/ jueves 14 de junio de 2018

Tercer debate

Voz Campesina


Lo mejor del último evento de ‘confrontación de ideas’ entre candidatos a la Presidencia de la República, fue -seguramente que se cerró así- el inútil ciclo de agresión verbal y cantinflesca forma de evitar responder de manera concreta a los cuestionamientos, que suponiéndose ahora procedentes de la ciudadanía, planteaba cada moderador.

Diálogo de sordos, pues donde el ataque ofensivo sustituyó a la propuesta acerca de la pregunta que este servidor envió, orientada a la modificación legislativa del Código Nacional de Procedimientos Penales (en afán de imponer severo castigo a delitos hoy ‘sancionados’ mediante accesible suavidad cautelar), fue ignorada por razones aún desconocidas.

El rígido acotamiento del espacio concedido para intervenciones y/o respuestas, lo aprovecharon nuestros presidenciables debatientes ‘tirando rollo’ (no se les dificulta) mientras que los salvaba la campana, recordándoles “tiempo candidato” (sic) y obvio, diversos temas se quedaron como aquello que el viento se llevó, es decir, lejanos.

En fin, que igual a muchas cosas de la ‘polaca’ en México, los debates parecieran sólo actos espectaculares de simulación, resultando poco (casi nada) cuanto el pueblo encontró en éstos. Pero (infaltable) cercano el primero de julio y sobre todo al arrancar ya el Mundial de Futbol, durante el período que resta a la oportunidad de ejercer el voto, se hará menor caso de spots, ‘campañas’ en Facebook, la táctica del telefonazo ‘aleccionador’ y demás estrategias, que la verdad nos tienen hasta ‘la coronilla’.

Ojalá que la selección nacional corra con suerte (aunque en T.V. anticipándose al fracaso, nos recuerden que no juega -la suerte-) y le obsequie el regocijo del triunfo que urge a la sociedad mexicana.

De la elección nacional de Presidente de México, es adivinable -gane quien gane- que los resultados de promesas y más promesas no aterrizarán en los hechos inmediatamente después del 1º de diciembre. Tal acontecer es quizá el único que puede asegurarse a futuro y más tarde que temprano, habremos de experimentarlo en carne (y bolsillo) propios.


Voz Campesina


Lo mejor del último evento de ‘confrontación de ideas’ entre candidatos a la Presidencia de la República, fue -seguramente que se cerró así- el inútil ciclo de agresión verbal y cantinflesca forma de evitar responder de manera concreta a los cuestionamientos, que suponiéndose ahora procedentes de la ciudadanía, planteaba cada moderador.

Diálogo de sordos, pues donde el ataque ofensivo sustituyó a la propuesta acerca de la pregunta que este servidor envió, orientada a la modificación legislativa del Código Nacional de Procedimientos Penales (en afán de imponer severo castigo a delitos hoy ‘sancionados’ mediante accesible suavidad cautelar), fue ignorada por razones aún desconocidas.

El rígido acotamiento del espacio concedido para intervenciones y/o respuestas, lo aprovecharon nuestros presidenciables debatientes ‘tirando rollo’ (no se les dificulta) mientras que los salvaba la campana, recordándoles “tiempo candidato” (sic) y obvio, diversos temas se quedaron como aquello que el viento se llevó, es decir, lejanos.

En fin, que igual a muchas cosas de la ‘polaca’ en México, los debates parecieran sólo actos espectaculares de simulación, resultando poco (casi nada) cuanto el pueblo encontró en éstos. Pero (infaltable) cercano el primero de julio y sobre todo al arrancar ya el Mundial de Futbol, durante el período que resta a la oportunidad de ejercer el voto, se hará menor caso de spots, ‘campañas’ en Facebook, la táctica del telefonazo ‘aleccionador’ y demás estrategias, que la verdad nos tienen hasta ‘la coronilla’.

Ojalá que la selección nacional corra con suerte (aunque en T.V. anticipándose al fracaso, nos recuerden que no juega -la suerte-) y le obsequie el regocijo del triunfo que urge a la sociedad mexicana.

De la elección nacional de Presidente de México, es adivinable -gane quien gane- que los resultados de promesas y más promesas no aterrizarán en los hechos inmediatamente después del 1º de diciembre. Tal acontecer es quizá el único que puede asegurarse a futuro y más tarde que temprano, habremos de experimentarlo en carne (y bolsillo) propios.


miércoles 23 de enero de 2019

Tragedia

jueves 03 de enero de 2019

Los tres reyes magos

jueves 06 de diciembre de 2018

Apagón

lunes 26 de noviembre de 2018

Incursión fallida

viernes 23 de noviembre de 2018

Distractores políticos

lunes 19 de noviembre de 2018

El fenómeno migratorio

jueves 15 de noviembre de 2018

Diciembre crítico

jueves 01 de noviembre de 2018

Paro magisterial

lunes 29 de octubre de 2018

Es la corrupción

jueves 25 de octubre de 2018

Prevención contra el dengue

Cargar Más