/ viernes 31 de julio de 2020

Kult | Soy feo, pero no quiero hacerles daño: El Muertho de Tijuana

Con visiones únicas sobre temas como religión y monogamia, el músico underground habla sobre sus proyectos futuros y preocupaciones actuales


A El Muertho de Tijuana se le puede acusar de muchas cosas, pero no de provocar indiferencia. Este personaje, que se dio a conocer hace un lustro con el disco Padre Santo, llamó la atención desde entonces por su imagen andrógina y oscura, su música directa y sus letras decadentes y provocativas.

Ahora, sólo espera que pasen los malos tiempos de la pandemia de Covid-19 para resurgir con disco de vinil bajo el brazo. Mientras tanto, aprovechamos para hablar con este personaje que tiene posturas muy claras acerca de temas como la monogamia, el éxito y las drogas.

Desde el principio de la charla, se muestra sereno y de buenas. Se dice agradecido con el destino de que le haya tocado vivir esta pandemia, porque la considera un reto interesante, y dice que quienes salgamos con vida de esto seremos personas más profundas y espirituales. “Como le digo a una de mis esposas: Ojalá que dure más esto, para que se abran más las conciencias”.

-¿Sus esposas? ¿Pues cuántas tiene?

-Eran como cuatro, pero ya me abandonaron y nomás me quedé con una. Quiero concentrarme en el tiempo que me quede. Perdía mucho tiempo y divagaba con las preocupaciones de todas… Ya me di vuelo como un sultán, pero hay tiempo para todo y ahora quiero capitalizar la energía que me queda para lograr un poco más en el rock and roll.

En los últimos meses, una de las pocas actividades públicas que hemos visto de parte de El Muertho son sus dibujos, que comparte en su página de Facebook y que pone a la venta entre sus seguidores, para tener un ingreso.

“El hambre es cabrona. Ya me había hecho muy flojo para los dibujos, y más con la rutina de los conciertos, las desveladas, la tomadera… Me quedaba poca energía y ya me daba flojera dibujar. Pero ahora que estoy de vacaciones, los he retomado… No soy buen dibujante, pero trato de dejar un mensaje y de plasmar mi filosofía; y si la raza puede apoyarme… porque luego ellos mismos decían ‘Véndeme uno’, y me dieron la idea de ayudarme con eso”.

Foto: Carlos Luna / El Sol de Tijuana

SU PRIMER DISCO DE VINIL

Tras el disco debut de El Muertho de Tijuana, Padre Santo (2015), que se publicó en CD y digital, en 2019 lanzó solo en formato digital un segundo álbum llamado Kálmathe Satanás, del que se desprenden canciones como El vampiro gay, Rock para Satán y la que da título al álbum.

“Ese lo hice de una manera más independiente, más modesta, con Alejandro Rosso (Plastilina Mosh). Él fue quien grabó la mayoría de las canciones, como una de las que más me gustan, que es Tenerla adentro; sin albur, claro… Y vamos a lanzar el vinil de Kálmathe Satanás”.

-También llegó a nuestras manos un CD pirata, con canciones suyas…

-Ha de ser uno de los discos caseros que también he sacado de manera ya totalmente para el barrio; los repartía yo mismo en los tianguis. De esos tengo como tres, que andan por ahí rolando. Tú sabes, así es como uno empieza, grabando algo casero y repartiendo donde anda.

-¿Cuál es la presentación más memorable que ha tenido?

-La mejor fue en nuestro querido Monterrey, en El Nodriza; porque la energía se desbordó en una manera muy impactante para mí y por el trato que me dieron… Y la peor de todas también en Monterrey, pero en un escenario más grande; fue una gran tristeza, porque Alejandro Rosso fue precisamente quien nos invitó a esa tocada y me pagó como nunca en mi vida me han pagado; todo de un nivel que yo no conocía… Pero fue muy poca gente… Y fue algo muy triste para mí. No fui el único que tocó, pero sí me pegó y aún estoy traumado.

"Poco a poco he amortiguado ese recuerdo triste, pero me siento en deuda con Alejandro por todo lo que invirtió; espero algún día estar a la altura de esas expectativas… Seguimos trabajando para tener un mejor show… Y bueno, sé que muchos artistas también tuvieron esas tristes experiencias en su andar".

-Eso es lo que hace a la gente mantener los pies en la tierra.

-Sí, qué bueno ¿no? Porque como seres humanos que somos, somos bien débiles, y cualquier triunfo nos puede deschavetar, hacernos sacar nuestro perfil más estúpido y hundirnos por la vanidad o los egos. Qué bueno que haya esas experiencias para que intentemos tener un equilibrio ahí.

-¿Quién escucha a El Muertho de Tijuana? ¿Cómo es el público que lo sigue?

-Hay gente de todo tipo; la mayoría son gente consciente… Es muy gratificante para mí, porque no son borreguitos del sistema, sino personas mayoritariamente de consciencia rebeldona, aguda, narcisista. Lo que sí lamento es no captar aún al público de Paquita la del Barrio, de Mi Banda El Mexicano; quizá más adelante, cuando se den la oportunidad de escuchar otras propuestas y no nada más del bailongo y la tomadera.

El sistema ha creado una infraestructura que se completa cuando el artista o el deportista ponen su espíritu y se hacen conciertos, mundiales..., y así terminamos necesitándonos unos a otros


-El sufrimiento vende.

-Es un gran mercado… Jenny Rivera y Los Temerarios se hicieron grandes por esas canciones de cortarte las venas. Ese masoquismo de “me dejaste y la vas a pagar” vende mucho, incluyendo a las bandas de rock, como Black Sabbath con Paranoid, o Hysteria, de Def Leppard, que dicen que sin su novia no la arman… O el superéxito de Kiss, que es mi grupo preferido en cuanto a los shows, I was made for loving you… Ese mercado no lo he explotado, y no creo que me traicionara a mí mismo por buscar la taquilla de ese modo.

-¿Hay que tenerle miedo a El Muertho de Tijuana?

-Pues, los dictadores y los impostores, un poquito. Pero los que buscan el eslabón perdido de las ideas, de la libertad, yo creo que pueden tenerme un poco de confianza, porque ese es mi propósito: hacer a un lado tantos acertijos que nos han dado el sistema y el Estado.

Para el Muertho, no todo lo que sale del sistema es reprobable. En este renglón se refiere a los grandes foros, estadios y centros de cultura que han sido creados bajo esa lógica, así como a los campeonatos mundiales deportivos: “Todo eso lo ha hecho el sistema y es una infraestructura muy buena que se completa cuando el artista o el deportista ponen su espíritu y se hacen conciertos, mundiales, olimpiadas… y así terminamos necesitándonos unos a otros”.

Otra de las características que hacen de El Muertho un personaje distinto a sus contemporáneos, es que no tiene problemas para hablar de temas considerados tabú, como la religión.

“Muchos dicen: ‘Yo no entro a la iglesia porque hay puro violador’. ¡Espérate! Te estás privando en términos históricos, de construcciones que tienen siglos; te estás privando de escuchar un salmo bíblico que es milenario, no pongas atención en el sacerdote, sino en alguna lectura milenaria, en la infraestructura que te va a dar energía, y te va a complementar como ser humano, pero si no te das la oportunidad por estar en contra de todo y a favor de nada, pues ese también puede ser un fanatismo de mis hermanos rocanroleros, reggaetoneros, hip-hoperos, punks… Porque en todas partes está la luz y la sombra y uno decide qué adjudicarse.

-¿Festeja el Día de Muertos?

-Se van a enojar un poco mis hermanos mexicanos… Yo disfruto más el Halloween. Como nací cerca de la frontera, en Delicias, Chihuahua, y me forjé después en Tijuana, pues ahí es más el Halloween el que se celebra. El Día de Muertos me tocó conocerlo con mis hermanos capitalinos, con las ofrendas que ponen y cómo se disfrazan… Me parece algo más solemne, mientras que el Halloween lo siento más divertido”.

-Hablando de adicciones, ¿consume drogas?

-No, nada más tengo la pinta. La marihuana, la coca y demás sólo las probé una o dos veces, pero se me fue la mente y no podía ni caminar, y dije: “Ay güey” No, yo sí necesito mi mente… Si teniéndola sobria, batallo, así distanciada pues no la voy a armar. Sólo tomo cervecita, aunque mi organismo ya rechaza el alcohol, por lo que estoy contemplando, algún suplemento para “volar” en mis conciertos... ¿Qué me recomiendas?

-¿Suele estar al tanto de lo que se dice sobre usted?

-Tengo una página de Facebook que mi socio maneja; yo procuro no verla porque soy muy jotolón… He leído algunos comentarios que dejan en las canciones de YouTube, y son comentarios muy duros, como: “Eres una mierda” o “Eres un pobre güey y tus canciones no pasan de una nota”… Cualquier comentario negativo me bajonea, y cualquier comentario que me halague pues también me hace daño, porque soy muy débil para controlar el ego… El ser humano es así, entonces trato de no enterarme mucho de los comentarios.

Foto: Carlos Luna / El Sol de Tijuana

NI MÚSICA TRISTE, NI METAL

-Queda claro que visualmente, Kiss es su banda favorita. ¿Pero qué más escucha?

-Heredé de mi papá el gusto por la música alegre, energética. Él me dice que la música romántica nunca le ha gustado porque la mayoría es melancólica, triste, y yo la evito porque me bajonea… Me gusta más oír canciones como Nací para amarte, de Kiss, cuyo ritmo es muy energético, casi como de helicóptero; te lleva pa’ arriba… Me encanta que incluso meten unos sonidos como de relámpagos; o la de Eye of the Tiger, que es la de Rocky Balboa… También la música de discoteque, todo lo rítmico, alegre, movido. Una vez escuché a un rapero diciendo: “Esta canción es para escucharla con una botella de tequila y mirando hacia el piso”, y yo dije: ¡Hijo de la chingada, bastante depresión tengo, ¿y todavía me voy a deprimir más con estas pinches rolas? La vida es muy difícil, necesito energía, necesito power… Hay otros géneros que tampoco me gustan mucho, como el rock pesado; con perdón de mis hermanos metaleros, pero es que cada guitarrazo me da un chingadazo en el cerebro y me ataranta… Prefiero las canciones rítmicas y alegres.

-¿Qué le diría a Gene Simmons si lo tuviera enfrente?

-Le agradecería su esfuerzo en el rock and roll, su chispa, su ingenio, su atuendo, su perseverancia… Él le dio vida a mi infancia y mi juventud, aunque ahora estoy algo decepcionado, porque nunca ha compuesto algo para crear consciencia entre los chicos, sólo para la taquilla... Es amigo íntimo de Donald Trump, y eso debo entenderlo como una estrategia para seguir acumulando riquezas.

-Hablando de los niños, ¿qué le diría a los que lean esta entrevista?

-Niños: soy feo, pero no quiero hacerles daño; quiero que sonrían, que suban a un árbol, que acaricien a un perrito… Para bien o para mal, todos tenemos dos polos en nuestro ser: el luminoso y el oscuro, y esos polos se van a oponer a diario, en todas nuestras decisiones.

"Poco a poco, la vida nos enseña a disfrutar y sacarle provecho a esos dos perfiles. Dense la oportunidad de disfrutar esa dualidad y de capitalizarla en su beneficio y no en la destrucción".

Para bien o mal, todos tenemos dos polos: el luminoso y el oscuro, y se van a oponer en todas nuestras decisiones



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


A El Muertho de Tijuana se le puede acusar de muchas cosas, pero no de provocar indiferencia. Este personaje, que se dio a conocer hace un lustro con el disco Padre Santo, llamó la atención desde entonces por su imagen andrógina y oscura, su música directa y sus letras decadentes y provocativas.

Ahora, sólo espera que pasen los malos tiempos de la pandemia de Covid-19 para resurgir con disco de vinil bajo el brazo. Mientras tanto, aprovechamos para hablar con este personaje que tiene posturas muy claras acerca de temas como la monogamia, el éxito y las drogas.

Desde el principio de la charla, se muestra sereno y de buenas. Se dice agradecido con el destino de que le haya tocado vivir esta pandemia, porque la considera un reto interesante, y dice que quienes salgamos con vida de esto seremos personas más profundas y espirituales. “Como le digo a una de mis esposas: Ojalá que dure más esto, para que se abran más las conciencias”.

-¿Sus esposas? ¿Pues cuántas tiene?

-Eran como cuatro, pero ya me abandonaron y nomás me quedé con una. Quiero concentrarme en el tiempo que me quede. Perdía mucho tiempo y divagaba con las preocupaciones de todas… Ya me di vuelo como un sultán, pero hay tiempo para todo y ahora quiero capitalizar la energía que me queda para lograr un poco más en el rock and roll.

En los últimos meses, una de las pocas actividades públicas que hemos visto de parte de El Muertho son sus dibujos, que comparte en su página de Facebook y que pone a la venta entre sus seguidores, para tener un ingreso.

“El hambre es cabrona. Ya me había hecho muy flojo para los dibujos, y más con la rutina de los conciertos, las desveladas, la tomadera… Me quedaba poca energía y ya me daba flojera dibujar. Pero ahora que estoy de vacaciones, los he retomado… No soy buen dibujante, pero trato de dejar un mensaje y de plasmar mi filosofía; y si la raza puede apoyarme… porque luego ellos mismos decían ‘Véndeme uno’, y me dieron la idea de ayudarme con eso”.

Foto: Carlos Luna / El Sol de Tijuana

SU PRIMER DISCO DE VINIL

Tras el disco debut de El Muertho de Tijuana, Padre Santo (2015), que se publicó en CD y digital, en 2019 lanzó solo en formato digital un segundo álbum llamado Kálmathe Satanás, del que se desprenden canciones como El vampiro gay, Rock para Satán y la que da título al álbum.

“Ese lo hice de una manera más independiente, más modesta, con Alejandro Rosso (Plastilina Mosh). Él fue quien grabó la mayoría de las canciones, como una de las que más me gustan, que es Tenerla adentro; sin albur, claro… Y vamos a lanzar el vinil de Kálmathe Satanás”.

-También llegó a nuestras manos un CD pirata, con canciones suyas…

-Ha de ser uno de los discos caseros que también he sacado de manera ya totalmente para el barrio; los repartía yo mismo en los tianguis. De esos tengo como tres, que andan por ahí rolando. Tú sabes, así es como uno empieza, grabando algo casero y repartiendo donde anda.

-¿Cuál es la presentación más memorable que ha tenido?

-La mejor fue en nuestro querido Monterrey, en El Nodriza; porque la energía se desbordó en una manera muy impactante para mí y por el trato que me dieron… Y la peor de todas también en Monterrey, pero en un escenario más grande; fue una gran tristeza, porque Alejandro Rosso fue precisamente quien nos invitó a esa tocada y me pagó como nunca en mi vida me han pagado; todo de un nivel que yo no conocía… Pero fue muy poca gente… Y fue algo muy triste para mí. No fui el único que tocó, pero sí me pegó y aún estoy traumado.

"Poco a poco he amortiguado ese recuerdo triste, pero me siento en deuda con Alejandro por todo lo que invirtió; espero algún día estar a la altura de esas expectativas… Seguimos trabajando para tener un mejor show… Y bueno, sé que muchos artistas también tuvieron esas tristes experiencias en su andar".

-Eso es lo que hace a la gente mantener los pies en la tierra.

-Sí, qué bueno ¿no? Porque como seres humanos que somos, somos bien débiles, y cualquier triunfo nos puede deschavetar, hacernos sacar nuestro perfil más estúpido y hundirnos por la vanidad o los egos. Qué bueno que haya esas experiencias para que intentemos tener un equilibrio ahí.

-¿Quién escucha a El Muertho de Tijuana? ¿Cómo es el público que lo sigue?

-Hay gente de todo tipo; la mayoría son gente consciente… Es muy gratificante para mí, porque no son borreguitos del sistema, sino personas mayoritariamente de consciencia rebeldona, aguda, narcisista. Lo que sí lamento es no captar aún al público de Paquita la del Barrio, de Mi Banda El Mexicano; quizá más adelante, cuando se den la oportunidad de escuchar otras propuestas y no nada más del bailongo y la tomadera.

El sistema ha creado una infraestructura que se completa cuando el artista o el deportista ponen su espíritu y se hacen conciertos, mundiales..., y así terminamos necesitándonos unos a otros


-El sufrimiento vende.

-Es un gran mercado… Jenny Rivera y Los Temerarios se hicieron grandes por esas canciones de cortarte las venas. Ese masoquismo de “me dejaste y la vas a pagar” vende mucho, incluyendo a las bandas de rock, como Black Sabbath con Paranoid, o Hysteria, de Def Leppard, que dicen que sin su novia no la arman… O el superéxito de Kiss, que es mi grupo preferido en cuanto a los shows, I was made for loving you… Ese mercado no lo he explotado, y no creo que me traicionara a mí mismo por buscar la taquilla de ese modo.

-¿Hay que tenerle miedo a El Muertho de Tijuana?

-Pues, los dictadores y los impostores, un poquito. Pero los que buscan el eslabón perdido de las ideas, de la libertad, yo creo que pueden tenerme un poco de confianza, porque ese es mi propósito: hacer a un lado tantos acertijos que nos han dado el sistema y el Estado.

Para el Muertho, no todo lo que sale del sistema es reprobable. En este renglón se refiere a los grandes foros, estadios y centros de cultura que han sido creados bajo esa lógica, así como a los campeonatos mundiales deportivos: “Todo eso lo ha hecho el sistema y es una infraestructura muy buena que se completa cuando el artista o el deportista ponen su espíritu y se hacen conciertos, mundiales, olimpiadas… y así terminamos necesitándonos unos a otros”.

Otra de las características que hacen de El Muertho un personaje distinto a sus contemporáneos, es que no tiene problemas para hablar de temas considerados tabú, como la religión.

“Muchos dicen: ‘Yo no entro a la iglesia porque hay puro violador’. ¡Espérate! Te estás privando en términos históricos, de construcciones que tienen siglos; te estás privando de escuchar un salmo bíblico que es milenario, no pongas atención en el sacerdote, sino en alguna lectura milenaria, en la infraestructura que te va a dar energía, y te va a complementar como ser humano, pero si no te das la oportunidad por estar en contra de todo y a favor de nada, pues ese también puede ser un fanatismo de mis hermanos rocanroleros, reggaetoneros, hip-hoperos, punks… Porque en todas partes está la luz y la sombra y uno decide qué adjudicarse.

-¿Festeja el Día de Muertos?

-Se van a enojar un poco mis hermanos mexicanos… Yo disfruto más el Halloween. Como nací cerca de la frontera, en Delicias, Chihuahua, y me forjé después en Tijuana, pues ahí es más el Halloween el que se celebra. El Día de Muertos me tocó conocerlo con mis hermanos capitalinos, con las ofrendas que ponen y cómo se disfrazan… Me parece algo más solemne, mientras que el Halloween lo siento más divertido”.

-Hablando de adicciones, ¿consume drogas?

-No, nada más tengo la pinta. La marihuana, la coca y demás sólo las probé una o dos veces, pero se me fue la mente y no podía ni caminar, y dije: “Ay güey” No, yo sí necesito mi mente… Si teniéndola sobria, batallo, así distanciada pues no la voy a armar. Sólo tomo cervecita, aunque mi organismo ya rechaza el alcohol, por lo que estoy contemplando, algún suplemento para “volar” en mis conciertos... ¿Qué me recomiendas?

-¿Suele estar al tanto de lo que se dice sobre usted?

-Tengo una página de Facebook que mi socio maneja; yo procuro no verla porque soy muy jotolón… He leído algunos comentarios que dejan en las canciones de YouTube, y son comentarios muy duros, como: “Eres una mierda” o “Eres un pobre güey y tus canciones no pasan de una nota”… Cualquier comentario negativo me bajonea, y cualquier comentario que me halague pues también me hace daño, porque soy muy débil para controlar el ego… El ser humano es así, entonces trato de no enterarme mucho de los comentarios.

Foto: Carlos Luna / El Sol de Tijuana

NI MÚSICA TRISTE, NI METAL

-Queda claro que visualmente, Kiss es su banda favorita. ¿Pero qué más escucha?

-Heredé de mi papá el gusto por la música alegre, energética. Él me dice que la música romántica nunca le ha gustado porque la mayoría es melancólica, triste, y yo la evito porque me bajonea… Me gusta más oír canciones como Nací para amarte, de Kiss, cuyo ritmo es muy energético, casi como de helicóptero; te lleva pa’ arriba… Me encanta que incluso meten unos sonidos como de relámpagos; o la de Eye of the Tiger, que es la de Rocky Balboa… También la música de discoteque, todo lo rítmico, alegre, movido. Una vez escuché a un rapero diciendo: “Esta canción es para escucharla con una botella de tequila y mirando hacia el piso”, y yo dije: ¡Hijo de la chingada, bastante depresión tengo, ¿y todavía me voy a deprimir más con estas pinches rolas? La vida es muy difícil, necesito energía, necesito power… Hay otros géneros que tampoco me gustan mucho, como el rock pesado; con perdón de mis hermanos metaleros, pero es que cada guitarrazo me da un chingadazo en el cerebro y me ataranta… Prefiero las canciones rítmicas y alegres.

-¿Qué le diría a Gene Simmons si lo tuviera enfrente?

-Le agradecería su esfuerzo en el rock and roll, su chispa, su ingenio, su atuendo, su perseverancia… Él le dio vida a mi infancia y mi juventud, aunque ahora estoy algo decepcionado, porque nunca ha compuesto algo para crear consciencia entre los chicos, sólo para la taquilla... Es amigo íntimo de Donald Trump, y eso debo entenderlo como una estrategia para seguir acumulando riquezas.

-Hablando de los niños, ¿qué le diría a los que lean esta entrevista?

-Niños: soy feo, pero no quiero hacerles daño; quiero que sonrían, que suban a un árbol, que acaricien a un perrito… Para bien o para mal, todos tenemos dos polos en nuestro ser: el luminoso y el oscuro, y esos polos se van a oponer a diario, en todas nuestras decisiones.

"Poco a poco, la vida nos enseña a disfrutar y sacarle provecho a esos dos perfiles. Dense la oportunidad de disfrutar esa dualidad y de capitalizarla en su beneficio y no en la destrucción".

Para bien o mal, todos tenemos dos polos: el luminoso y el oscuro, y se van a oponer en todas nuestras decisiones



Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Realizará UABC simulacro de examen de admisión en línea

El próximo martes 11 de agosto se llevará a cabo para los más de 11 mil aspirantes a ingresar.

Local

Duro camino para vencer al Covid-19

Andrea comparte su experiencia tras contagiarse de coronavirus; se ha realizado la prueba en siete ocasiones

Local

De dos a tres semanas para reabrir cines en Mexicali

Apenas el jueves se tuvo contacto con el corporativo de las cadenas más importantes

Política

Estado de México también buscará restringir la comida chatarra

Legisladores locales pretenden emular las reformas que se han hecho en Oaxaca

Futbol

Chivas despide a Luis Fernando Tena

“El Club Deportivo Guadalajara anuncia que a partir de hoy, el profesor Luis Fernando Tena y su cuerpo técnico dejan de formar parte de la institución”, señalaron en un comunicado

Mundo

Tras explosión en Beirut, renuncia ministra de información del Líbano

La explosión del puerto el martes ha causado al menos 158 muertos y más de 6 mil heridos, de los que 120 están en estado crítico, según el ministerio de Salud

Mundo

Explosión de Beirut generó un cráter de 43 metros de profundidad

La gran explosión del martes devastó barrios enteros dejando a más de 300 mil personas sin hogar y causó más de 150 muertos y 6 mil heridos y decenas de desaparecidos

Deportes

Establecen lineamientos para comités

Las actividades deportivas aún no se permitirán y mientras el semáforo se mantenga en rojo tampoco se podrán abrir las Unidades Deportivas.

Mundo

Nagasaki conmemora 75 años del lanzamiento de la bomba atómica

Nagasaki vivió un infierno el 9 de agosto de 1945, tres días después de Hiroshima, devastada por "Little Boy", la primera bomba atómica