/ miércoles 22 de junio de 2022

Vivimos una sexta extinción masiva

Las primeras cinco extinciones que ha experimentado la Tierra fueron provocadas por eventos naturales, mientras que la actual está siendo ocasionada por la actividad del ser humano

Durante los más de cuatro mil 500 millones de años que tiene el planeta Tierra, la ciencia ha reconocido cinco eventos cataclísmicos a los que ha denominado como las cinco extinciones masivas.

Dichos sucesos son consecuencia de diversos fenómenos naturales que ocasionan la desaparición de un alto porcentaje de la biodiversidad en un breve periodo.

Sin embargo, hoy en día muchos especialistas afirman que el planeta está atravesando su sexta extinción masiva, una que más bien ha sido ocasionada por el hombre.

“Las extinciones masivas son periodos en los que las especies del planeta se ven afectadas porque ya no están las condiciones necesarias para desarrollarse. Entre los cambios que más les afectan están los aumentos de temperatura o los cambios en el ciclo de la lluvia”, explicó a El Sol de México Ana Susana Estrada, experta en el modelado de nicho ecológico, bióloga y docente de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Pero para entender bien los alcances de la llamada sexta extinción masiva, primero se debe saber qué pasó en las anteriores.

Primera extinción masiva

El primer suceso catalogado como extinción masiva fue la Ordovícica Silúrica, la cual tuvo lugar hace aproximadamente 443 millones de años. En ese entonces, la mayoría de las especies del planeta convivían en armonía y cada una cumplía con sus propias funciones dentro de su ecosistema.

Sin embargo, una repentina glaciación de gran magnitud cubrió por completo el continente que entonces se llamaba Gondwana, ubicado en el polo sur. Ante ello, los niveles del mar descendieron y provocaron un desbalance en el funcionamiento de los ecosistemas y la interacción de especies dentro de los mismos.

Pero no terminó ahí. Tras la glaciación llegó un calentamiento global que reguló de nuevo el nivel del mar, aunque esto dejó en los océanos grandes cantidades de metales tóxicos.

Aunque en la actualidad no se sabe a ciencia cierta qué fue lo que provocó la glaciación repentina y el aumento de la temperatura, a lo largo de los años la ciencia ha propuesto algunas posibles teorías que podrían explicarlo.

Una de ellas afirma que los fenómenos fueron el resultado de la aparición de la cordillera de Los Apalaches en Estados Unidos, de las que su superficie absorbió el CO2 de la atmósfera, desatando dicho desbalance natural.

“El peligro de las extinciones masivas radica en que todos los seres vivos somos parte de una cadena en la que todos coexistimos y necesitamos unos de los otros. Por ello, si una de las extinciones masivas llega a terminar con una especie, es muy probable que las demás partes del engranaje también se vean afectadas”, dijo a este medio Samantha Mendoza, bióloga de la UNAM.

La extinción de la era de los peces

Conocida como la época de los peces, el Devónico fue el periodo en el que los peces se diversificaron y colonizaron por completo los espacios acuáticos. Diversas especies que iban desde pequeños seres vivos hasta el Dunkleosteus, que llegaba a medir hasta nueve metros de largo acapararon la superficie total de los océanos.

Sin embargo, este periodo también destacó porque el mundo se hizo más verde. Es decir; las plantas se hicieron más presentes en zonas que antes carecían de ellas. También los árboles crecieron de manera acelerada, lo que brindó nutrientes a los suelos y propició el aumento de algas en el mar.

Pero al haber grandes cantidades de algas en el océano, estas comenzaron a acaparar todo el oxígeno que ahí se encontraba, lo que originó la extinción aproximada del 75 por ciento de las especies del planeta en dicho periodo.

Una de las teorías más aceptadas por la comunidad científica es que la segunda extinción masiva fue causada por las plantas, ya que con el inminente crecimiento de la flora y la falta de fauna que controlara sus poblaciones, la expansión de la vida vegetal redujo de manera significativa el CO2 a nivel global, lo que trajo un enfriamiento al que muchas especies no pudieron sobrevivir.

De acuerdo con un estudio de Nature Communications, la Tierra tardó más de cuatro millones de años en recuperarse ya que la excesiva proliferación de bacterias y algas en el agua hicieron de la tierra un lugar tóxico e inhabitable.

La extinción de extinciones

El tercer suceso cataclísmico por el que atravesó la tierra es conocido como el Pérmico Triásico.

Esta cobra mayor relevancia que las otras dos anteriores porque en ella se volvió casi inexistente la vida en la Tierra. Su impacto fue tal, que fue capaz de marcar el fin de la era del Paleozoico e iniciar la del Mesozoico, etapa que conocemos como el reinado de los dinosaurios.

Esta era tuvo lugar hace 252 millones de años y el gran suceso que marcó la época también fue conocido como La Gran Mortandad. De acuerdo con datos de National Geographic, en este período se extinguieron cerca del 96 por ciento de las especies marinas y casi tres de cada cuatro especies terrestres.

Pero, ¿qué la provocó? La principal causa fue una serie de erupciones volcánicas masivas en la actual Siberia, en Rusia. Dichas erupciones tuvieron un alcance de más de tres millones de metros cúbicos de lava y liberaron al menos 14.5 billones de toneladas de carbono.

Esto resultó en un calentamiento global insoportable para la mayoría de las especies. Explicado en números: El agua marina y las temperaturas del suelo aumentaron entre 14 y 19 grados Celsius, mientras que la superficie marina en la zona del ecuador alcanzó a subir hasta los 40 grados centígrados.

Además, el azufre volcánico producido por las erupciones generó lluvias ácidas que también amenazaban a las especies terrestres.

La recuperación y decadencia

Después de La Gran Mortandad, las especies del planeta se comenzaron a recuperar. Algunas de ellas, como las constructoras de arrecifes se diversificaron y expandieron vegetaciones que cubrió la Tierra, lo que preparó un terreno para animales como los precursores de las aves, los cocodrilos y los dinosaurios no aviares.

Sin embargo, a pocos millones de años de una extinción masiva, la Tierra volvió a vivir otro evento de tal magnitud.

Hace aproximadamente 201 millones de años, la vida sufrió el golpe de la cuarta extinción masiva: la Triásica Jurásica, que provocó la desaparición del 80 por ciento de las especies del planeta.

A finales del Triásico, el primer periodo de la era Mesozoica; la Tierra se calentó entre 2 y 7 grados Celsius más que su temperatura habitual. También el incremento de CO2 en el planeta acidificó los océanos, lo que dificultó la supervivencia de las especies marinas.

De acuerdo con OpenMind BBVA, esta extinción masiva terminó con diversas especies, entre ellas algunos tipos de cocodrilos y varios mamíferos.

Lo anterior dio pie a que los dinosaurios evolucionaran y permanecieran como los reyes del mundo durante más de 135 millones de años.

La última y nos vamos

Hace 66 millones de años los dinosaurios dominaban el planeta, pero como todo reinado, su era también tuvo un fin.

A diferencia de sus antecesoras, esta fue provocada por un elemento extraterrestre que cambió por completo la vida como se conocía en el planeta. Un asteroide de 12 kilómetros con la capacidad de 10 mil millones de bombas atómicas impactó en la península de Yucatán, en México. El golpe abrió un cráter de 150 kilómetros de diámetro y 20 de profundidad.

Después del impacto, la Tierra se cubrió de polvo, escombros y azufre, lo que provocó un enfriamiento global que terminó con tres cuartas partes de la vida terrestre. Quienes sufrieron mayor impacto fueron los animales más grandes.

Además hubo explosiones volcánicas en las escaleras del Decán, en India, lo que provocó de manera repentina un calentamiento global que agravó las consecuencias del impacto del asteroide.

Nuestra propia extinción

A diferencia de las cinco extinciones anteriores que fueron provocadas por eventos naturales, la sexta está siendo ocasionada por la propia mano del ser humano.

Las insostenibles actividades antropogénicas como la deforestación, la caza y el uso excesivo de recursos naturales han llevado al planeta a una crisis de biodiversidad que año con año se agudiza.

“Hoy en día el factor más notorio que nos indica que estamos atravesando la sexta extinción masiva es el cambio climático, el cual es impulsado por la actividad humana y el uso desmedido de los recursos naturales”, añadió Mendoza.

Asimismo, los especialistas reconocen que la fragmentación y destrucción de los ecosistemas es otro de los factores que está acelerando la sexta extinción masiva.

“La fragmentación afecta la distribución que tienen muchas especies, lo que genera que sus poblaciones empiecen a decrecer porque ya no pueden interactuar con las poblaciones cercanas”, explicó Estrada.

Pero, ¿por qué debe preocuparnos la sexta extinción masiva?

Teniendo en cuenta que las especies no existen de forma aislada, cada una tiene funciones como producir o limpiar los alimentos de otras.

Es por ello que la ola de extinción de especies que se vive en estos tiempos es un tema de suma importancia, ya que sin esas especies la cadena alimenticia y el ciclo biológico del planeta está cada vez más cerca de colapsar.

Por ello los especialistas alientan a la población mundial a tener hábitos de consumo más conscientes y a fomentar entre la sociedad el interés y la educación en temas de la naturaleza.

“Se necesita promover el conocimiento sobre especies y organismos, así las personas van a ser conscientes de qué, cuándo y cuánto se está extinguiendo, de modo que se podrán impulsar programas de conservación y acciones individuales realmente eficientes”, puntualizó Estrada.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Durante los más de cuatro mil 500 millones de años que tiene el planeta Tierra, la ciencia ha reconocido cinco eventos cataclísmicos a los que ha denominado como las cinco extinciones masivas.

Dichos sucesos son consecuencia de diversos fenómenos naturales que ocasionan la desaparición de un alto porcentaje de la biodiversidad en un breve periodo.

Sin embargo, hoy en día muchos especialistas afirman que el planeta está atravesando su sexta extinción masiva, una que más bien ha sido ocasionada por el hombre.

“Las extinciones masivas son periodos en los que las especies del planeta se ven afectadas porque ya no están las condiciones necesarias para desarrollarse. Entre los cambios que más les afectan están los aumentos de temperatura o los cambios en el ciclo de la lluvia”, explicó a El Sol de México Ana Susana Estrada, experta en el modelado de nicho ecológico, bióloga y docente de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Pero para entender bien los alcances de la llamada sexta extinción masiva, primero se debe saber qué pasó en las anteriores.

Primera extinción masiva

El primer suceso catalogado como extinción masiva fue la Ordovícica Silúrica, la cual tuvo lugar hace aproximadamente 443 millones de años. En ese entonces, la mayoría de las especies del planeta convivían en armonía y cada una cumplía con sus propias funciones dentro de su ecosistema.

Sin embargo, una repentina glaciación de gran magnitud cubrió por completo el continente que entonces se llamaba Gondwana, ubicado en el polo sur. Ante ello, los niveles del mar descendieron y provocaron un desbalance en el funcionamiento de los ecosistemas y la interacción de especies dentro de los mismos.

Pero no terminó ahí. Tras la glaciación llegó un calentamiento global que reguló de nuevo el nivel del mar, aunque esto dejó en los océanos grandes cantidades de metales tóxicos.

Aunque en la actualidad no se sabe a ciencia cierta qué fue lo que provocó la glaciación repentina y el aumento de la temperatura, a lo largo de los años la ciencia ha propuesto algunas posibles teorías que podrían explicarlo.

Una de ellas afirma que los fenómenos fueron el resultado de la aparición de la cordillera de Los Apalaches en Estados Unidos, de las que su superficie absorbió el CO2 de la atmósfera, desatando dicho desbalance natural.

“El peligro de las extinciones masivas radica en que todos los seres vivos somos parte de una cadena en la que todos coexistimos y necesitamos unos de los otros. Por ello, si una de las extinciones masivas llega a terminar con una especie, es muy probable que las demás partes del engranaje también se vean afectadas”, dijo a este medio Samantha Mendoza, bióloga de la UNAM.

La extinción de la era de los peces

Conocida como la época de los peces, el Devónico fue el periodo en el que los peces se diversificaron y colonizaron por completo los espacios acuáticos. Diversas especies que iban desde pequeños seres vivos hasta el Dunkleosteus, que llegaba a medir hasta nueve metros de largo acapararon la superficie total de los océanos.

Sin embargo, este periodo también destacó porque el mundo se hizo más verde. Es decir; las plantas se hicieron más presentes en zonas que antes carecían de ellas. También los árboles crecieron de manera acelerada, lo que brindó nutrientes a los suelos y propició el aumento de algas en el mar.

Pero al haber grandes cantidades de algas en el océano, estas comenzaron a acaparar todo el oxígeno que ahí se encontraba, lo que originó la extinción aproximada del 75 por ciento de las especies del planeta en dicho periodo.

Una de las teorías más aceptadas por la comunidad científica es que la segunda extinción masiva fue causada por las plantas, ya que con el inminente crecimiento de la flora y la falta de fauna que controlara sus poblaciones, la expansión de la vida vegetal redujo de manera significativa el CO2 a nivel global, lo que trajo un enfriamiento al que muchas especies no pudieron sobrevivir.

De acuerdo con un estudio de Nature Communications, la Tierra tardó más de cuatro millones de años en recuperarse ya que la excesiva proliferación de bacterias y algas en el agua hicieron de la tierra un lugar tóxico e inhabitable.

La extinción de extinciones

El tercer suceso cataclísmico por el que atravesó la tierra es conocido como el Pérmico Triásico.

Esta cobra mayor relevancia que las otras dos anteriores porque en ella se volvió casi inexistente la vida en la Tierra. Su impacto fue tal, que fue capaz de marcar el fin de la era del Paleozoico e iniciar la del Mesozoico, etapa que conocemos como el reinado de los dinosaurios.

Esta era tuvo lugar hace 252 millones de años y el gran suceso que marcó la época también fue conocido como La Gran Mortandad. De acuerdo con datos de National Geographic, en este período se extinguieron cerca del 96 por ciento de las especies marinas y casi tres de cada cuatro especies terrestres.

Pero, ¿qué la provocó? La principal causa fue una serie de erupciones volcánicas masivas en la actual Siberia, en Rusia. Dichas erupciones tuvieron un alcance de más de tres millones de metros cúbicos de lava y liberaron al menos 14.5 billones de toneladas de carbono.

Esto resultó en un calentamiento global insoportable para la mayoría de las especies. Explicado en números: El agua marina y las temperaturas del suelo aumentaron entre 14 y 19 grados Celsius, mientras que la superficie marina en la zona del ecuador alcanzó a subir hasta los 40 grados centígrados.

Además, el azufre volcánico producido por las erupciones generó lluvias ácidas que también amenazaban a las especies terrestres.

La recuperación y decadencia

Después de La Gran Mortandad, las especies del planeta se comenzaron a recuperar. Algunas de ellas, como las constructoras de arrecifes se diversificaron y expandieron vegetaciones que cubrió la Tierra, lo que preparó un terreno para animales como los precursores de las aves, los cocodrilos y los dinosaurios no aviares.

Sin embargo, a pocos millones de años de una extinción masiva, la Tierra volvió a vivir otro evento de tal magnitud.

Hace aproximadamente 201 millones de años, la vida sufrió el golpe de la cuarta extinción masiva: la Triásica Jurásica, que provocó la desaparición del 80 por ciento de las especies del planeta.

A finales del Triásico, el primer periodo de la era Mesozoica; la Tierra se calentó entre 2 y 7 grados Celsius más que su temperatura habitual. También el incremento de CO2 en el planeta acidificó los océanos, lo que dificultó la supervivencia de las especies marinas.

De acuerdo con OpenMind BBVA, esta extinción masiva terminó con diversas especies, entre ellas algunos tipos de cocodrilos y varios mamíferos.

Lo anterior dio pie a que los dinosaurios evolucionaran y permanecieran como los reyes del mundo durante más de 135 millones de años.

La última y nos vamos

Hace 66 millones de años los dinosaurios dominaban el planeta, pero como todo reinado, su era también tuvo un fin.

A diferencia de sus antecesoras, esta fue provocada por un elemento extraterrestre que cambió por completo la vida como se conocía en el planeta. Un asteroide de 12 kilómetros con la capacidad de 10 mil millones de bombas atómicas impactó en la península de Yucatán, en México. El golpe abrió un cráter de 150 kilómetros de diámetro y 20 de profundidad.

Después del impacto, la Tierra se cubrió de polvo, escombros y azufre, lo que provocó un enfriamiento global que terminó con tres cuartas partes de la vida terrestre. Quienes sufrieron mayor impacto fueron los animales más grandes.

Además hubo explosiones volcánicas en las escaleras del Decán, en India, lo que provocó de manera repentina un calentamiento global que agravó las consecuencias del impacto del asteroide.

Nuestra propia extinción

A diferencia de las cinco extinciones anteriores que fueron provocadas por eventos naturales, la sexta está siendo ocasionada por la propia mano del ser humano.

Las insostenibles actividades antropogénicas como la deforestación, la caza y el uso excesivo de recursos naturales han llevado al planeta a una crisis de biodiversidad que año con año se agudiza.

“Hoy en día el factor más notorio que nos indica que estamos atravesando la sexta extinción masiva es el cambio climático, el cual es impulsado por la actividad humana y el uso desmedido de los recursos naturales”, añadió Mendoza.

Asimismo, los especialistas reconocen que la fragmentación y destrucción de los ecosistemas es otro de los factores que está acelerando la sexta extinción masiva.

“La fragmentación afecta la distribución que tienen muchas especies, lo que genera que sus poblaciones empiecen a decrecer porque ya no pueden interactuar con las poblaciones cercanas”, explicó Estrada.

Pero, ¿por qué debe preocuparnos la sexta extinción masiva?

Teniendo en cuenta que las especies no existen de forma aislada, cada una tiene funciones como producir o limpiar los alimentos de otras.

Es por ello que la ola de extinción de especies que se vive en estos tiempos es un tema de suma importancia, ya que sin esas especies la cadena alimenticia y el ciclo biológico del planeta está cada vez más cerca de colapsar.

Por ello los especialistas alientan a la población mundial a tener hábitos de consumo más conscientes y a fomentar entre la sociedad el interés y la educación en temas de la naturaleza.

“Se necesita promover el conocimiento sobre especies y organismos, así las personas van a ser conscientes de qué, cuándo y cuánto se está extinguiendo, de modo que se podrán impulsar programas de conservación y acciones individuales realmente eficientes”, puntualizó Estrada.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Sofocan bomberos incendio en almacén de negocio

Gracias a la rápida intervención del cuerpo de Bomberos, se logró la extinción de un incendio en un negocio

Local

Es BC segunda entidad con más conectados a internet

En Baja California el 86.8% de la población tiene conexión a internet

Local

Anuncian programa ambiental "Más parques, más vida"

El objetivo es recuperar áreas verdes de Mexicali, el primer proyecto será en fraccionamiento Lagos del Sol

Local

Ofrece UABC 7 mil espacios a aspirantes rechazados

Los interesados pueden postularse hasta este martes 5 de julio a través del portal oficial de admisiones de la UABC. v

Policiaca

Sofocan bomberos incendio en almacén de negocio

Gracias a la rápida intervención del cuerpo de Bomberos, se logró la extinción de un incendio en un negocio

Local

Es BC segunda entidad con más conectados a internet

En Baja California el 86.8% de la población tiene conexión a internet

Local

No hay quinta ola de Covid-19: Medina

Aunque en la entidad hay cerca de 3 mil casos activos de coronavirus, las autoridades niegan que se esté experimentando una quinta ola de contagios

Sociedad

Telmex deberá indemnizar con 42 mdp a ejidatario de Bacalar

El pleito legal comenzó en el 2006, cuando la empresa de telefonía acusó al ejidatario de causar daños a las vías generales de comunicación

Deportes

Juárez da primeras medallas a BC en halterofilia

La joven atleta cachanilla se llevó dos preseas de bronce durante su presentación en Los Juegos Nacionales