imagotipo

Los entrenadores piden ayuda para evitar sanciones

El árbitro Jesús Roberto Rivera, programador del Colegio Urbano de Árbitros y con 13 años de experiencia, señaló que los entrenadores y directivos no respaldan el trabajo de los jueces, aunque reconoció que también hay fallas.

“De repente con la confianza se confunden las cosas, somos amigos fuera del terreno de juego, pero sí te expulso o amonesto un jugador es por algo y si te va a perjudicar, pues lo siento, pero sí llegan y te pidan una ayuda o un favor, no lo puedes evitar, pero sí puedes evitar caer en malas costumbres, si expulsas a un jugador por conducta violenta y lo perdonas lo único que ocasiones es ser partícipe de la violencia”.

Considerado uno de los mejores árbitros, incluso con experiencia en el futbol profesional, Rivera, reconoció que también hay fallas de los árbitros.

“En el colegio en este ciclo se estuvo impartiendo clases sobre el reglamento, pero la asistencia era poca, por los trabajos, compromisos, algo de eso es el llenado de la cédula, no se puede estar en todos los campos, en la junta te das cuenta del llenado de la cédula, de manera interna hay una multa o un castigo para cada situación”.

Sobre el caso de un jugador del club Abogados en la Semifinal ante Tulaaka en la Liga Urbana de Primera Fuerza, que fue expulsado por insultos, pero la Liga no lo castigó, aceptó un mal manejo de la cédula.

“El principal responsable por lo que se sucedió fueron los árbitros, porque no pusieron la palabra clave, el insulto, no se hizo, lo manejaron mal los compañeros, comentaban que a lo largo del torneo cuando no venían el insulto, la parte de Penas y castigos se comunicaban con nosotros, para saber si hubo una palabra ofensiva o no, para poder sancionar, en ocasiones era algo tonto, entonces no entraba como un castigo, si era un insulto ya nos pedía una ampliación de cédula para respaldar el castigo”.

¿En estos tiempos hay más agresiones?

“Agresiones siempre ha habido, en cada ciclo deportivo hay agresiones, ahora se hace más viral y todos se enteran más que antes, cuando empecé me tocó arbitrarle que ahora están en los cuarenta y algunos ya se cortan el rollo del arbitral, recuerdo el caso de la agresión a Pedro Peñuelas, la facilidad de poder jugar en cualquier parte, la agresión de Pedro Peñuelas, el agresor es amigo mío y yo le reclamo, da risa porque ese día sucedió en la mañana y el mismo domingo me lo tope en el Polideportivo jugando un torneo”.

Otro punto que mencionó es que los futbolistas que en ocasiones son expulsados no reconocen su falta o un insulto, salen expulsados y el entrenador le cuestiona “qué le dijiste y ni siquiera tienen el valor moral de reconocer que insultaron y dicen no hice nada”.