imagotipo

Líneas fiscales

  • Edgardo Cristerna Camacho

Comentarios al Paquete Económico 2018

El Paquete Económico presentado en septiembre por el Ejecutivo federal ante la Cámara de Diputados, incluyendo los Criterios Generales de Política Económica, así como el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), mismo que deberá ser aprobado por la Cámara de Diputados el próximo 15 de noviembre y la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (LIF) relativa al Ejercicio Fiscal 2018, para el tema que nos ocupa que es el fiscal, prevé algunos aumentos en los diversos impuestos que los mexicanos estamos obligados a pagar.

Aparentemente, este aumento en la recaudación obedece principalmente al crecimiento económico del país programado estadísticamente por el Gobierno federal para 2018 y a la actualización por inflación de algunos impuestos y tarifas, como el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas saborizadas.
Sin embargo, a mi juicio a este aumento deberá sumarse la necesidad de obtener recursos para financiar las campañas del siguiente año, aunque también se ha dicho por parte del gobierno que este Paquete Económico está blindado contra cualquier ataque electoral; esto lógicamente con el fin de hacer quedar bien al eventual candidato del PRI a la Presidencia de la República el actual secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade.
Derivado de lo anterior, los recursos se dirigen a acciones específicas para reducir rezago educativo, mejorar servicios de salud, servicios básicos de vivienda y vivienda, así como acceso a alimentación.
Respecto a las exportaciones, éstas se verán aumentadas en algunos sectores productivos como el atunero, pero no serán la prioridad a pesar de estar en peligro la existencia del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, para lo cual la Secretaría de Economía ha manifestado que cuenta con un plan B que puede contrarrestar cualquier afectación que pudiere derivarse del fin de este acuerdo comercial.
En torno al petróleo, aunque el precio en los últimos años ha estado ligeramente por debajo del presupuestado, para 2018 la tendencia es que va a caer. Por tal razón existe una cobertura para asegurar un precio favorable, la cual para nuestra mala suerte se cerró en octubre pasado y aún no se ha renovado, lo que nos deja en un estado de incertidumbre en este tema.
Sin embargo, se prevé una reducción de fondos para los organismos que deben regular la participación del sector privado en el área energética, ya que entre más se manifiesta el interés de las empresas extranjeras en esa área, menos recursos se les entregan a las instituciones que en teoría deben vigilar que las operaciones de dichas empresas se lleven a cabo de manera transparente.
Y es que en el tema de lo energético, nuestro país se encuentra sujeto a presiones internacionales y por tal razón se van a empezar a dejar de ejercer cabalmente los mecanismos reguladores del mismo, provocando que las grandes corporaciones involucradas aprovechen para obtener más beneficios de los que legalmente les corresponden.
El dólar seguirá a la alza de manera intermitente, rondando en promedio los $18.75 pesos, pero con alzas repentinas y fuertes, pudiendo llegar a alcanzar en ciertos días los 21 pesos por razones internacionales y de especulación, contra lo cual se aconseja no hacer compras de pánico de divisa extranjera y para quienes vivimos en la frontera tratar de consumir local para no vernos en desventaja por la fluctuación en los tipos de cambio.
En general, lo único seguro para 2018 puede ser el aumento en la recaudación a través de la fiscalización y el cobro coactivo, aspectos que sí están en manos del gobierno controlar debido a las reformas fiscales vigentes a partir del año 2014, mismas que le permiten a la autoridad cometer atrocidades en contra de los gobernados que por descuido o traición jamás vimos venir y descuidamos con el correspondiente pago de culpas ciudadanas materializados en afectaciones al patrimonio y la economía particular, de la que seguramente muchos ciudadanos serán objeto el próximo año.
Escríbame sobre sus dudas en materia fiscal al correo:
edgardo@cristernaguajardo.com.mx