imagotipo

Voz Campesina

  • Alfredo Pérez de Alba Blanco

Cambios

Cual si el reto exclusivo que debe atenderse en México fuera el de ‘la madre de todas las elecciones’, ayer se anunciaron cambios en el gabinete del gobierno federal. El afán de colocar a personajes que han obtenido triunfos voto por voto, en posibilidad de lograr sufragios favorables a su partido político, es obvio.
Habrá opiniones de que en la ‘guerra’ (electorera) y en el amor todo se vale, pues inexplicables alianzas de los adversarios de enfrente parecieran demostrarlo. Uniéndose igual ultra conservadores con izquierdistas estilo mesiánico, que la derecha tradicional con una izquierda –digamos- moderada.
Las ideologías son así asunto relegado, pero lo que ni se vale ni puede admitirse es el olvido del objetivo primordial que obliga a ‘funcionarios’, ‘representantes populares’ etc., etc., (de cualquier nivel), es decir, el bienestar de cada mexicano. Y los hechos acreditan el franco deterioro económico, de seguridad, justicia, etc. etc., dentro del territorio nacional donde la creciente violencia delictiva se ha vuelto consuetudinaria.
Las promesas de pre-candidatos (otra farsa, en realidad ya lo son) se escuchan tan similares que lo único que les impide ser idénticas es el ‘colorido’ del discurso. Sin embargo, pese a ser considerada la impunidad (integra la corrupción) en amplia clase de delitos como grave ‘tumor’ urgente de extirpar, ninguno de los tres ‘pre-candidatos’ aborda este tema, ni las alternativas concretas para eliminarla.
Y sabiendo bien el pueblo -dígase cuanto oficialmente se diga- que desde implantado el ‘nuevo’ Sistema de Justicia Penal aumenta día tras día el número de delitos al ritmo de sanguinaria forma en que son cometidos, la pregunta surge inmediata: Si los (pre)aspirantes a ‘la grande’ callan sobre eventual revisión correctiva de la justicia penal ‘aplicada’; mientras homicidios, robos, secuestros ‘huachicoleo’, etc. etc., invaden al país, siendo también plenamente conocido el sometimiento (y/o negociaciones) hacia el Tlatoani en turno, sumadas las continuas locuras Trump-istas que nos afectarán a corto tiempo y el lamentable deceso del Chapulín Colorado, ¿ahora quién podrá defendernos?
vozcampesina@hotmail.com