/ sábado 23 de enero de 2021

Deportados de Trump que viven en Tijuana

Antonio Escobar, después de 34 años, dejó Estados Unidos por una riña que tuvo hace ocho años

Tijuana.- El señor Antonio Escobar nació en Honduras, a los 16 años migró a Estados Unidos donde logró tener una residencia permanente, pero en la administración del expresidente Donald Trump salió en su récord una riña que había tenido hace ocho años, motivo por el cual fue deportado hace dos años ocho meses.

“Yo estaba allá cuando Trump fue presidente y allá -en California- tuve un problema por una pelea años atrás y cuando el gobierno de Trump entró, empezó a 'checar' récords, a mí me deportaron por una pelea de ocho años atrás, era lo único que tenía en mi récord, porque nunca tuve problemas con la policía ni nada de eso”.

Antonio Escobar intentó hacer vida en su natal Honduras cuando fue deportado, por su fluido inglés consiguió un trabajo en centro de llamadas telefónicas, pero sobresalía del resto de los hondureños porque no hablaba un fluido español tras vivir por 34 años en Estados Unidos.



Por su acento al hablar fue vulnerable para que pandillas hondureñas le exigieran cobro de piso y tenía que pagar 30% de su sueldo a cambio de no ser violentado físicamente.

“Conseguí un buen trabajo cuando llegué -a Honduras- por el inglés, pero las pandillas me detectaron porque al hablar era como tartamudo, estaba trabajando en un call center y al primer pago me estaban esperando las pandillas, que les tenía que pagar el 30% de mi pago. No duré mucho -en Honduras-, como dos meses”.

Antonio Escobar dejó Honduras y encontró refugio en Tijuana, donde vive desde hace dos años y medio, dice que la ciudad es segura si te dedicas a trabajos lícitos.

“Hay mucho trabajo aquí, el que llega aquí y quiere trabajar, hay mucho trabajo por las oportunidades de trabajo y que está en frontera”.

En California tiene a cinco hijas, todas ellas norteamericanas y en Tijuana ocasionalmente tiene la oportunidad de ver a sus hijas.



El caso migratorio de Antonio Escobar, de 52 años, se encuentra en una corte en Estados Unidos, dice que fue castigado por cinco años y después de ese periodo dice que podrá apelar en una corte para regresar al país donde pasó 34 años de su vida.

No sabe qué sucederá con su caso migratorio, pero dicen que si no es aceptado en Estados Unidos se quedará en Tijuana, pues considera a México como un tercer país seguro y donde hay empleo.

El caso de Antonio Escobar es uno de las 666 mil 106 deportaciones de personas que se realizaron durante los tres primeros años de la administración de Donald Trump.

De acuerdo con datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), en el 2017 fueron 140 mil 763 deportaciones, en el año 2018 aumentó a 258 mil 85 personas deportadas y para el 2019 fueron 267 mil 258 personas deportadas, aún no están públicas las cifras del 2020.

Pese al discurso antimigrante, Donald Trump fue el presidente que menos deportaciones tuvo en los últimos años, comparado con el gobierno de su antecesor Barack Obama.

En el gobierno de Obama tuvo en los primeros tres años de su primer periodo de gobierno un millón 189 mil 755 personas deportadas; la administración de Obama deportó en el 2010 un total 381 mil 962; en el 2011, 388 mil 409; en el 2012 fueron 419 mil 384 deportaciones.

Tijuana.- El señor Antonio Escobar nació en Honduras, a los 16 años migró a Estados Unidos donde logró tener una residencia permanente, pero en la administración del expresidente Donald Trump salió en su récord una riña que había tenido hace ocho años, motivo por el cual fue deportado hace dos años ocho meses.

“Yo estaba allá cuando Trump fue presidente y allá -en California- tuve un problema por una pelea años atrás y cuando el gobierno de Trump entró, empezó a 'checar' récords, a mí me deportaron por una pelea de ocho años atrás, era lo único que tenía en mi récord, porque nunca tuve problemas con la policía ni nada de eso”.

Antonio Escobar intentó hacer vida en su natal Honduras cuando fue deportado, por su fluido inglés consiguió un trabajo en centro de llamadas telefónicas, pero sobresalía del resto de los hondureños porque no hablaba un fluido español tras vivir por 34 años en Estados Unidos.



Por su acento al hablar fue vulnerable para que pandillas hondureñas le exigieran cobro de piso y tenía que pagar 30% de su sueldo a cambio de no ser violentado físicamente.

“Conseguí un buen trabajo cuando llegué -a Honduras- por el inglés, pero las pandillas me detectaron porque al hablar era como tartamudo, estaba trabajando en un call center y al primer pago me estaban esperando las pandillas, que les tenía que pagar el 30% de mi pago. No duré mucho -en Honduras-, como dos meses”.

Antonio Escobar dejó Honduras y encontró refugio en Tijuana, donde vive desde hace dos años y medio, dice que la ciudad es segura si te dedicas a trabajos lícitos.

“Hay mucho trabajo aquí, el que llega aquí y quiere trabajar, hay mucho trabajo por las oportunidades de trabajo y que está en frontera”.

En California tiene a cinco hijas, todas ellas norteamericanas y en Tijuana ocasionalmente tiene la oportunidad de ver a sus hijas.



El caso migratorio de Antonio Escobar, de 52 años, se encuentra en una corte en Estados Unidos, dice que fue castigado por cinco años y después de ese periodo dice que podrá apelar en una corte para regresar al país donde pasó 34 años de su vida.

No sabe qué sucederá con su caso migratorio, pero dicen que si no es aceptado en Estados Unidos se quedará en Tijuana, pues considera a México como un tercer país seguro y donde hay empleo.

El caso de Antonio Escobar es uno de las 666 mil 106 deportaciones de personas que se realizaron durante los tres primeros años de la administración de Donald Trump.

De acuerdo con datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), en el 2017 fueron 140 mil 763 deportaciones, en el año 2018 aumentó a 258 mil 85 personas deportadas y para el 2019 fueron 267 mil 258 personas deportadas, aún no están públicas las cifras del 2020.

Pese al discurso antimigrante, Donald Trump fue el presidente que menos deportaciones tuvo en los últimos años, comparado con el gobierno de su antecesor Barack Obama.

En el gobierno de Obama tuvo en los primeros tres años de su primer periodo de gobierno un millón 189 mil 755 personas deportadas; la administración de Obama deportó en el 2010 un total 381 mil 962; en el 2011, 388 mil 409; en el 2012 fueron 419 mil 384 deportaciones.

Local

Por falta de insumos cancelan vacunación en Fex: Pérez Rico

En lugar del centro de espectáculos, se activan tres nuevas sedes

Local

Prevén reactivación de visitas familiares en Ceresos de BC

Familiares deberán cumplir con rigurosas medidas sanitarias previstas en el Protocolo

Local

No hay temas pendientes, solo de seguimiento: Marina del Pilar

A partir de 7 de marzo la que fuera alcaldesa de Mexicali dejará el cargo a su suplente, Guadalupe Mora, para ir tras la gubernatura de Baja California

Local

Duermen en el FEX en espera de vacuna

Desde la noche del jueves adultos mayores acampan afuera de ese lugar en busca de su dosis

Sociedad

Hacen fila en sus coches en espera de vacunación

La Secretaría de Salud aplicará tres mil vacunas contra el Covid-19 en las instalaciones del Fex Mexicali

Mundo

Migrantes, víctimas de abusos en la frontera

HRW denuncia extorsiones, secuestros y falta de accesos a los servicios escenciales; Joe Biden envía equipo de "alto nivel"

Sociedad

Mujeres ganan presencia en las Fuerzas Armadas

Además, la participación de mujeres también se ha ampliado en el sector de la seguridad privada

Finanzas

Ecommerce duplicó quejas con bancos

En los meses más duros de la pandemia la Condusef trabajó a 90% de su capacidad: Óscar Rosado

Gossip

Renee ofrece concierto streaming con Daniel Quien, Bratty y Drims 

La intérprete opta por el genero pop independiente combinado con funk, rock y regional mexicano