/ lunes 3 de febrero de 2020

Desea guatemalteca ir a Estados Unidos

Angelina sufrió violencia intrafamiliar, pero por fortuna esa situación acabó y ahora busca una mejor calidad de vida lejos de su lugar de origen

Para Angelina, una mujer guatemalteca, la vida no ha sido fácil ya que se ha enfrentado a situaciones difíciles entre éstas violencia intrafamiliar, viéndose obligada a salir de su país de origen en busca de mejores oportunidades, sin importar que no sabe leer ni escribir y habla poco español porque se comunica en una lengua indígena.

Platicó que en Guatemala estaba dedicada a la atención de sus 7 hijos y al cultivo de diversos alimentos como frijol, calabaza, ajonjolí y maíz para autoconsumo y también para ofrecerlos en venta en apoyo a la economía familiar.

Angelina estuvo casada durante 29 años con un hombre con problemas de alcoholismo, quien debido a la enfermedad que presentaba tenía un comportamiento inapropiado con ella.



“Tomaba demasiado. Cada vez que bebía se mostraba violento conmigo. Era casi a diario. Yo me aguantaba todo porque tenía miedo de dejarlo, de irme de la casa porque nunca había trabajado. Además, pensaba, ¿a dónde me voy a ir?”, externó.

''Cuando me golpeaba, mis hijos se asustaban mucho porque él gritaba y mis niños veían todo. Luego crecieron y seguían viendo lo mal que su padre se comportaba. Fueron muchos años de esa vida''.

Fue hace poco más de un año que Angelina dejó de sufrir malos tratos físicos y psicológicos ante la salida de su casa del padre de sus hijos. En ese momento, ella tuvo que hacerse cargo de los gastos del hogar, tarea que le resultó complicada pues no pudo colocarse en un empleo porque no sabe leer ni escribir. Sin embargo, las ganas de salir adelante la impulsaron a buscar alternativas de una vida mejor, libre de la violencia intrafamiliar que vivió por casi 3 décadas.

TIENE FE EN DIOS

Hace un mes, Angelina se despertó un día con la intención de ir a Estados Unidos para demostrarse a ella misma que puede empezar de cero, trabajar y tener todo lo que siempre ha deseado, especialmente, estabilidad emocional lejos de la gente que la dañó.

Acompañada de su hijo adolescente, invirtiendo el poco dinero que tenía ahorrado, tomó un autobús de Guatemala a México logrando llegar a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde permaneció por varios días trabajando en la casa de una señora que los empleó y les brindó alojamiento, a pesar de no conocerlos.



“El habernos encontrado a esa señora fue una bendición. Con el dinero que nos pagó por limpiar y cuidar su casa por varios días, pudimos llegar hasta aquí (San Luis Río Colorado), pues lo que buscamos es llegar a los Estados Unidos para trabajar”, refirió.

Con voz nostálgica, Angelina dijo que en Guatemala dejó al resto de sus hijos, 5 de ellos ya son hombres y mujeres independientes, pero dos menores de edad dependen

económicamente de ella, por eso anhela trabajar en el vecino país ya que les prometió que, de lograr su objetivo, los apoyará para que estudien una carrera universitaria.



''Ya estoy muy cerca de Estados Unidos. Tengo Fe en Dios en que me ayudará para que me den asilo humanitario. Él conoce mi situación y sabe que no ha sido nada fácil para mí. Sé que siempre me acompaña y no me suelta de su mano''.

Por último, manifestó que en esta ciudad reciben alojamiento y alimentos en la Casa del Migrante “Don Chon”, lugar donde permanece mientras espera conseguir una entrevista con autoridades migratorias estadounidenses.

Para Angelina, una mujer guatemalteca, la vida no ha sido fácil ya que se ha enfrentado a situaciones difíciles entre éstas violencia intrafamiliar, viéndose obligada a salir de su país de origen en busca de mejores oportunidades, sin importar que no sabe leer ni escribir y habla poco español porque se comunica en una lengua indígena.

Platicó que en Guatemala estaba dedicada a la atención de sus 7 hijos y al cultivo de diversos alimentos como frijol, calabaza, ajonjolí y maíz para autoconsumo y también para ofrecerlos en venta en apoyo a la economía familiar.

Angelina estuvo casada durante 29 años con un hombre con problemas de alcoholismo, quien debido a la enfermedad que presentaba tenía un comportamiento inapropiado con ella.



“Tomaba demasiado. Cada vez que bebía se mostraba violento conmigo. Era casi a diario. Yo me aguantaba todo porque tenía miedo de dejarlo, de irme de la casa porque nunca había trabajado. Además, pensaba, ¿a dónde me voy a ir?”, externó.

''Cuando me golpeaba, mis hijos se asustaban mucho porque él gritaba y mis niños veían todo. Luego crecieron y seguían viendo lo mal que su padre se comportaba. Fueron muchos años de esa vida''.

Fue hace poco más de un año que Angelina dejó de sufrir malos tratos físicos y psicológicos ante la salida de su casa del padre de sus hijos. En ese momento, ella tuvo que hacerse cargo de los gastos del hogar, tarea que le resultó complicada pues no pudo colocarse en un empleo porque no sabe leer ni escribir. Sin embargo, las ganas de salir adelante la impulsaron a buscar alternativas de una vida mejor, libre de la violencia intrafamiliar que vivió por casi 3 décadas.

TIENE FE EN DIOS

Hace un mes, Angelina se despertó un día con la intención de ir a Estados Unidos para demostrarse a ella misma que puede empezar de cero, trabajar y tener todo lo que siempre ha deseado, especialmente, estabilidad emocional lejos de la gente que la dañó.

Acompañada de su hijo adolescente, invirtiendo el poco dinero que tenía ahorrado, tomó un autobús de Guatemala a México logrando llegar a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde permaneció por varios días trabajando en la casa de una señora que los empleó y les brindó alojamiento, a pesar de no conocerlos.



“El habernos encontrado a esa señora fue una bendición. Con el dinero que nos pagó por limpiar y cuidar su casa por varios días, pudimos llegar hasta aquí (San Luis Río Colorado), pues lo que buscamos es llegar a los Estados Unidos para trabajar”, refirió.

Con voz nostálgica, Angelina dijo que en Guatemala dejó al resto de sus hijos, 5 de ellos ya son hombres y mujeres independientes, pero dos menores de edad dependen

económicamente de ella, por eso anhela trabajar en el vecino país ya que les prometió que, de lograr su objetivo, los apoyará para que estudien una carrera universitaria.



''Ya estoy muy cerca de Estados Unidos. Tengo Fe en Dios en que me ayudará para que me den asilo humanitario. Él conoce mi situación y sabe que no ha sido nada fácil para mí. Sé que siempre me acompaña y no me suelta de su mano''.

Por último, manifestó que en esta ciudad reciben alojamiento y alimentos en la Casa del Migrante “Don Chon”, lugar donde permanece mientras espera conseguir una entrevista con autoridades migratorias estadounidenses.

Local

Cae la venta de autos usados en Mexicali

Crisis económica generada por pandemia afecta a posibles compradores

Local

Licencias federales vencidas en pandemia tendrán vigencia todo el 2020

Ante la suspensión de trámites por parte de la SCT ante Covid-19

Local

Solo 20% de las empresas constructoras tuvieron obras este año: CMIC

Algunas no tuvieron suficiente liquidez ni siquiera como para renovar su membresía ante la cámara

Local

Mueren por Covid-19 nueve embarazadas en BC

Ocho de esas defunciones ocurrieron en Tijuana y la otra en Mexicali: Pérez Rico

Sociedad

Estudiantes tendrán crisis de aprendizaje, advierte Banco Mundial

Cierre de las escuelas bajará puntajes de las pruebas promedio de niños de primaria y secundaria

Política

Fiscalización, reto de las campañas: Espadas Ancona

Uuc-Kib Espadas Ancona señala que urge regular los recursos que ingresan a campañas sin pasar por bancos o registros fiscales

Sociedad

A seis años del derrame en río Sonora, afectación persiste

Contaminación de pozos aqueja a municipios afectados por el vertido de sulfato de cobre acidulado

Finanzas

Disruptores | Las transnacionales digitales meten el acelerador en México

El país tenía un atraso en las compras en línea, pero la pandemia obligó a acelerar la adopción de pagos digitales y empujó al país tres años hacia el futuro, asegura Juan Luis Bordes, director general de PayPal para México

Mundo

Cosen peluches para sobrevivir en Gaza

Una pareja de discapacitados palestinos se mantiene apenas a flote con la venta de disfraces y muñecos de felpa durante la pandemia