/ lunes 18 de enero de 2021

Más sobre Covid-19

PRISMA

El terrible mal llamado Covid-19 sigue causando estragos en diversas partes del mundo. Medios de comunicación electrónicos e impresos diariamente difunden ante la angustia de millones de seres humanos el número de personas contagiadas y fallecidas. Su avance parece imparable, pese a los esfuerzos de autoridades sanitarias.

Gobiernos y sociedad, ante la gravedad de los problemas que ocasiona, solo tienen dos opciones: Primera, combatir y erradicar el virus para proteger del temible mal a millones de personas, dictando medidas preventivas adecuadas.

Si recordamos que las acciones realizadas para evitar la propagación de la pandemia -tales como confinamiento de las personas, cierre de empresas cuyos giros no son esenciales, despido de trabajadores- con el aumento consabido del desempleo que los hunde en la pobreza y en ciertos casos a la miseria, la segunda opción de aplicación inmediata indudablemente debe ser la reactivación económica.

Ante tal estado de cosas -que solo puede ser calificado como trágico- vale preguntar: ¿Qué es más importante la salud de la humanidad o impedir que la afecten la crisis económica que nos agobia, resultado de las medidas sanitarias impuestas para preservarla? ¿Cómo enfrentar estos dos grandes retos, cuya solución corresponde al gobierno y a los empresarios, cuya responsabilidad es crear riqueza y fuentes de trabajo para impedir cunda la pobreza que golpea a la población más vulnerable?

En lo que a nuestro país concierne, de visita en Mexicali el dirigente nacional de Canacintra, Enoch Castellanos Pérez, en conferencia de prensa señaló dos acciones que podrían aliviar las difíciles condiciones de salud y la crisis económica imperante.

La primera sería la implementación de un Plan Integral de Vacunación que ajeno a prácticas burocráticas se aplique de manera eficaz y muestre resultados positivos con la prontitud que reclama la emergencia sanitaria. En cuanto a la segunda, indicó el imperativo de crear un Plan Integral de Reactivación Económica para evitar que en 2021 se pierdan 700 mil puestos de trabajo, considerando que el año pasado el balance de la industria nacional fue negativo por la presencia del virus; falta de apoyos y “el manejo político con decisiones arbitrarias que afectaron gravemente la inversión”.

El año pasado fue el peor de la década por la creación de nuevos impuestos y aumento de los que ya existían, creando incertidumbre en el sector inversionista, como ocurrió a nivel nacional y en Baja California, concluyó Castellanos Pérez.

Amigo lector: ¿Usted qué opina?

salgares4@gmail.com

PRISMA

El terrible mal llamado Covid-19 sigue causando estragos en diversas partes del mundo. Medios de comunicación electrónicos e impresos diariamente difunden ante la angustia de millones de seres humanos el número de personas contagiadas y fallecidas. Su avance parece imparable, pese a los esfuerzos de autoridades sanitarias.

Gobiernos y sociedad, ante la gravedad de los problemas que ocasiona, solo tienen dos opciones: Primera, combatir y erradicar el virus para proteger del temible mal a millones de personas, dictando medidas preventivas adecuadas.

Si recordamos que las acciones realizadas para evitar la propagación de la pandemia -tales como confinamiento de las personas, cierre de empresas cuyos giros no son esenciales, despido de trabajadores- con el aumento consabido del desempleo que los hunde en la pobreza y en ciertos casos a la miseria, la segunda opción de aplicación inmediata indudablemente debe ser la reactivación económica.

Ante tal estado de cosas -que solo puede ser calificado como trágico- vale preguntar: ¿Qué es más importante la salud de la humanidad o impedir que la afecten la crisis económica que nos agobia, resultado de las medidas sanitarias impuestas para preservarla? ¿Cómo enfrentar estos dos grandes retos, cuya solución corresponde al gobierno y a los empresarios, cuya responsabilidad es crear riqueza y fuentes de trabajo para impedir cunda la pobreza que golpea a la población más vulnerable?

En lo que a nuestro país concierne, de visita en Mexicali el dirigente nacional de Canacintra, Enoch Castellanos Pérez, en conferencia de prensa señaló dos acciones que podrían aliviar las difíciles condiciones de salud y la crisis económica imperante.

La primera sería la implementación de un Plan Integral de Vacunación que ajeno a prácticas burocráticas se aplique de manera eficaz y muestre resultados positivos con la prontitud que reclama la emergencia sanitaria. En cuanto a la segunda, indicó el imperativo de crear un Plan Integral de Reactivación Económica para evitar que en 2021 se pierdan 700 mil puestos de trabajo, considerando que el año pasado el balance de la industria nacional fue negativo por la presencia del virus; falta de apoyos y “el manejo político con decisiones arbitrarias que afectaron gravemente la inversión”.

El año pasado fue el peor de la década por la creación de nuevos impuestos y aumento de los que ya existían, creando incertidumbre en el sector inversionista, como ocurrió a nivel nacional y en Baja California, concluyó Castellanos Pérez.

Amigo lector: ¿Usted qué opina?

salgares4@gmail.com