/ miércoles 21 de octubre de 2020

Un día inaugural en pandemia

El primer juego en casa de la temporada para Águilas de Mexicali fue una noche surrealista en el Nido de la Ciudad Deportiva

Es momento de hacer ruido… pero no hubo quien hiciera ruido.

No había “bubbas”. No había colitas. No había cerveza. No había nadie para alentar, alentar al equipo de casa.

Un Nido de la Ciudad Deportiva con las gradas vacías, recibió el martes el primer juego de la temporada 2020-21 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) para los Águilas de Mexicali.

Sergio Caro | La Voz de la Frontera

Tampoco hubo ese bullicio en los pasillos, ni el ruido alegre de los aficionados acostumbrados a llenar el parque de pelota en el primer juego de la temporada.

La pandemia cambió la fiesta de un juego inaugural por un desolado estadio en el que cada batazo, quejido y esfuerzo de los peloteros es perceptible desde cualquier rincón del inmueble.

El anunciador Luis Alonso Hernández presentó con entusiasmo los rosters de los equipos. Sultanes y Águilas se formaron pegados a las líneas de tercera y primera base, respectivamente.

Cuando se mencionaron los nombres de los jugadores, no hubo quien los vitoreara y en cambio se tuvieron que conformar con el simple saludo de sus compañeros.

Un himno nacional en video y una ceremonia de lanzamiento de la primera bola dedicada principalmente para los trabajadores del sector salud. No hubo fuegos artificiales.

Cuando Javier Solano, uno de los mejores lanzadores de Mexicali en los últimos años, saltó al terreno de juego, no hubo quien lo alentara, ni tampoco quien lo abucheara cuando se le llenaron las bases en la misma primera entrada.

Balbino Fuenmayor empató el juego con un rodado en el cierre del tercer episodio, pero no hubo quien celebrara y cuando le dieron la vuelta en la cuarta con elevado de Daniel Castro, todo se limitó a la música del sonido local.

“Por lo menos hay beisbol”, compartió un aficionado en redes sociales. Y tiene razón. En medio de toda la rareza que significa tener temporada en estas condiciones, el juego de pelota se ha convertido en una válvula de escape para sus aficionados.

Con un virus como dueño de la temporada y una serie de preguntas que aún no tienen respuesta, si se podrá jugar completa o si se podrá en algún momento tener aficionados en todos los parques. Aún se vienen noches atípicas como las del martes.

Puede que haya silencio en el Nido de los Águilas, pero estar en el terreno de juego es como una victoria para varios.

Mientras Mexicali intenta recuperarse de un inicio complicado en el que perdieron sus primeros cuatro juegos, la batalla es más compleja aún y tiene un significado más poderoso: salir adelante en esta pandemia.

Es momento de hacer ruido… pero no hubo quien hiciera ruido.

No había “bubbas”. No había colitas. No había cerveza. No había nadie para alentar, alentar al equipo de casa.

Un Nido de la Ciudad Deportiva con las gradas vacías, recibió el martes el primer juego de la temporada 2020-21 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) para los Águilas de Mexicali.

Sergio Caro | La Voz de la Frontera

Tampoco hubo ese bullicio en los pasillos, ni el ruido alegre de los aficionados acostumbrados a llenar el parque de pelota en el primer juego de la temporada.

La pandemia cambió la fiesta de un juego inaugural por un desolado estadio en el que cada batazo, quejido y esfuerzo de los peloteros es perceptible desde cualquier rincón del inmueble.

El anunciador Luis Alonso Hernández presentó con entusiasmo los rosters de los equipos. Sultanes y Águilas se formaron pegados a las líneas de tercera y primera base, respectivamente.

Cuando se mencionaron los nombres de los jugadores, no hubo quien los vitoreara y en cambio se tuvieron que conformar con el simple saludo de sus compañeros.

Un himno nacional en video y una ceremonia de lanzamiento de la primera bola dedicada principalmente para los trabajadores del sector salud. No hubo fuegos artificiales.

Cuando Javier Solano, uno de los mejores lanzadores de Mexicali en los últimos años, saltó al terreno de juego, no hubo quien lo alentara, ni tampoco quien lo abucheara cuando se le llenaron las bases en la misma primera entrada.

Balbino Fuenmayor empató el juego con un rodado en el cierre del tercer episodio, pero no hubo quien celebrara y cuando le dieron la vuelta en la cuarta con elevado de Daniel Castro, todo se limitó a la música del sonido local.

“Por lo menos hay beisbol”, compartió un aficionado en redes sociales. Y tiene razón. En medio de toda la rareza que significa tener temporada en estas condiciones, el juego de pelota se ha convertido en una válvula de escape para sus aficionados.

Con un virus como dueño de la temporada y una serie de preguntas que aún no tienen respuesta, si se podrá jugar completa o si se podrá en algún momento tener aficionados en todos los parques. Aún se vienen noches atípicas como las del martes.

Puede que haya silencio en el Nido de los Águilas, pero estar en el terreno de juego es como una victoria para varios.

Mientras Mexicali intenta recuperarse de un inicio complicado en el que perdieron sus primeros cuatro juegos, la batalla es más compleja aún y tiene un significado más poderoso: salir adelante en esta pandemia.

Local

De un dia a otro registra BC 256 nuevos contagios de Covid-19

De ayer a hoy también se agregaron 9 defunciones, dos en Mexicali, 6 en Tijuana y 1 en Ensenada

Local

Presenta Mexicali calidad del aire insalubre

Desde la noche del 22 de noviembre hasta la mañana de este lunes se han manifestado niveles categorizados con el color rojo

Política

Aprueba Cámara de Diputados identidad de migrante en situación de retorno

El dictamen establece que los migrantes mexicanos serán asistidos para la obtención de los documentos que acredite su identidad y ciudadanía

Local

AMLO vendrá a BC firmar decreto para reducir IVA e ISR

Será la quinta visita de López Obrador al estado, destacando que ningún presidente había venido tanto a la entidad

Sociedad

Reforma al outsourcing dejará pobreza y desempleo: experto en Derecho Laboral

Señaló que la iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo llega en un momento en el cual su efecto puede ser contraproducente

New Articles

Tradiciones un factor importante de la biodiversidad

La educación ambiental es un proceso de toma de conciencia que proteja y cuide el entorno