/ sábado 5 de febrero de 2022

Corea del Norte no sigue la misma línea de tiempo que México, ¿cómo es eso?

A diferencia del calendario gregoriano que comienza en el año 1, el de los norcoreanos toma otro punto de partida

Si piensas que nos encontramos en el año 2022, estás en lo correcto. Siempre y cuando no vivas en Corea del Norte, donde cuentan con su propio calendario y es muy distinto al de los países de Occidente.

UN HOMENAJE A SU PRINCIPAL POLÍTICO

La República Popular Democrática de Corea se rige bajo el calendario Juche. A diferencia del calendario gregoriano –el que usamos nosotros– que comienza en el año 1 según el nacimiento de Jesucristo, el calendario Juche comienza a partir de 1912, año del nacimiento de Kim Il Sung, quien gobernó el país durante casi medio siglo.

Charles Armstrong, director del Centro de Estudios Coreanos de la Universidad de Colombia, explica que en 1955 Kim pronunció un discurso donde habló de la autosuficiencia -"Juche"- tanto política como económica del país.

"El pensamiento de Kim Il Sung, que marcaba un distanciamiento con respecto a la Unión Soviética, se extendería a todos los aspectos del comportamiento norcoreano, desde la política hasta la economía y la defensa militar", explica Armstrong en un artículo.

El calendario Juche se introdujo por decreto el 8 de julio de 1997, cuando se cumplieron tres años del fallecimiento de Kim Il Sung. En el mismo decreto, el cumpleaños de Kim pasó a llamarse oficialmente "Día del Sol" y puede considerarse como el Año Nuevo Juche.

El calendario Juche comenzó a utilizarse oficialmente el 9 de septiembre de 1997, día de la fundación de Corea del Norte. A partir de entonces, todos los documentos de gobierno deben registrar la fecha del año Juche.

ALGUNAS REGLAS DE SU CALENDARIO

Según el calendario Juche, 1912 es conocido como Juche 1 por los norcoreanos. Por lo tanto, el año 2022 se le denomina como Juche 111.

Para cualquier fecha que incluya o sea posterior a 1912, debe escribirse en uno de los dos formatos. Por ejemplo: “2 de febrero, Juche 111 (2022)”, o simplemente como “2 de febrero, Juche 111”.

Si una fecha comienza antes de Juche 1, es decir de 1910 a 1985, se sigue escribiendo según el calendario gregoriano, no como Juche 74 (1910).

En 2015, Corea del Norte también implementó su propio huso horario, lo que la ubicó 30 minutos por detrás de Japón, sin embargo la disposición fue abolida en 2018.

Publicado originalmente en El Sol de Tampico

Si piensas que nos encontramos en el año 2022, estás en lo correcto. Siempre y cuando no vivas en Corea del Norte, donde cuentan con su propio calendario y es muy distinto al de los países de Occidente.

UN HOMENAJE A SU PRINCIPAL POLÍTICO

La República Popular Democrática de Corea se rige bajo el calendario Juche. A diferencia del calendario gregoriano –el que usamos nosotros– que comienza en el año 1 según el nacimiento de Jesucristo, el calendario Juche comienza a partir de 1912, año del nacimiento de Kim Il Sung, quien gobernó el país durante casi medio siglo.

Charles Armstrong, director del Centro de Estudios Coreanos de la Universidad de Colombia, explica que en 1955 Kim pronunció un discurso donde habló de la autosuficiencia -"Juche"- tanto política como económica del país.

"El pensamiento de Kim Il Sung, que marcaba un distanciamiento con respecto a la Unión Soviética, se extendería a todos los aspectos del comportamiento norcoreano, desde la política hasta la economía y la defensa militar", explica Armstrong en un artículo.

El calendario Juche se introdujo por decreto el 8 de julio de 1997, cuando se cumplieron tres años del fallecimiento de Kim Il Sung. En el mismo decreto, el cumpleaños de Kim pasó a llamarse oficialmente "Día del Sol" y puede considerarse como el Año Nuevo Juche.

El calendario Juche comenzó a utilizarse oficialmente el 9 de septiembre de 1997, día de la fundación de Corea del Norte. A partir de entonces, todos los documentos de gobierno deben registrar la fecha del año Juche.

ALGUNAS REGLAS DE SU CALENDARIO

Según el calendario Juche, 1912 es conocido como Juche 1 por los norcoreanos. Por lo tanto, el año 2022 se le denomina como Juche 111.

Para cualquier fecha que incluya o sea posterior a 1912, debe escribirse en uno de los dos formatos. Por ejemplo: “2 de febrero, Juche 111 (2022)”, o simplemente como “2 de febrero, Juche 111”.

Si una fecha comienza antes de Juche 1, es decir de 1910 a 1985, se sigue escribiendo según el calendario gregoriano, no como Juche 74 (1910).

En 2015, Corea del Norte también implementó su propio huso horario, lo que la ubicó 30 minutos por detrás de Japón, sin embargo la disposición fue abolida en 2018.

Publicado originalmente en El Sol de Tampico

Local

Cuarto refuerzo de vacuna Covid-19 ya está disponible para mayores de 18 años

Este jueves llegarían 54 mil dosis de la farmacéutica Pfizer para los menores de cinco a 11 años: Salud

Local

Venden en redes sociales las citas para la regularización de autos “chocolate”

En las publicaciones de supuestos empleados del Imos piden montos de seis mil 500 a ocho mil pesos

Local

Pide Neri justicia tras ser arrollada y perder una pierna

Teme que no se determine una sanción fuerte a la presunta responsable

Local

Pide Neri justicia tras ser arrollada y perder una pierna

Teme que no se determine una sanción fuerte a la presunta responsable

Policiaca

Asesinan a dos en la colonia el Mezquital

Fueron encontrados a bordo de un vehículo

Local

Aprueban que Imperial acceda a impuestos por litio

La legislatura de California avaló el proyecto y se anunció la creación del “Lithium Valley”, un complejo de empresas que se dedicará a la extracción y explotación de este mineral

Turismo

Puerto peñasco será sede del Festival del Bacanora 2022

Este 2 y 3 de julio promoverán la bebida emblemática de Sonora

Política

Este año concluye investigación de caso Ayotzinapa, ya sabemos lo que sucedió: AMLO

El presidente aseguró que ya se tienen grandes avances, pero esperan tener más elementos para dar a conocerlos

Mundo

Tribunal de EU avala suprimir el programa de Trump Quédate en México

La máxima instancia judicial estadounidense no evaluó la política migratoria de Trump, sino la legalidad de la decisión de Biden de acabar con el programa