/ miércoles 14 de marzo de 2018

Chen, familia pionera del Centro Histórico

El abuelo Juan nació en Cantón, China ; llegó a Mexicali cuando se estaba construyendo el barrio chino, en la zona de la Chinesca

“Mi abuelo fue muy bien recibido aquí en Mexicali, él aquí se sintió como en su casa, él disfrutaba y caminaba libremente por la ciudad y fue, yo creo, en el Estado donde vivió más tranquilo”. (Foto 1).

Esas son las palabras de Rosa Chen al recordar la vida de su abuelo, Juan Chen Juy, quien llegó a Mexicali en la década de los cuarenta. La descendencia de su abuelo, ya cuenta con la tercera generación, en donde la mitad de sus integrantes se trata de chinos y mexicanos.

Rosy, como prefiere que le llamen, relató a su abuelo le tocó vivir una fuerte persecución que realizaba el Gobierno mexicano para regresar a la comunidad china a su país de origen.

“Mexicali recibe a gente de todos los Estados de la República y ha sido un Estado generoso donde han prosperado familias, aun cuando llegaron sin nada”.

Historias de amor

Juan llegó a México en barco, a Salina Cruz, Oaxaca. Llegó a conocer el Distrito Federal, Guadalajara, Sinaloa y Sonora, pero esto fue causado por la política racista y no por andar de turista, puntualizó, ya que las circunstancias lo obligaron a buscar el sustento.

Fue en Sinaloa donde conoció a Ernestina, la abuela de Rosy, con quien formó su familia. Rosy explicó que los hijos de ellos tuvieron que nacer en distintos Estados, ya que tenían que esconderse del Gobierno.

“Era algo político, los regresaban hacia China, los llevaban a cierto lugar, llenaban los barcos e iban de regreso a China”.

De niña, a Rosy su familia le contaba que los escondían donde terminaba la parcela en Sinaloa, en donde su padre hizo una cueva con ramas y se estaba un día o dos sin salir, hasta que terminaban las revisiones que hacía el Gobierno.

De ahí era la familia de su abuela materna, quienes vivían de la cosecha de maíz y garbanzo, alrededor de los treinta. Es decir, Juan empezó como trabajador de la familia Robles Acosta y terminó casándose solo por la vía religiosa con la hija de los Robles, Ernestina.

Cuando empezaron a tener hijos, (Foto 2) ellos también debían esconderse, ya que donde había niños mestizos chinos, obviamente estaban los padres.

“Para ellos era como un juego ‘no hagan ruido, escóndanse, que no ten encuentren, no hablen, no se muevan’, porque si nos descubrían, era una familia que iba a quedar rota”.

“Gracias a Dios, pues mi abuelo y su familia corrió con suerte de no ser regresado a China”.

“Ilegales”

Los abuelos de Rosy nunca se casaron por la vía civil, porque en aquella época no se aceptaban matrimonios legales entre parejas de diferentes razas.

“Ellos no se pudieron casar por el civil, tuvieron la bendición nomás por sus padres, pero no hubo matrimonio porque estaba prohibido en ciertos años, en ciertos lugares”.

Llegan a Mexicali

El abuelo finalmente llegó a Mexicali en los cuarenta mediante el tren, ya que en Sinaloa supo que en esta ciudad había mucho trabajo por la pisca del algodón. Tremenda fue la sorpresa del abuelo, dijo Rosy, cuando se dio cuenta que aquí estaba la comunidad más grande originaria de Cantón, donde él había nacido.

“Se reencontró con amigos, compañeros de escuela y con su hermano”.

Después de salir de Cantón, Rosy rememoró que inicialmente el plan del abuelo era ir a San Francisco, pero solo alcanzó a llegar a Oaxaca.

Al establecerse en Mexicali, él se percató que aquí la comunidad china ya no solo trabajaba en el campo, sino que estaban generando sus propios comercios en la ciudad. En esa época se estaba construyendo el barrio chino en Mexicali, en la zona de la Chinesca.

El abuelo de Rosy tuvo fue una tienda de abarrotes en donde los mexicalenses abastecían sus alacenas. Iban “al pueblo”, decían.

La señora Ernestina también dio su propio toque al negocio, aprovechó que dominaba el arte de crear queso fresco artesanal, mientras el abuelo sembraba hortalizas.

“En aquel tiempo no había tanta latería ni comida empacada, se comían verduras y frutas frescas de la región”.

(CONTINUARÁ)

“Mi abuelo fue muy bien recibido aquí en Mexicali, él aquí se sintió como en su casa, él disfrutaba y caminaba libremente por la ciudad y fue, yo creo, en el Estado donde vivió más tranquilo”. (Foto 1).

Esas son las palabras de Rosa Chen al recordar la vida de su abuelo, Juan Chen Juy, quien llegó a Mexicali en la década de los cuarenta. La descendencia de su abuelo, ya cuenta con la tercera generación, en donde la mitad de sus integrantes se trata de chinos y mexicanos.

Rosy, como prefiere que le llamen, relató a su abuelo le tocó vivir una fuerte persecución que realizaba el Gobierno mexicano para regresar a la comunidad china a su país de origen.

“Mexicali recibe a gente de todos los Estados de la República y ha sido un Estado generoso donde han prosperado familias, aun cuando llegaron sin nada”.

Historias de amor

Juan llegó a México en barco, a Salina Cruz, Oaxaca. Llegó a conocer el Distrito Federal, Guadalajara, Sinaloa y Sonora, pero esto fue causado por la política racista y no por andar de turista, puntualizó, ya que las circunstancias lo obligaron a buscar el sustento.

Fue en Sinaloa donde conoció a Ernestina, la abuela de Rosy, con quien formó su familia. Rosy explicó que los hijos de ellos tuvieron que nacer en distintos Estados, ya que tenían que esconderse del Gobierno.

“Era algo político, los regresaban hacia China, los llevaban a cierto lugar, llenaban los barcos e iban de regreso a China”.

De niña, a Rosy su familia le contaba que los escondían donde terminaba la parcela en Sinaloa, en donde su padre hizo una cueva con ramas y se estaba un día o dos sin salir, hasta que terminaban las revisiones que hacía el Gobierno.

De ahí era la familia de su abuela materna, quienes vivían de la cosecha de maíz y garbanzo, alrededor de los treinta. Es decir, Juan empezó como trabajador de la familia Robles Acosta y terminó casándose solo por la vía religiosa con la hija de los Robles, Ernestina.

Cuando empezaron a tener hijos, (Foto 2) ellos también debían esconderse, ya que donde había niños mestizos chinos, obviamente estaban los padres.

“Para ellos era como un juego ‘no hagan ruido, escóndanse, que no ten encuentren, no hablen, no se muevan’, porque si nos descubrían, era una familia que iba a quedar rota”.

“Gracias a Dios, pues mi abuelo y su familia corrió con suerte de no ser regresado a China”.

“Ilegales”

Los abuelos de Rosy nunca se casaron por la vía civil, porque en aquella época no se aceptaban matrimonios legales entre parejas de diferentes razas.

“Ellos no se pudieron casar por el civil, tuvieron la bendición nomás por sus padres, pero no hubo matrimonio porque estaba prohibido en ciertos años, en ciertos lugares”.

Llegan a Mexicali

El abuelo finalmente llegó a Mexicali en los cuarenta mediante el tren, ya que en Sinaloa supo que en esta ciudad había mucho trabajo por la pisca del algodón. Tremenda fue la sorpresa del abuelo, dijo Rosy, cuando se dio cuenta que aquí estaba la comunidad más grande originaria de Cantón, donde él había nacido.

“Se reencontró con amigos, compañeros de escuela y con su hermano”.

Después de salir de Cantón, Rosy rememoró que inicialmente el plan del abuelo era ir a San Francisco, pero solo alcanzó a llegar a Oaxaca.

Al establecerse en Mexicali, él se percató que aquí la comunidad china ya no solo trabajaba en el campo, sino que estaban generando sus propios comercios en la ciudad. En esa época se estaba construyendo el barrio chino en Mexicali, en la zona de la Chinesca.

El abuelo de Rosy tuvo fue una tienda de abarrotes en donde los mexicalenses abastecían sus alacenas. Iban “al pueblo”, decían.

La señora Ernestina también dio su propio toque al negocio, aprovechó que dominaba el arte de crear queso fresco artesanal, mientras el abuelo sembraba hortalizas.

“En aquel tiempo no había tanta latería ni comida empacada, se comían verduras y frutas frescas de la región”.

(CONTINUARÁ)

Local

El 65% de los mexicalenses sienten inseguridad pública

La encuesta fue hecha a personas de 18 años en adelante por el Inegi.

Local

Creo BC 46 mil empleos formales en 2018

Durante diciembre, como es común, se dio una pérdida de 21 mil 492 puestos.

Local

Deben patrones respetar prestaciones al subir minisalario

Deberán subir el sueldo sin “manipular” las prestaciones otorgadas con anterioridad.

Sociedad

Edificaciones millonarias en en Tuxtla Gutiérrez ahora son solo elefantes blancos

En la capital del estado de Chiapas, hay obras públicas de construcción, mantenimiento o instalación que han sido abandonadas o están inconclusas

Mundo

Burger King se une a las bromas tras error de Trump en Twitter

Trump aseguraba que pagó más de mil "hamberders", que sirvió durante el encuentro de la noche del lunes, cuyo menú atribuyó al cierre parcial administrativo

Local

Piden activistas respetar los derechos de los perros

En Mexicali se está lejos de contar con todo lo que se requiere para atender a los perros.

Cine

¿Pegajoso eres tú? Mira el misterioso avance de Los Cazafantasmas

El video de casi un minuto muestra el Ecto-1, el clásico vehículo de los héroes ochenteros

Local

El 65% de los mexicalenses sienten inseguridad pública

La encuesta fue hecha a personas de 18 años en adelante por el Inegi.

New Articles

¿Por qué Tatiana Clouthier de Morena se abstuvo en votación de Guardia Nacional?

La legisladora sostuvo su palabra en no avalar un dictamen que sustente a esta policía nacional, si mantenía un mando militar