/ miércoles 1 de abril de 2020

Invade soledad a espacios deportivos

Vacías las canchas y unidades como medida de seguridad para evitar la propagación del Covid-19

Las canchas lucen tristes y abandonadas. En algunas el pasto ha crecido, en otras el silencio devora el tiempo.

Los campos de tierra para el futbolito, canchas para basquetbol o parques para beisbol infantil están abandonados y apenas un ligero viento atraviesa los escenarios favoritos de miles de niños y niñas que ahora suspiran por regresar a practicar su juego favorito.

Mexicali como miles de ciudades en el mundo ha detenido su marcha para dar paso al regreso a casa, lejos del aire a veces contaminado, a veces caliente o frío o incluso de nubes de polvo que envuelven a los pequeños que corren detrás de una pelota en cualquier lote o parque.

Algunos rompen las reglas para pasar un rato con la esférica | Jorge Gómez

LA VOZ DE LA FRONTERA hizo un recorrido el pasado martes por varias de las unidades deportivas, que en otro momento estarían llenas de niños tratando de anotar un gol de chilena o pegar el hit productor de la carrera del triunfo.

Una tras otra, todas muestran su soledad, con sus puertas cerradas, esperando el regreso de las risas, gritos y aplausos de sus habituales usuarios.

Independencia, la Unidad de la UABC, que lleva el nombre del exrector Rubén Castro Bojórquez, Nacozari, Industrial, campo Necaxa, el sitio más popular para los futbolistas, -nuestro Azteca- han dicho algunos, el parque “Zurdo Flores”, exclusivo para el softbol, que curiosamente lleva el nombre de un exboxeador, el histórico parque de beisbol “Ángel Macías”, el campo para futbol “Anexo”, con uno de los nombres más extraños y el recorrido termina en la Unidad Pueblo Nuevo.

Precisamente, las añejas canchas de la Pueblo Nuevo son visitadas apenas por dos niños que patean su pelota en la cancha de futbol rápido, tratando de recordar cuándo fue la última vez que se reunieron con todos sus amigos para jugar el partidito.

Un adulto, despreocupado, se encuentra dormido y solitario en una de las dos pequeñas gradas de metal, disfruta de la agradable temperatura y de la tarde nublada, olvidándose del mundo y su crisis.

Los juegos infantiles en la Nacozari hoy no rechinan de felicidad | Jorge Gómez

En la grada contigua, dos mujeres platican dejando pasar el tiempo, momento de reencuentro y de olvidarse de la pandemia.

Sus últimos visitantes -tal vez ocasionales-, son una pareja de adolescentes que aprovechan la soledad para sentarse en una banca y hacer lo que muchos no hacen, platicar frente a frente.

La unidad de la “bomba” de agua, como también se le conoce, muestra su hospitalidad y junto a la Unidad Nacozari son las únicas con el acceso libre.

En la enorme unidad Nacozari, cuatro personas invaden el campo de beisbol para patear una pelota, dos mujeres, un pequeño que apenas pasa los 3 años y un joven delgado que trata de dominar una pelota de futbol, son dueños de su tiempo y de la unidad.

Los cuatro pertenecen a la comunidad china, otro fugaz visitante, sentado en las gradas, sin ningún quehacer, asegura que los adultos trabajan en un restaurante de comida china a unos metros del parque de beisbol.

Corren, brincan, el niño va por la pelota y una mujer lo hace correr mostrándole la pelota que nunca alcanza, pero no le impide reír y hacer reír a su familia que tanto lo necesitan, como los chicos y chicas necesitan regresar a sus campos, el lugar de sus risas y gozos.

Las canchas lucen tristes y abandonadas. En algunas el pasto ha crecido, en otras el silencio devora el tiempo.

Los campos de tierra para el futbolito, canchas para basquetbol o parques para beisbol infantil están abandonados y apenas un ligero viento atraviesa los escenarios favoritos de miles de niños y niñas que ahora suspiran por regresar a practicar su juego favorito.

Mexicali como miles de ciudades en el mundo ha detenido su marcha para dar paso al regreso a casa, lejos del aire a veces contaminado, a veces caliente o frío o incluso de nubes de polvo que envuelven a los pequeños que corren detrás de una pelota en cualquier lote o parque.

Algunos rompen las reglas para pasar un rato con la esférica | Jorge Gómez

LA VOZ DE LA FRONTERA hizo un recorrido el pasado martes por varias de las unidades deportivas, que en otro momento estarían llenas de niños tratando de anotar un gol de chilena o pegar el hit productor de la carrera del triunfo.

Una tras otra, todas muestran su soledad, con sus puertas cerradas, esperando el regreso de las risas, gritos y aplausos de sus habituales usuarios.

Independencia, la Unidad de la UABC, que lleva el nombre del exrector Rubén Castro Bojórquez, Nacozari, Industrial, campo Necaxa, el sitio más popular para los futbolistas, -nuestro Azteca- han dicho algunos, el parque “Zurdo Flores”, exclusivo para el softbol, que curiosamente lleva el nombre de un exboxeador, el histórico parque de beisbol “Ángel Macías”, el campo para futbol “Anexo”, con uno de los nombres más extraños y el recorrido termina en la Unidad Pueblo Nuevo.

Precisamente, las añejas canchas de la Pueblo Nuevo son visitadas apenas por dos niños que patean su pelota en la cancha de futbol rápido, tratando de recordar cuándo fue la última vez que se reunieron con todos sus amigos para jugar el partidito.

Un adulto, despreocupado, se encuentra dormido y solitario en una de las dos pequeñas gradas de metal, disfruta de la agradable temperatura y de la tarde nublada, olvidándose del mundo y su crisis.

Los juegos infantiles en la Nacozari hoy no rechinan de felicidad | Jorge Gómez

En la grada contigua, dos mujeres platican dejando pasar el tiempo, momento de reencuentro y de olvidarse de la pandemia.

Sus últimos visitantes -tal vez ocasionales-, son una pareja de adolescentes que aprovechan la soledad para sentarse en una banca y hacer lo que muchos no hacen, platicar frente a frente.

La unidad de la “bomba” de agua, como también se le conoce, muestra su hospitalidad y junto a la Unidad Nacozari son las únicas con el acceso libre.

En la enorme unidad Nacozari, cuatro personas invaden el campo de beisbol para patear una pelota, dos mujeres, un pequeño que apenas pasa los 3 años y un joven delgado que trata de dominar una pelota de futbol, son dueños de su tiempo y de la unidad.

Los cuatro pertenecen a la comunidad china, otro fugaz visitante, sentado en las gradas, sin ningún quehacer, asegura que los adultos trabajan en un restaurante de comida china a unos metros del parque de beisbol.

Corren, brincan, el niño va por la pelota y una mujer lo hace correr mostrándole la pelota que nunca alcanza, pero no le impide reír y hacer reír a su familia que tanto lo necesitan, como los chicos y chicas necesitan regresar a sus campos, el lugar de sus risas y gozos.

Policiaca

Detienen presunto responsable de incendio en asilo Hermoso Atardecer

Por posible omisión en las normas de seguridad que provocaron el incendio se expandiera y causara la muerte de los adultos mayores

Local

Rebrote es posible si no se siguen las medidas preventivas

El Secretario de Salud de Baja California, que el estado aún se encuentra en fase 3, color rojo, y continúan las defunciones

Local

Cae 50% el apoyo federal a seguridad para Baja California

En 2016, recibió 253 millones 750 mil 191 pesos del Fortaseg, en 2020, solo 134 millones 904 mil 955 pesos

Política

[Exclusiva] Slim impulsa norma para certificar al INE

Se busca aplicar un sistema de gestión de la calidad en la organización de procesos electorales

Mundo

Para EU, Hong Kong ya no es autónomo

Revoca estatus especial y lo eliminará como centro comercial mundial; siguen las protestas violentas

Finanzas

Disruptores | Apperto: el tango de la ciudad pequeña

La plataforma de comercio digital busca llegar a esos centros urbanos que no están en el mapa de Uber, Rappi o Nubank

Sociedad

Urge programa de regularización para estudiantes: Sylvia Schmelkes

La expresidenta del desaparecido INEE propone que por los efectos de la pandemia, los estudiantes no obtengan calificación y que todos pasen de grado

Mundo

Por fake news, van por aliados de Bolsonaro

La Policía Federa registró oficinas y residencias de decenas de personas vinculadas al "bolsonarismo"

Sociedad

Educación autogestiva: oportunidad ante el Covid-19

Dejar tareas y mandar copias escaneadas con actividades a los padres de los alumnos no cuenta como educación