/ jueves 3 de enero de 2019

Casa Guillermo Tovar y de Teresa, recinto de la historia que alberga más de mil piezas

La casa del historiador alberga más de mil piezas documentales y artísticas

En noviembre del 2013 México sufrió la pérdida de una de las figuras más importantes en el ámbito cultural de nuestro país, el historiador, cronista de la Ciudad de México, investigador, autodidacta, bibliófilo y amigo de personalidades de la talla de Octavio Paz, murió a causa de una hemorragia interna a los 57 años de edad.

Se trata de Guillermo Tovar y de Teresa quien a cinco años de su muerte su legado permanece, y de forma magistral gracias a la apertura de la que hubiese sido su casa, el ahora museo: Casa Guillermo Tovar y de Teresa.

La apertura de esta nueva sede del Museo Soumaya, ubicada en Valladolid 52, Roma norte, es la concreción de una de las preocupaciones siempre presentes del historiador: La preservación de la memoria mexicana y el patrimonio artístico y cultural de nuestro país.

La casona porfiriana de 1911, fue adquirida por Tovar y de Teresa en 1995 y fue hasta dos años después que se convirtió en su proyecto de vida, lugar donde, el también considerado coleccionista, conservó aquello que desde temprana edad hubiera comenzado, la adquisición de piezas y su catalogación, y que debido a su temprano fallecimiento dejó inconcluso.

Gracias al trabajo de un gran número de investigadores, catalogadores y el trabajo de los hermanos Tovar y de Teresa en conjunto con la Fundación Slim, se pudo realizar el primer inventario de las más de mil piezas que contiene el recinto.

Tovar y de Teresa, considerado niño prodigio, fue considerado novel asesor de arte virreinal de la Presidencia de la República Mexicana en los años de 1967 a 1970 quien con tan sólo 11 años de edad demostró su interés por el estudio de la historia y el arte novohispano que marcaría su trabajo con el paso de los años.

Dentro de lo que se puede observar en el recinto, se encuentran piezas novohispanas, barrocas y neoclásicas, espejos venecianos, camafeos, relicarios, esculturas, porcelana de la Compañía de indias, cuadros de Agustín Arrieta, acervos fotográficos como La Ciudad de los Palacios, dedicada a la evolución arquitectónica novohispana, bibliotecas conformadas por obras como Balún Canán de Rosario Castellanos, el manuscrito mecanografiado del novel colombiano Gabriel García Marquez, Cien años de soledad, así como ediciones completas de las revistas Vuelta e Historia Mexicana. Son sólo algunas de las muchas obras que se pueden encontrar ahí. Tanto el museo como el trabajo del historiador, están abiertos al público.

En noviembre del 2013 México sufrió la pérdida de una de las figuras más importantes en el ámbito cultural de nuestro país, el historiador, cronista de la Ciudad de México, investigador, autodidacta, bibliófilo y amigo de personalidades de la talla de Octavio Paz, murió a causa de una hemorragia interna a los 57 años de edad.

Se trata de Guillermo Tovar y de Teresa quien a cinco años de su muerte su legado permanece, y de forma magistral gracias a la apertura de la que hubiese sido su casa, el ahora museo: Casa Guillermo Tovar y de Teresa.

La apertura de esta nueva sede del Museo Soumaya, ubicada en Valladolid 52, Roma norte, es la concreción de una de las preocupaciones siempre presentes del historiador: La preservación de la memoria mexicana y el patrimonio artístico y cultural de nuestro país.

La casona porfiriana de 1911, fue adquirida por Tovar y de Teresa en 1995 y fue hasta dos años después que se convirtió en su proyecto de vida, lugar donde, el también considerado coleccionista, conservó aquello que desde temprana edad hubiera comenzado, la adquisición de piezas y su catalogación, y que debido a su temprano fallecimiento dejó inconcluso.

Gracias al trabajo de un gran número de investigadores, catalogadores y el trabajo de los hermanos Tovar y de Teresa en conjunto con la Fundación Slim, se pudo realizar el primer inventario de las más de mil piezas que contiene el recinto.

Tovar y de Teresa, considerado niño prodigio, fue considerado novel asesor de arte virreinal de la Presidencia de la República Mexicana en los años de 1967 a 1970 quien con tan sólo 11 años de edad demostró su interés por el estudio de la historia y el arte novohispano que marcaría su trabajo con el paso de los años.

Dentro de lo que se puede observar en el recinto, se encuentran piezas novohispanas, barrocas y neoclásicas, espejos venecianos, camafeos, relicarios, esculturas, porcelana de la Compañía de indias, cuadros de Agustín Arrieta, acervos fotográficos como La Ciudad de los Palacios, dedicada a la evolución arquitectónica novohispana, bibliotecas conformadas por obras como Balún Canán de Rosario Castellanos, el manuscrito mecanografiado del novel colombiano Gabriel García Marquez, Cien años de soledad, así como ediciones completas de las revistas Vuelta e Historia Mexicana. Son sólo algunas de las muchas obras que se pueden encontrar ahí. Tanto el museo como el trabajo del historiador, están abiertos al público.

Policiaca

Lo encuentran muerto en su casa en Rivera Campestre

Las autoridades de la Fiscalia General del Estado son quienes investigan ya estos hechos

Deportes

Soles en desventaja

Mexicali tuvo de nueva cuenta un mal primer periodo y caen en el tercer juego de la final del Oeste de la LNBP

Local

Prevén echar abajo alza a impuestos

Lo aprobado por los diputados atenta contra los bajacalifornianos, afirma dirigente

Sociedad

Estudiantes de otros países evitan México por violencia

Según la SEP, la matrícula registró una disminución de 57 mil 348 alumnos extranjeros entre 2017 y 2019

Finanzas

Invertirán 362 mdp en el Tren Transístmico

Como parte del megaproyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, el gobierno modernizará un tramo de 132 kilómetros de vía férrea para reducir los tiempos de traslado

Justicia

Violencia mancha destinos turísticos del país

En la Fitur 2020, entidades han mostrado sus atractivos, sin embargo, no se dejan de contabilizar asesinatos

Finanzas

Empresas seguirán distanciadas de BMV: Oriol Bosch

El director de la Bolsa Mexicana de Valores considera que el mercado debe mejorar aún su nivel para que las compañías se animen a listarse