/ miércoles 16 de junio de 2021

Probablemente…

EL MURO

De repente nuestro genial gobierno bienal ha descubierto que las decenas de miles de vacunas aplicadas a los docentes del Estado no tienen el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud, ni del gobierno de los Estados Unidos. De la efectividad de la vacuna, mejor ni hablamos.

De repente, nuestro gobierno bienal se armó de valor para hablarnos de probabilidades. Nos dijo (aunque luego se desdijo) que probablemente las personas vacunadas con Cansino no podrán cruzar a Calexico a comprar el mandado, ni mucho menos al mall o a la Ross de El Centro o al In’n Out por una hamburguesa.

Lo que no dijo es que probablemente ellos ya sabían desde antes sobre su reciente descubrimiento probabilístico. Probablemente lo ocultaron porque sabían que no había de otra o eran esas vacunas (que probablemente llegaron gratis como parte de la etapa 3 de la prueba) o probablemente ninguna. Probablemente no tomaron en cuenta el galimatías logístico en el que se están metiendo, porque una vacuna a la que tu poderoso vecino no le otorga valor por las razones que sean, probablemente no esté protegiendo como se tiene previsto, por lo tanto un regreso seguro a clases luce como una realidad probablemente inestable.

Probablemente en el regreso a clases presenciales tendrás docentes no bien protegidos que atenderán a alumnos probablemente sin vacunar, lo cual probablemente mantendrá viva la actividad del virus atacando con intensidad, al menos en lo que resta de este 2021, aunque probablemente se extienda al año próximo.

La calor y el monzón

Cambiando abruptamente de tema, es bueno saber que el calor es uno, pero la calor es otra cosa. La calor significa calor extremo, no lo digo yo, lo dice la Real Academia Española en su sección “Dudas rápidas”, aunque eso no le parezca a los fundamentalistas de la lengua, que suelen ser más necios que los fundamentalistas de la política.

Para evitar confusiones, es preciso aclarar que la calor es una expresión coloquial aceptada por la autoridad lingüística, aunque lo recomendable sea utilizar la versión masculina. La calor es usada cuando nos enfrentamos a una ola como la actual. “Está fuerte la calor”, dicen algunas personas. Pero lo que nos debería de importar no es la canícula, sino el monzón, palabra que etimológicamente quiere decir temporada y que refiere a la época del año en la que debido a los vientos provenientes del Golfo de California, se generan choques de alta y baja presión provocando tormentas eléctricas, tormentas de arena, humedad, inundaciones por el exceso de lluvias. Ante eso, la calor es lo de menos…

vicmarcen09@gmail.com


EL MURO

De repente nuestro genial gobierno bienal ha descubierto que las decenas de miles de vacunas aplicadas a los docentes del Estado no tienen el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud, ni del gobierno de los Estados Unidos. De la efectividad de la vacuna, mejor ni hablamos.

De repente, nuestro gobierno bienal se armó de valor para hablarnos de probabilidades. Nos dijo (aunque luego se desdijo) que probablemente las personas vacunadas con Cansino no podrán cruzar a Calexico a comprar el mandado, ni mucho menos al mall o a la Ross de El Centro o al In’n Out por una hamburguesa.

Lo que no dijo es que probablemente ellos ya sabían desde antes sobre su reciente descubrimiento probabilístico. Probablemente lo ocultaron porque sabían que no había de otra o eran esas vacunas (que probablemente llegaron gratis como parte de la etapa 3 de la prueba) o probablemente ninguna. Probablemente no tomaron en cuenta el galimatías logístico en el que se están metiendo, porque una vacuna a la que tu poderoso vecino no le otorga valor por las razones que sean, probablemente no esté protegiendo como se tiene previsto, por lo tanto un regreso seguro a clases luce como una realidad probablemente inestable.

Probablemente en el regreso a clases presenciales tendrás docentes no bien protegidos que atenderán a alumnos probablemente sin vacunar, lo cual probablemente mantendrá viva la actividad del virus atacando con intensidad, al menos en lo que resta de este 2021, aunque probablemente se extienda al año próximo.

La calor y el monzón

Cambiando abruptamente de tema, es bueno saber que el calor es uno, pero la calor es otra cosa. La calor significa calor extremo, no lo digo yo, lo dice la Real Academia Española en su sección “Dudas rápidas”, aunque eso no le parezca a los fundamentalistas de la lengua, que suelen ser más necios que los fundamentalistas de la política.

Para evitar confusiones, es preciso aclarar que la calor es una expresión coloquial aceptada por la autoridad lingüística, aunque lo recomendable sea utilizar la versión masculina. La calor es usada cuando nos enfrentamos a una ola como la actual. “Está fuerte la calor”, dicen algunas personas. Pero lo que nos debería de importar no es la canícula, sino el monzón, palabra que etimológicamente quiere decir temporada y que refiere a la época del año en la que debido a los vientos provenientes del Golfo de California, se generan choques de alta y baja presión provocando tormentas eléctricas, tormentas de arena, humedad, inundaciones por el exceso de lluvias. Ante eso, la calor es lo de menos…

vicmarcen09@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS