/ viernes 14 de febrero de 2020

Se aleja de las cábalas, siguen los hábitos

Iván Déniz, coach de Soles de Mexicali, recurría a diferentes prácticas para tener suerte antes de cada juego

El día que Soles de Mexicali tiene un juego, Iván Déniz se convierte en otra persona. El coach del quinteto cachanilla ha tenido tantas cábalas y costumbres como juegos dirigidos.

Las cábalas son una interpretación que pretende revelar un saber culto; mientras la superstición es una creencia sin fundamento racional en la que se le atribuye un poder especial a algo. Pensar en eso les ayuda a las personas que ciertas acciones les pueden dar buena suerte.

“Cuando empecé de entrenador tenía un montón de cábalas, demasiadas, eso de pisar con el pie derecho, estaba preparado para salir y me quedaba 40 segundos parado antes de entrar, tenía que ser el tiempo exacto. Muchas locuras que no sirven para nada”.

Iván Déniz inició como asistente, en esos años, el coach con el que trabajó era un tipo lleno de cábalas y supersticiones, hábitos que inconscientemente heredó.

No podía caer un salero a la hora de la comida porque en automático se convertía en una maldición de cara al juego. “Aprendes cosas y aprendes manías”.



Pero desde la temporada pasada, el coach de Soles ha dejado ir poco a poco algunas de ellas.

“El año pasado dije ‘se acabó, esto es un sin vivir’ y así fue, es como cuando dejas de fumar, se acabó y la verdad que me siento bien. Todavía hago cosas que ya no creo que sean cábalas, son manías. Son hábitos, más que manías”.

Así es como ha cambiado su actuar los días de juego. En lugar de ponerse la misma ropa, utilizar ciertas pulseras, entrar con el pie derecho a la cancha y contar los minutos, empieza a utilizar otras técnicas que lo relajan, pero que aún no lo alejan de ciertas costumbres.

“El día del partido me gusta comer, me quedo solo dos horas mínimo en la habitación encerrado. A veces duermo, a veces no, pero ahí me quedo encerrado y me gusta cocinar ese día, me relaja. Algo que no sea muy pesado, compro queso, arroz, pollo o algo así”.

Ahora, se sienta cerca del calentamiento final del equipo, se mete al vestidor 16 minutos antes del juego. Al iniciar el juego, no se levanta del banquillo hasta que caiga el primer enceste de Soles, el resto del encuentro vuelve a ser Iván Déniz.

El día que Soles de Mexicali tiene un juego, Iván Déniz se convierte en otra persona. El coach del quinteto cachanilla ha tenido tantas cábalas y costumbres como juegos dirigidos.

Las cábalas son una interpretación que pretende revelar un saber culto; mientras la superstición es una creencia sin fundamento racional en la que se le atribuye un poder especial a algo. Pensar en eso les ayuda a las personas que ciertas acciones les pueden dar buena suerte.

“Cuando empecé de entrenador tenía un montón de cábalas, demasiadas, eso de pisar con el pie derecho, estaba preparado para salir y me quedaba 40 segundos parado antes de entrar, tenía que ser el tiempo exacto. Muchas locuras que no sirven para nada”.

Iván Déniz inició como asistente, en esos años, el coach con el que trabajó era un tipo lleno de cábalas y supersticiones, hábitos que inconscientemente heredó.

No podía caer un salero a la hora de la comida porque en automático se convertía en una maldición de cara al juego. “Aprendes cosas y aprendes manías”.



Pero desde la temporada pasada, el coach de Soles ha dejado ir poco a poco algunas de ellas.

“El año pasado dije ‘se acabó, esto es un sin vivir’ y así fue, es como cuando dejas de fumar, se acabó y la verdad que me siento bien. Todavía hago cosas que ya no creo que sean cábalas, son manías. Son hábitos, más que manías”.

Así es como ha cambiado su actuar los días de juego. En lugar de ponerse la misma ropa, utilizar ciertas pulseras, entrar con el pie derecho a la cancha y contar los minutos, empieza a utilizar otras técnicas que lo relajan, pero que aún no lo alejan de ciertas costumbres.

“El día del partido me gusta comer, me quedo solo dos horas mínimo en la habitación encerrado. A veces duermo, a veces no, pero ahí me quedo encerrado y me gusta cocinar ese día, me relaja. Algo que no sea muy pesado, compro queso, arroz, pollo o algo así”.

Ahora, se sienta cerca del calentamiento final del equipo, se mete al vestidor 16 minutos antes del juego. Al iniciar el juego, no se levanta del banquillo hasta que caiga el primer enceste de Soles, el resto del encuentro vuelve a ser Iván Déniz.

Local

Continúan sin medicamentos y quimioterapia mujeres con cáncer en Baja California

Algunas de las paciente han tenido que suspender sus tratamientos

Local

El PRI ve una mega alianza para sacar al actual gobierno

El dirigente del Comité Directivo Estatal del partido, reconoció las pláticas con otros partido políticos, de cara al proceso electoral en Baja California

Local

Reabren espacios y aumentan aforos en Tijuana

Tras pasar a semáforo naranja la entidad

Local

En Mexicali 3 de 10 embarazadas son adolescentes

A pesar de la pandemia, los métodos anticonceptivos siguen estando disponibles

Sociedad

México suma 76 mil 603 muertos por Covid-19

El director general de Epidemiología informó que hasta el momento suman 733 mil 717 casos confirmados por el virus

Deportes

La Amateur “A” gana por barrida

Con gran pitcheo y bateo oportuno, la Liga Amateur A se lleva la doble cartelera ante la Amateur B en duelo de hermanos en el parque Ferrocarril

Automotriz

Domina la Baja 500

Dan McMillin se lleva el triunfo general en la carrera de SCORE International en el puerto de San Felipe; Mark Samuels gana en motos

Círculos

Festeja Victoria sus quince primaveras

Una bella tarde pasó la joven, acompañada por sus seres queridos más cercanos