ver a sus dos niñas. Las separaron en la frontera; el papá no las podía reclamar por su limbo migratorio y la hermana de Greidys no pudo pedir su custodia porque también vive en la Unión Americana en la clandestinidad, sin documentos. Las pequeñas se quedaron, muy a su pesar, en Estados Unidos en casas con familias temporales y solo se comunicaban con videoconferencias.

Exactamente 11 meses y 12 días después de separadas, en un centro de Guatemala logró abrazarlas de nuevo. Soy yo tu mamá, le dijo a la más chiquita. Greidys se desvivía en lágrimas y la pequeña no podía disimular el desconcierto. Ya vamos a estar juntas y vamos a ir a la playa, nos vamos a divertir, trataba de animarla.

Después llegó su segunda hija. Te extrañé mucho, mijita, ¡te quiero, te quiero, te quiero! Pero la niña no sabía cómo reaccionar, si creerle o no a una mamá que -según ella- la había abandonado en el extranjero y le había obligado a vivir con una familia que no conocía. Había pasado mucho tiempo y apenas se reconocían.

Cuando llegaron a casa nada fue igual. La pequeña se adaptó al poco tiempo, pero a la más grande le sigue costando trabajo. Hace berrinche por cualquier cosa, es violenta con su hermana, se abruma y quiere golpear lo que se encuentra y menosprecia lo que tiene en Guatemala. Allá, donde ella estaba antes, había comida, agua potable, baño, piso, abanicos, ropa, cosas, escuela, comodidades… Acá toda la pobreza que se le había olvidado cuando estaba en la casa de cuidados temporales.

Greidys solo espera que su amor pueda ser suficiente para compensar las carencias materiales y los traumas emocionales. Pero no lo ha sido.

Greidys y sus niñas tuvieron suerte. Son de las familias reunificadas después de las separaciones masivas en la frontera. Pero aún quedan 545 niños en el limbo. Son los niños del sistema, los huérfanos de la política y los marcados por el muro. No tienen papeles, pero sí las etiquetas, pero se nos olvidaron. ¿Los recordaremos en las urnas? ¡Ojalá!

maritzalizethfelix@gmail.com


CRUZANDO LÍNEAS

Arizona.- Greidys duró muy poco en Estados Unidos. Llegó, pidió asilo y la deportaron a Guatemala. No alcanzó siquiera a saborear el “sueño americano” que tantas noches la desveló en el camino. Hoy se arrepiente de haberse ido. Volvió a su tierra con los brazos vacíos.

En Guatemala la esperaba su madre. Nadie más. A ella la despacharon rápido y los agentes de Inmigración estadounidenses dejaron a sus hijas allá. Nunca entendió muy bien lo que pasó. No habla inglés y Estados Unidos es muy distinto a su rural Guatemala. Pero se la creyó. Su hijo y su esposo lograron cruzar antes de la política de cero tolerancia de la administración Trump y le dijeron sí se puede. Ella no pudo.

Pasó casi un año antes de que Greidys volviera a ver a sus dos niñas. Las separaron en la frontera; el papá no las podía reclamar por su limbo migratorio y la hermana de Greidys no pudo pedir su custodia porque también vive en la Unión Americana en la clandestinidad, sin documentos. Las pequeñas se quedaron, muy a su pesar, en Estados Unidos en casas con familias temporales y solo se comunicaban con videoconferencias.

Exactamente 11 meses y 12 días después de separadas, en un centro de Guatemala logró abrazarlas de nuevo. Soy yo tu mamá, le dijo a la más chiquita. Greidys se desvivía en lágrimas y la pequeña no podía disimular el desconcierto. Ya vamos a estar juntas y vamos a ir a la playa, nos vamos a divertir, trataba de animarla.

Después llegó su segunda hija. Te extrañé mucho, mijita, ¡te quiero, te quiero, te quiero! Pero la niña no sabía cómo reaccionar, si creerle o no a una mamá que -según ella- la había abandonado en el extranjero y le había obligado a vivir con una familia que no conocía. Había pasado mucho tiempo y apenas se reconocían.

Cuando llegaron a casa nada fue igual. La pequeña se adaptó al poco tiempo, pero a la más grande le sigue costando trabajo. Hace berrinche por cualquier cosa, es violenta con su hermana, se abruma y quiere golpear lo que se encuentra y menosprecia lo que tiene en Guatemala. Allá, donde ella estaba antes, había comida, agua potable, baño, piso, abanicos, ropa, cosas, escuela, comodidades… Acá toda la pobreza que se le había olvidado cuando estaba en la casa de cuidados temporales.

Greidys solo espera que su amor pueda ser suficiente para compensar las carencias materiales y los traumas emocionales. Pero no lo ha sido.

Greidys y sus niñas tuvieron suerte. Son de las familias reunificadas después de las separaciones masivas en la frontera. Pero aún quedan 545 niños en el limbo. Son los niños del sistema, los huérfanos de la política y los marcados por el muro. No tienen papeles, pero sí las etiquetas, pero se nos olvidaron. ¿Los recordaremos en las urnas? ¡Ojalá!

maritzalizethfelix@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 01 de diciembre de 2020

Gracias por la pandemia

Maritza L. Félix

martes 03 de noviembre de 2020

El voto ajeno 

Maritza L. Félix

martes 27 de octubre de 2020

Los 545

Maritza L. Félix

martes 06 de octubre de 2020

El circo electoral

Maritza L. Félix

Cargar Más