/ martes 12 de mayo de 2020

Y si les falto

CRUZANDO LÍNEAS

Arizona.- No le tenía miedo a la muerte. En mi casa hablamos de ella bastante seguido. Es inevitable. El año pasado se fueron varios de nuestros seres queridos más cercanos. Mis hijos saben que mi papá “se convirtió en estrella” cuando yo era muy pequeña y se imaginan que irremediablemente todos terminaremos en el cielo.

Los mellizos saben que la vida se nos va en un instante. Ellos no piensan que nos desaparecemos, sino que nos transformamos: Del cuerpo al alma; del alma al cielo; del cielo a las estrellas. El encierro los ha hecho más conscientes. Vivimos sabiendo que no tenemos el tiempo comprado, pero ninguno queremos que se nos acabe. Por eso me pegó tan duro la realidad en una tarde de caminata.

-Mamá, prométeme que cuando te conviertas en estrella buscarás mi ventana todas las noches para que yo pueda pedirte un deseo -dijo Matías mientras correteaba… Me apretó la mano y me vio a los ojos con intensidad.

-No solo me voy a acercar a tu ventana, me voy a meter a tu cuarto y te voy a jalar los pies -bromeé.

Nos reímos, ellos con carcajadas y yo con nostalgia. No quiero convertirme en estrella todavía, ¡no! Tenemos tantas aventuras por vivir y cuentos por contar; quiero ver sus caras cuando aprendan a andar en bicicleta o se gradúen de la universidad. Quiero que sembremos flores y no se mueran. Cuando nacieron prometí amarlos desde su primer suspiro hasta el último mío, pero me aterra quedarme a medias. Apenas van cinco años. Y si les falto, pienso y se me encoge el corazón, se me va el aire y se colapsa la boca de mi estómago. Tampoco quiero ser fatalista, pero pienso en la suerte que tengo de vivir lo que nunca soñé: Las guerras de almohadas, las noches de desvelo materno, las carcajadas y las bobadas, las ocurrencias infantiles, las manitas pintadas y la bendita oportunidad de repetir todas las frases que tanto le criticaba a mi mamá.

Qué privilegio es poder rezongar porque no se duermen temprano o no juntaron los legos; qué bendición es cerrar los brazos con ellos dentro. Qué responsabilidad es saber que muchas madres no tienen eso. También pienso en aquellas que sobaron panzas y nunca escucharon un llanto y en las que tienen hambre en las entrañas. Quisiera abrazarlas sin decirles que todo estará bien, porque no siempre es así. No necesitan compasión, sino amor, mucho, es que a mí por alguna buena fortuna me desborda. Y me descubro muy egoísta porque no quiero que se me acabe.

Y vuelvo a tener miedo. Ese nunca se va. Pero luego los escucho roncar quedito o saltar con carcajadas escandalosas, y los observo jugar haciendo voces y llorar con las greñas enredadas; los veo vivir felices, que decido hacer las paces con mis fantasmas. Estoy aquí, con ellos, encerrada y abrumada, pero enamorada hasta el tuétano. Y si les falto, que se acuerden que me hicieron muy muy muy feliz. Y si les falto, que les quede todo el cariño que les di...

maritzalizethfelix@gmail.com


CRUZANDO LÍNEAS

Arizona.- No le tenía miedo a la muerte. En mi casa hablamos de ella bastante seguido. Es inevitable. El año pasado se fueron varios de nuestros seres queridos más cercanos. Mis hijos saben que mi papá “se convirtió en estrella” cuando yo era muy pequeña y se imaginan que irremediablemente todos terminaremos en el cielo.

Los mellizos saben que la vida se nos va en un instante. Ellos no piensan que nos desaparecemos, sino que nos transformamos: Del cuerpo al alma; del alma al cielo; del cielo a las estrellas. El encierro los ha hecho más conscientes. Vivimos sabiendo que no tenemos el tiempo comprado, pero ninguno queremos que se nos acabe. Por eso me pegó tan duro la realidad en una tarde de caminata.

-Mamá, prométeme que cuando te conviertas en estrella buscarás mi ventana todas las noches para que yo pueda pedirte un deseo -dijo Matías mientras correteaba… Me apretó la mano y me vio a los ojos con intensidad.

-No solo me voy a acercar a tu ventana, me voy a meter a tu cuarto y te voy a jalar los pies -bromeé.

Nos reímos, ellos con carcajadas y yo con nostalgia. No quiero convertirme en estrella todavía, ¡no! Tenemos tantas aventuras por vivir y cuentos por contar; quiero ver sus caras cuando aprendan a andar en bicicleta o se gradúen de la universidad. Quiero que sembremos flores y no se mueran. Cuando nacieron prometí amarlos desde su primer suspiro hasta el último mío, pero me aterra quedarme a medias. Apenas van cinco años. Y si les falto, pienso y se me encoge el corazón, se me va el aire y se colapsa la boca de mi estómago. Tampoco quiero ser fatalista, pero pienso en la suerte que tengo de vivir lo que nunca soñé: Las guerras de almohadas, las noches de desvelo materno, las carcajadas y las bobadas, las ocurrencias infantiles, las manitas pintadas y la bendita oportunidad de repetir todas las frases que tanto le criticaba a mi mamá.

Qué privilegio es poder rezongar porque no se duermen temprano o no juntaron los legos; qué bendición es cerrar los brazos con ellos dentro. Qué responsabilidad es saber que muchas madres no tienen eso. También pienso en aquellas que sobaron panzas y nunca escucharon un llanto y en las que tienen hambre en las entrañas. Quisiera abrazarlas sin decirles que todo estará bien, porque no siempre es así. No necesitan compasión, sino amor, mucho, es que a mí por alguna buena fortuna me desborda. Y me descubro muy egoísta porque no quiero que se me acabe.

Y vuelvo a tener miedo. Ese nunca se va. Pero luego los escucho roncar quedito o saltar con carcajadas escandalosas, y los observo jugar haciendo voces y llorar con las greñas enredadas; los veo vivir felices, que decido hacer las paces con mis fantasmas. Estoy aquí, con ellos, encerrada y abrumada, pero enamorada hasta el tuétano. Y si les falto, que se acuerden que me hicieron muy muy muy feliz. Y si les falto, que les quede todo el cariño que les di...

maritzalizethfelix@gmail.com


martes 14 de julio de 2020

Los contrastes de AMLO y Trump

martes 07 de julio de 2020

El tren de la pandemia

martes 30 de junio de 2020

¿Cuánto le importas a tu Presidente?

martes 23 de junio de 2020

Las camas vacías

martes 16 de junio de 2020

¿Directo al matadero?

martes 09 de junio de 2020

Si me lo hubieran…

martes 02 de junio de 2020

Los demonios de la pandemia

martes 19 de mayo de 2020

Aquí… ¿todo sereno?

martes 12 de mayo de 2020

Y si les falto

Cargar Más