/ sábado 6 de junio de 2020

Tres consejos (Parte final)

PENSARES

Dos días después se enteró de otro viajero que había tomado el atajo y lo asaltaron, lo golpearon y le robaron su ropa. Ese atajo llevaba a una emboscada.

Después de algunos días de viaje y cansado al extremo, encontró una pensión a la vera de la carretera. Era muy tarde en la noche y parecía que todos dormían, pero una mujer malencarada le abrió la puerta y lo atendió. Como estaba tan cansado tan solo le pagó la tarifa sin preguntar nada y después de tomar un baño se acostó a dormir.

De madrugada se levantó asustado al escuchar un grito aterrador; se puso de pie y se dirigió hasta la puerta para ir hacia donde escuchó el grito. Cuando estaba abriendo la puerta se acordó del segundo consejo: “Nunca seas curioso de aquello que represente el mal, pues la curiosidad por el mal puede ser fatal”. Regresó y se acostó a dormir.

Al amanecer, el dueño de la posada le preguntó si no había escuchado un grito y él le contestó que sí lo había escuchado. El dueño de la posada le preguntó: ¿Y no sintió curiosidad? Él le contestó que no, a lo que el dueño le respondió: Usted ha tenido suerte en salir vivo de aquí, pues en las noches nos acecha una mujer maleante con crisis de locura que grita horriblemente y cuando el huésped sale a enterarse de lo que está pasando, lo mata, lo entierra en el quintal y luego se esfuma.

El joven siguió su larga jornada ansioso por llegar a casa. Después de muchos días y noches de caminata, ya al atardecer vio entre los árboles humo saliendo de la chimenea de su pequeña casa. Caminó y vio entre los arbustos la silueta de su esposa acariciando los cabellos de un hombre. Cuando vio aquella escena su corazón se llenó de odio y amargura y decidió correr al encuentro de los dos y matarlos sin piedad. Apresuró sus pasos cuando recordó el tercer consejo: “Nunca tomes decisiones en momentos de odio y dolor, pues puedes arrepentirte demasiado tarde”.

Entonces paró y reflexionó. Se dirigió a la casa de su esposa y al abrirle la puerta ella con lágrimas le dice: Te esperé durante 20 años. Él le preguntó: ¿Quién era ese hombre que acariciabas ayer por la tarde? Ella le contestó: Es nuestro hijo… Entonces el esposo abrazó a su hijo y les contó toda su historia, mientras su esposa preparaba la cena. Después de la oración de agradecimiento, él partió el pan y al abrirlo se encontró un cheque con todo su dinero, el pago de 20 años de dedicación.


PENSARES

Dos días después se enteró de otro viajero que había tomado el atajo y lo asaltaron, lo golpearon y le robaron su ropa. Ese atajo llevaba a una emboscada.

Después de algunos días de viaje y cansado al extremo, encontró una pensión a la vera de la carretera. Era muy tarde en la noche y parecía que todos dormían, pero una mujer malencarada le abrió la puerta y lo atendió. Como estaba tan cansado tan solo le pagó la tarifa sin preguntar nada y después de tomar un baño se acostó a dormir.

De madrugada se levantó asustado al escuchar un grito aterrador; se puso de pie y se dirigió hasta la puerta para ir hacia donde escuchó el grito. Cuando estaba abriendo la puerta se acordó del segundo consejo: “Nunca seas curioso de aquello que represente el mal, pues la curiosidad por el mal puede ser fatal”. Regresó y se acostó a dormir.

Al amanecer, el dueño de la posada le preguntó si no había escuchado un grito y él le contestó que sí lo había escuchado. El dueño de la posada le preguntó: ¿Y no sintió curiosidad? Él le contestó que no, a lo que el dueño le respondió: Usted ha tenido suerte en salir vivo de aquí, pues en las noches nos acecha una mujer maleante con crisis de locura que grita horriblemente y cuando el huésped sale a enterarse de lo que está pasando, lo mata, lo entierra en el quintal y luego se esfuma.

El joven siguió su larga jornada ansioso por llegar a casa. Después de muchos días y noches de caminata, ya al atardecer vio entre los árboles humo saliendo de la chimenea de su pequeña casa. Caminó y vio entre los arbustos la silueta de su esposa acariciando los cabellos de un hombre. Cuando vio aquella escena su corazón se llenó de odio y amargura y decidió correr al encuentro de los dos y matarlos sin piedad. Apresuró sus pasos cuando recordó el tercer consejo: “Nunca tomes decisiones en momentos de odio y dolor, pues puedes arrepentirte demasiado tarde”.

Entonces paró y reflexionó. Se dirigió a la casa de su esposa y al abrirle la puerta ella con lágrimas le dice: Te esperé durante 20 años. Él le preguntó: ¿Quién era ese hombre que acariciabas ayer por la tarde? Ella le contestó: Es nuestro hijo… Entonces el esposo abrazó a su hijo y les contó toda su historia, mientras su esposa preparaba la cena. Después de la oración de agradecimiento, él partió el pan y al abrirlo se encontró un cheque con todo su dinero, el pago de 20 años de dedicación.


sábado 08 de agosto de 2020

Ecos históricos sobre Porfirio Díaz

sábado 01 de agosto de 2020

Ahí viene el Coco

sábado 25 de julio de 2020

La familia

sábado 18 de julio de 2020

¿Lo has pensado?

sábado 11 de julio de 2020

La leyenda de las mil grullas

sábado 04 de julio de 2020

Dictadores

sábado 27 de junio de 2020

Amar a un ser humano

sábado 20 de junio de 2020

La Torre de Pisa

sábado 13 de junio de 2020

El niño

sábado 06 de junio de 2020

Tres consejos (Parte final)

Cargar Más