/ domingo 30 de junio de 2019

Se desintegran trajes de la Misión Apolo 11

“Al cabo de 50 años se sabe que el caucho se degrada, se endurece y se rompe”, explica la restauradora

CHANTILLY, EU.- En una mesa de un taller del Museo del Aire y del Espacio, en los alrededores de Washington, los guantes de Neil Armstrong aparentan estar casi intactos. Apenas se distingue el polvo lunar que los ensució hace 50 años.

Al lado, el casco de comunicación de su compañero de equipo Buzz Aldrin luce algo amarillento. El traje espacial de Michael Collins, el tercer astronauta de la misión Apolo 11, está casi inmaculado.

Pero la goma de silicona azul que recubre la yema de los dedos de los guantes de Armstrong, el primer hombre en caminar sobre la Luna, comenzó el proceso inevitable -por ahora invisible a simple vistade descomposición. El interior del traje de Collins sufre la misma suerte.

“Al cabo de 50 años se sabe que el caucho se degrada, se endurece y se rompe”, explica Lisa Young, restauradora especializada en objetos espaciales del anexo del Museo Smithsonian de Chantilly.

“Fueron fabricados para una sola utilización: ir a la Luna y volver. En los años 1960 los materiales eran nuevos. El interior en caucho debía durar apenas seis meses, y ya van 50 años”, dice esta mujer que era una niña cuando Armstrong y Aldrin pisaron el satélite de la Tierra, el 20 de julio de 1969.

En este taller vedado al público, visitado por la AFP el viernes, los restauradores se empeñan en atrasar -ya que no pueden impedir- el envejecimiento de estos objetos venerados por generaciones de entusiastas del espacio.

Lisa Young conoce íntimamente el traje de Armstrong, que tras haber recorrido todo Estados Unidos al regreso de la misión, fue expuesto en el Museo del Aire y del Espacio hasta 2006, para posteriormente iniciar su restauración en el taller.

Se lo expondrá nuevamente a partir del 16 de julio, día del 50 aniversario del despegue del Apolo 11.

No se puede hacer gran cosa para reparar estos trajes: están compuestos por 21 capas que no pueden ser recortadas.

CHANTILLY, EU.- En una mesa de un taller del Museo del Aire y del Espacio, en los alrededores de Washington, los guantes de Neil Armstrong aparentan estar casi intactos. Apenas se distingue el polvo lunar que los ensució hace 50 años.

Al lado, el casco de comunicación de su compañero de equipo Buzz Aldrin luce algo amarillento. El traje espacial de Michael Collins, el tercer astronauta de la misión Apolo 11, está casi inmaculado.

Pero la goma de silicona azul que recubre la yema de los dedos de los guantes de Armstrong, el primer hombre en caminar sobre la Luna, comenzó el proceso inevitable -por ahora invisible a simple vistade descomposición. El interior del traje de Collins sufre la misma suerte.

“Al cabo de 50 años se sabe que el caucho se degrada, se endurece y se rompe”, explica Lisa Young, restauradora especializada en objetos espaciales del anexo del Museo Smithsonian de Chantilly.

“Fueron fabricados para una sola utilización: ir a la Luna y volver. En los años 1960 los materiales eran nuevos. El interior en caucho debía durar apenas seis meses, y ya van 50 años”, dice esta mujer que era una niña cuando Armstrong y Aldrin pisaron el satélite de la Tierra, el 20 de julio de 1969.

En este taller vedado al público, visitado por la AFP el viernes, los restauradores se empeñan en atrasar -ya que no pueden impedir- el envejecimiento de estos objetos venerados por generaciones de entusiastas del espacio.

Lisa Young conoce íntimamente el traje de Armstrong, que tras haber recorrido todo Estados Unidos al regreso de la misión, fue expuesto en el Museo del Aire y del Espacio hasta 2006, para posteriormente iniciar su restauración en el taller.

Se lo expondrá nuevamente a partir del 16 de julio, día del 50 aniversario del despegue del Apolo 11.

No se puede hacer gran cosa para reparar estos trajes: están compuestos por 21 capas que no pueden ser recortadas.

Local

Esperan diálogo para hacer cambios en nueva Ley de Educación

La nueva Ley de Educación tiene algunos aspectos que afecta a las instituciones de educación superior.

Local

Lenta, la recuperación económica en México

Baja California tiene una ventaja al colindar con el estado de California, opina Ismael Plascencia

Local

Deportados de Trump que viven en Tijuana

Antonio Escobar, después de 34 años, dejó Estados Unidos por una riña que tuvo hace ocho años

Círculos

Antojos con sabor a hogar

Existen platillos que levantan el ánimo y pueden transportar o brindar calma

Local

Insisten en cobrar alumbrado público

Aprueban en comisión convenir con la CFE que esta empresa cobre ese derecho

Sociedad

Renueva el TecNM sus actividades académicas

El subsecretario de Educación Superior, reconoció a la comunidad del TecNM por encabezar esta transformación en medio de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Las monarquías 2: Monarquía británica, entre la moral y el cambio

¿Cómo es que el imperio británico llegó a ser tan poderoso y cuáles son los escándalos que rodean a la realeza?

Gossip

Chicago med lleva el Covid-19 a la pantalla

La serie de médicos grabó su sexta temporada durante la pandemia y añadió en su trama casos y experiencias que ocurrían mientras filmaban

Sociedad

Llegada de Biden reactiva negocio de “polleros” con migrantes

El tráfico de migrantes a Estados Unidos deja a los delincuentes una ganancia que ronda los 69 millones de pesos anuales, según la SRE