/ viernes 14 de febrero de 2020

Se aleja de las cábalas, siguen los hábitos

Iván Déniz, coach de Soles de Mexicali, recurría a diferentes prácticas para tener suerte antes de cada juego

El día que Soles de Mexicali tiene un juego, Iván Déniz se convierte en otra persona. El coach del quinteto cachanilla ha tenido tantas cábalas y costumbres como juegos dirigidos.

Las cábalas son una interpretación que pretende revelar un saber culto; mientras la superstición es una creencia sin fundamento racional en la que se le atribuye un poder especial a algo. Pensar en eso les ayuda a las personas que ciertas acciones les pueden dar buena suerte.

“Cuando empecé de entrenador tenía un montón de cábalas, demasiadas, eso de pisar con el pie derecho, estaba preparado para salir y me quedaba 40 segundos parado antes de entrar, tenía que ser el tiempo exacto. Muchas locuras que no sirven para nada”.

Iván Déniz inició como asistente, en esos años, el coach con el que trabajó era un tipo lleno de cábalas y supersticiones, hábitos que inconscientemente heredó.

No podía caer un salero a la hora de la comida porque en automático se convertía en una maldición de cara al juego. “Aprendes cosas y aprendes manías”.



Pero desde la temporada pasada, el coach de Soles ha dejado ir poco a poco algunas de ellas.

“El año pasado dije ‘se acabó, esto es un sin vivir’ y así fue, es como cuando dejas de fumar, se acabó y la verdad que me siento bien. Todavía hago cosas que ya no creo que sean cábalas, son manías. Son hábitos, más que manías”.

Así es como ha cambiado su actuar los días de juego. En lugar de ponerse la misma ropa, utilizar ciertas pulseras, entrar con el pie derecho a la cancha y contar los minutos, empieza a utilizar otras técnicas que lo relajan, pero que aún no lo alejan de ciertas costumbres.

“El día del partido me gusta comer, me quedo solo dos horas mínimo en la habitación encerrado. A veces duermo, a veces no, pero ahí me quedo encerrado y me gusta cocinar ese día, me relaja. Algo que no sea muy pesado, compro queso, arroz, pollo o algo así”.

Ahora, se sienta cerca del calentamiento final del equipo, se mete al vestidor 16 minutos antes del juego. Al iniciar el juego, no se levanta del banquillo hasta que caiga el primer enceste de Soles, el resto del encuentro vuelve a ser Iván Déniz.

El día que Soles de Mexicali tiene un juego, Iván Déniz se convierte en otra persona. El coach del quinteto cachanilla ha tenido tantas cábalas y costumbres como juegos dirigidos.

Las cábalas son una interpretación que pretende revelar un saber culto; mientras la superstición es una creencia sin fundamento racional en la que se le atribuye un poder especial a algo. Pensar en eso les ayuda a las personas que ciertas acciones les pueden dar buena suerte.

“Cuando empecé de entrenador tenía un montón de cábalas, demasiadas, eso de pisar con el pie derecho, estaba preparado para salir y me quedaba 40 segundos parado antes de entrar, tenía que ser el tiempo exacto. Muchas locuras que no sirven para nada”.

Iván Déniz inició como asistente, en esos años, el coach con el que trabajó era un tipo lleno de cábalas y supersticiones, hábitos que inconscientemente heredó.

No podía caer un salero a la hora de la comida porque en automático se convertía en una maldición de cara al juego. “Aprendes cosas y aprendes manías”.



Pero desde la temporada pasada, el coach de Soles ha dejado ir poco a poco algunas de ellas.

“El año pasado dije ‘se acabó, esto es un sin vivir’ y así fue, es como cuando dejas de fumar, se acabó y la verdad que me siento bien. Todavía hago cosas que ya no creo que sean cábalas, son manías. Son hábitos, más que manías”.

Así es como ha cambiado su actuar los días de juego. En lugar de ponerse la misma ropa, utilizar ciertas pulseras, entrar con el pie derecho a la cancha y contar los minutos, empieza a utilizar otras técnicas que lo relajan, pero que aún no lo alejan de ciertas costumbres.

“El día del partido me gusta comer, me quedo solo dos horas mínimo en la habitación encerrado. A veces duermo, a veces no, pero ahí me quedo encerrado y me gusta cocinar ese día, me relaja. Algo que no sea muy pesado, compro queso, arroz, pollo o algo así”.

Ahora, se sienta cerca del calentamiento final del equipo, se mete al vestidor 16 minutos antes del juego. Al iniciar el juego, no se levanta del banquillo hasta que caiga el primer enceste de Soles, el resto del encuentro vuelve a ser Iván Déniz.

Deportes

Festejo de campeón

Los campeones de la temporada 2019-20 de la LNBP tuvieron su desfile por las principales avenidas de la ciudad

Local

Centro comercial "se burla" de incendio y contaminación

La empresa aprovechó el incendio de esta mañana en La Ahumadita para promocionarse en redes sociales

Local

¿Ocupas moverte en la ciudad? Adriana ofrece transporte seguro para mujeres en Mexicali

Se trata de la dinámica que mujeres de varias entidades del país están adoptando en medio del ambiente de violencia que perciben en las calles

Local

Proyectan hasta 70 años de cárcel para feminicidas

Seguirán trabajando para que se le dé seguimiento y resolución a las carpetas de investigación de este delito y no quedé impune ni uno solo.

Deportes

Festejo de campeón

Los campeones de la temporada 2019-20 de la LNBP tuvieron su desfile por las principales avenidas de la ciudad

Local

Modifican estudiantes rutina por feminicidios

Dejar de utilizar audífonos, mayor contacto con familiares a través del celular o traer consigo un silbato que alerte en caso de un ataque, son algunas de las medidas que han tomado

Local

En Baja California Sur fue cacería del cimarrón

Se atendió la denuncia realizada por la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo de BC, dijo la dependencia

Local

Lanza Uber nuevas medidas de seguridad para usuarios y conductores

Se espera que haya mayor tranquilidad en especial en los socios conductores, ya que se contará con un mejor registro de las personas que abordan las unidades

Local

Piden voz para definir al fiscal anticorrupción

Esto tras la renuncia de la persona que estaba a cargo de iniciar con el Sistema Estatal Anticorrupción