imagotipo

Prisma

  • Salvador García Estrada

Anomalías en cuenta pública federal de 2015

No cabe duda que la contratación de obra pública -realizada por los tres niveles de gobierno-, sigue siendo un enorme foco de corrupción que se antoja imposible erradicar por más leyes que existen para combatir malas prácticas gubernamentales.
Por cierto, una de las entidades calificada por el Presidente Enrique Peña Nieto como “la gallina de los huevos de oro”, Petróleos Mexicanos, ocuparía el primer lugar entratándose de  acciones ilícitas que los altos niveles de impunidad que padecemos no han permitido castigar a los responsables.
La mención viene a propósito de la información difundida por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) respecto a las observaciones  o posibles daños al erario público detectadas en la revisión de la cuenta pública del Gobierno Federal del 2015, estimada en la nada despreciable suma de 165 mil millones de pesos, incluidas las correspondientes a Estados y municipios del país.
En base al documento -auditoría- entregado a la Comisión de Vigilancia de la Auditoría de la Federación de la Cámara de Diputados, hasta hoy se detectaron 100 mil millones de pesos en el gasto del Poder Ejecutivo, órganos descentralizados y autónomos y 65 mil millones de pesos en el gasto federalizado que aplicaron  Estados y Municipios.
En cuanto a estos últimos -Estados y Municipios-, el monto observado por las auditorías está integrado como sigue: 33 mil 449 millones de pesos, derivados de subejercicios y 31 mil 745 millones de pesos, que se refieren a violaciones normativas en las que se presume un daño al erario público federal. Ambas cifran dan un total de 165 mil millones de pesos.
En lo que toca al Gobierno Federal, las anomalías descubiertas -cuantificadas en 100 mil millones de pesos-, la ASF reporta que están sujetas  al proceso aclaratorio y justificación,  que podrían resultar en observaciones, en pliegos o -en ambos casos- en denuncia de hechos.
Se informó además: “Lo más grave es haber encontrado persistencias o subsistencia de desviaciones o irregularidades en obras públicas sin licitaciones, fallas de planeación, falta de proyectos ejecutivos, desviaciones durante la ejecución de recursos oportunos por la falta de licitaciones en algunos casos, mala calidad e incumplimiento de plazos.
¿Qué hacían los auditores, contadores y contralores de las diversas dependencias federales, estatales y municipales, cuando sus funcionarios cometieron los ilícitos detectados por la ASF? ¿En dónde quedó la transparencia y la rendición de cuentas que tanto se cacarea?

salvadogarciaestrada@yahoo.com.mx