/ viernes 6 de mayo de 2022

TUNIC: Una joya secreta

La creación de Andrew Shouldice oculta uno de los mejores juegos del año debajo de la fachada de este “Zelda-Like”

Es difícil hablar de Tunic a fondo sin arruinar sus secretos, lo que por encima parece una versión independiente de The Legend of Zelda va mucho más allá cuando se comprenden las intenciones completas de un título que mezcla elementos de los clásicos juegos de aventura con una progresión basada en la sensación constante de descubrimiento y la exploración multinivel de su excelente y complejo diseño.

Cuando el juego comienza, despiertas en la playa de una isla como un pequeño zorro que viste de la misma forma que Link; tras encontrar una espada y escudo tendrás que combatir contra enemigos que nos recuerdan a los de aquella saga, inclusive deberemos encontrar las tres piezas de una artefacto para poder avanzar en la historia y algunas de las reglas que hemos heredado tras años de experiencia aplican en este mundo, los paralelismos son evidentes pero Tunic lleva su encanto al siguiente nivel cuando explota sus ideas propias.

El combate es sencillo, pero genuinamente emocionante.

La principal es que de inicio te dice muy poco sobre lo que debes hacer, ni siquiera te explica para qué funciona cada botón en el mando y el 90% de los textos en el juego están escritos en un idioma extraño e ilegible, inclusive la guía del juego, la pieza central de esta aventura.

Durante tu gameplay puedes acceder a la versión digital de una clásica guía impresa a la que le faltan páginas y encontrarlas se convierte en la forma principal de progresar, pues están llenas de información que te ayudará a completar la travesía. Al estar escrita en extraños glifos, te obliga a forzar tu razonamiento para conectar todo lo que sabes al momento con las ilustraciones y pequeñas migajas de texto comprensible para darte cuenta de algo nuevo.

Studio Ghibli tuvo gran influencia en cuanto a los visuales.

A pesar de que esos pequeños descubrimientos son simples, y estuvieron ahí en todo momento, sus implicaciones para el juego son de lo más complejas. Cuando tu mente hace click con una nueva posibilidad, tu perspectiva de este pequeño mapa y tus habilidades, cambia una y otra vez.

Tunic es mucho más de lo que aparenta a simple vista, su aventura es un complejo puzzle de principio a fin que está diseñado de manera magistral, guiado por un descubrimiento tras otro, con la información como el más grande de sus poderes.

Es difícil hablar de Tunic a fondo sin arruinar sus secretos, lo que por encima parece una versión independiente de The Legend of Zelda va mucho más allá cuando se comprenden las intenciones completas de un título que mezcla elementos de los clásicos juegos de aventura con una progresión basada en la sensación constante de descubrimiento y la exploración multinivel de su excelente y complejo diseño.

Cuando el juego comienza, despiertas en la playa de una isla como un pequeño zorro que viste de la misma forma que Link; tras encontrar una espada y escudo tendrás que combatir contra enemigos que nos recuerdan a los de aquella saga, inclusive deberemos encontrar las tres piezas de una artefacto para poder avanzar en la historia y algunas de las reglas que hemos heredado tras años de experiencia aplican en este mundo, los paralelismos son evidentes pero Tunic lleva su encanto al siguiente nivel cuando explota sus ideas propias.

El combate es sencillo, pero genuinamente emocionante.

La principal es que de inicio te dice muy poco sobre lo que debes hacer, ni siquiera te explica para qué funciona cada botón en el mando y el 90% de los textos en el juego están escritos en un idioma extraño e ilegible, inclusive la guía del juego, la pieza central de esta aventura.

Durante tu gameplay puedes acceder a la versión digital de una clásica guía impresa a la que le faltan páginas y encontrarlas se convierte en la forma principal de progresar, pues están llenas de información que te ayudará a completar la travesía. Al estar escrita en extraños glifos, te obliga a forzar tu razonamiento para conectar todo lo que sabes al momento con las ilustraciones y pequeñas migajas de texto comprensible para darte cuenta de algo nuevo.

Studio Ghibli tuvo gran influencia en cuanto a los visuales.

A pesar de que esos pequeños descubrimientos son simples, y estuvieron ahí en todo momento, sus implicaciones para el juego son de lo más complejas. Cuando tu mente hace click con una nueva posibilidad, tu perspectiva de este pequeño mapa y tus habilidades, cambia una y otra vez.

Tunic es mucho más de lo que aparenta a simple vista, su aventura es un complejo puzzle de principio a fin que está diseñado de manera magistral, guiado por un descubrimiento tras otro, con la información como el más grande de sus poderes.

Local

Convocan a protesta contra alza al transporte público

Un grupo de ciudadanos convocó a través de redes sociales a una protesta en contra del alza a la tarifa el próximo lunes en la Plaza de los Tres Poderes, en el Centro Cívico

Local

Es Baja California segundo lugar nacional en muertes por golpe de calor

La Secretaría de Salud Federal mantiene un reporte global en la temporada de verano

Local

Rompió récord Mexicali con temperatura de 50.1; hoy esperan 47 grados centígrados

Para hoy domingo se pronostica una temperaturas máxima de 44 grados con una sensación térmica de 47

Policiaca

Arrestan a un sujeto tras disparar contra policías en Villa Florida

Asi mismo, fue asegurada un arma de fuego calibre 9mm, un cargador con 4 cartuchos útiles además de 10 cartuchos percutidos

Policiaca

Huye conductor de un Mustang después de chocar

Se desconoce si el conductor resultó lesionado o como ocurrió el incidente, ya que no se encontraba en el lugar

Local

Ofrecen taller gratuito de defensa personal para niñas y mujeres 

El curso busca empoderar a las participantes, ayudándolas a desarrollar confianza en su cuerpo y mente mientras crean una comunidad de apoyo