/ martes 3 de abril de 2018

Doña Micaela lleva meses protestando

Ha sido víctima de hostigamiento de empleados del IMSS

Doña Micaela comentó que no está en condición de calle ni está ahí por necesidad, “una de mis hermanas vino hace unos días preocupada, pues vio en el Facebook que aquí estaba y quiso convencerme para ir con ella a la playa, pues lo que le dijeron sobre mí lo sintió como reclamos, pero le dije no se preocupara…”.

Y sí, con una voz despreocupada y segura de lo que hace Hernández de Rodríguez, tiene más de seis meses viviendo en la arboleda en el ala Sur de los jardines de Rectoría de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) frente a la Clínica 30 de especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Por esa área de la avenida Lerdo entre las calles G y F se ha convertido en un personaje típico y muy conocido para los que acuden los diversos lugares de la zona, la primaria “Benito Juárez”, las instalaciones del IMSS y los árboles universitarios en donde aseguró que antes de instalarse pidió permiso al lugar.

Mientras se hacía la entrevista un guardia de seguridad privada en bicicleta pasó a curiosear en dos ocasiones, en tanto uno más, a distancia por el acceso de la calle F a la Rectoría un guardia “gordito” se asomaba dando vueltas en “u” a la distancia y los pocos transeúntes miraban con curiosidad las pertenencias de Micaela.

“Aquí llevo como un año y cuatro meses…”, contestó a una pregunta aunque aclaró que no se acuerda con precisión, a mediados del año pasado pasaba el tiempo bajo un arbusto cercano a la Clínica 31 donde se le podía ver platicando con los vendedores que a veces le daban algunos alimentos.

Perros, lluvias y fríos

De tez morena y con la compañía de un perro que dice de su propiedad “tengo tres, pero a veces vienen conmigo, vivo a dos casas de la calle E y estoy aquí porque le he pedido al presidente Enrique Peña Nieto que ya no suba los precios, ni de la comida ni de las gasolinas…”, agregó en un tono muy convencido.

A pesar de estar casi a la intemperie y de haber pasado fríos y lluvias en el invierno pasado, dijo que estará el tiempo necesario, “Pablo Latapí, ya hizo un comentario en la televisión sobre mi situación y Cardenistas quieren que me quite porque les quito banderas que ellos están peleando con el Gobierno…”.

Afirmó que hace varias semanas le tiraron balazos y mostró un orificio que tapó con cemento a un lado de la cobija que le sirve de colchón para dormir, “hace poco, también volvieron a tirar y ahí están los impactos…”, expresó señalando con el dedo uno de los machuelos que bordean el camino que quedan frente a sus cosas.

Éstas se integran por una silla negra vieja y rota, cobijas, cajas de cartón donde tiene objetos que no quiso describir, bolsas con botellas de plástico y latas de refresco y cerveza, las cuales junta y entrega a gentes que se las llegan a comprar, mochilas, maletines, que forman su patrimonio callejero.


Decisión Personal

Su estancia la define como una decisión personal que no tiene fecha para terminar, pues se encuentra a la espera de que las cosas mejoren para el pueblo, desde los salarios, los precios de las cosas y unas patentes que dice ha entregado, entre ellas, la utilización de las llantas de desecho para la fabricación de huaraches.

Doña Micaela mencionó tener hijos y hermanos, aunque prefirió no hablar de ellos ni dar sus nombres, porque “no tiene caso, pero ellos saben porque estoy aquí…”, a pesar de que ha sufrido hostigamiento de parte de empleados del IMSS e inclusive hace meses robaron parte de sus pertenencias y fue cuando decidió acampar en el jardín.

A veces le niegan el acceso a los baños de la Clínica 30, pues al acudir a ellos varias veces los ha encontrado cerrados “les importa poco la gente que tiene familiares enfermos…” y en esas condiciones ha tenido que insistir y quejarse por ello y se ven obligados a darle el acceso.

Desde hace varios días consiguió unas latas donde ha sembrado diferentes legumbres que apenas enseñan unas hojitas, pero asegura que son chiles, tomates de diversas variedades y otras yerbas que espera cosechar, en tanto espera otras estaciones de clima y la solución a los temas que aunque no lo reconoce, tienen sentido social.

Doña Micaela comentó que no está en condición de calle ni está ahí por necesidad, “una de mis hermanas vino hace unos días preocupada, pues vio en el Facebook que aquí estaba y quiso convencerme para ir con ella a la playa, pues lo que le dijeron sobre mí lo sintió como reclamos, pero le dije no se preocupara…”.

Y sí, con una voz despreocupada y segura de lo que hace Hernández de Rodríguez, tiene más de seis meses viviendo en la arboleda en el ala Sur de los jardines de Rectoría de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) frente a la Clínica 30 de especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Por esa área de la avenida Lerdo entre las calles G y F se ha convertido en un personaje típico y muy conocido para los que acuden los diversos lugares de la zona, la primaria “Benito Juárez”, las instalaciones del IMSS y los árboles universitarios en donde aseguró que antes de instalarse pidió permiso al lugar.

Mientras se hacía la entrevista un guardia de seguridad privada en bicicleta pasó a curiosear en dos ocasiones, en tanto uno más, a distancia por el acceso de la calle F a la Rectoría un guardia “gordito” se asomaba dando vueltas en “u” a la distancia y los pocos transeúntes miraban con curiosidad las pertenencias de Micaela.

“Aquí llevo como un año y cuatro meses…”, contestó a una pregunta aunque aclaró que no se acuerda con precisión, a mediados del año pasado pasaba el tiempo bajo un arbusto cercano a la Clínica 31 donde se le podía ver platicando con los vendedores que a veces le daban algunos alimentos.

Perros, lluvias y fríos

De tez morena y con la compañía de un perro que dice de su propiedad “tengo tres, pero a veces vienen conmigo, vivo a dos casas de la calle E y estoy aquí porque le he pedido al presidente Enrique Peña Nieto que ya no suba los precios, ni de la comida ni de las gasolinas…”, agregó en un tono muy convencido.

A pesar de estar casi a la intemperie y de haber pasado fríos y lluvias en el invierno pasado, dijo que estará el tiempo necesario, “Pablo Latapí, ya hizo un comentario en la televisión sobre mi situación y Cardenistas quieren que me quite porque les quito banderas que ellos están peleando con el Gobierno…”.

Afirmó que hace varias semanas le tiraron balazos y mostró un orificio que tapó con cemento a un lado de la cobija que le sirve de colchón para dormir, “hace poco, también volvieron a tirar y ahí están los impactos…”, expresó señalando con el dedo uno de los machuelos que bordean el camino que quedan frente a sus cosas.

Éstas se integran por una silla negra vieja y rota, cobijas, cajas de cartón donde tiene objetos que no quiso describir, bolsas con botellas de plástico y latas de refresco y cerveza, las cuales junta y entrega a gentes que se las llegan a comprar, mochilas, maletines, que forman su patrimonio callejero.


Decisión Personal

Su estancia la define como una decisión personal que no tiene fecha para terminar, pues se encuentra a la espera de que las cosas mejoren para el pueblo, desde los salarios, los precios de las cosas y unas patentes que dice ha entregado, entre ellas, la utilización de las llantas de desecho para la fabricación de huaraches.

Doña Micaela mencionó tener hijos y hermanos, aunque prefirió no hablar de ellos ni dar sus nombres, porque “no tiene caso, pero ellos saben porque estoy aquí…”, a pesar de que ha sufrido hostigamiento de parte de empleados del IMSS e inclusive hace meses robaron parte de sus pertenencias y fue cuando decidió acampar en el jardín.

A veces le niegan el acceso a los baños de la Clínica 30, pues al acudir a ellos varias veces los ha encontrado cerrados “les importa poco la gente que tiene familiares enfermos…” y en esas condiciones ha tenido que insistir y quejarse por ello y se ven obligados a darle el acceso.

Desde hace varios días consiguió unas latas donde ha sembrado diferentes legumbres que apenas enseñan unas hojitas, pero asegura que son chiles, tomates de diversas variedades y otras yerbas que espera cosechar, en tanto espera otras estaciones de clima y la solución a los temas que aunque no lo reconoce, tienen sentido social.

Policiaca

Registran dos choques nocturnos este viernes

Paramédicos de Brigada del Sol arribaron al lugar para rescatar a lesionados

Local

Vigilarán transporte con más tecnología

GSV inauguró el Centro de Control del Transporte de vanguardia y las nuevas  oficinas del Simutra

Local

Video: Irrumpe policía violentamente en colonia Mexicali, en Rosarito

Aparentemente, respondieron a una denuncia de vecinos quejándose del ruido excesivo

Sociedad

En reunión con Pompeo, Ebrard pedirá a EU cumpla con acuerdos

Ebrard Casaubón comentó que el mejor ejemplo de cómo se combate la migración es generando empleo y desarrollo

Sociedad

Así operan en el país bandas de extranjeros

Colombianos, venezolanos y peruanos han sido identificados y detenidos por robos a residencias, extorsión y fraude en varios estados

Sociedad

Por desabasto frenan cirugías y consultas

En diversos hospitales del país no hay insumos básicos como las torundas; enfermos de cáncer, los más afectados

Policiaca

Registran dos choques nocturnos este viernes

Paramédicos de Brigada del Sol arribaron al lugar para rescatar a lesionados

Local

Aprueban 61% a la Guardia Nacional

Un 55% de los encuestados por el INEGI escuchó o presenció la venta de droga cerca de su vivienda.

Local

Video: Irrumpe policía violentamente en colonia Mexicali, en Rosarito

Aparentemente, respondieron a una denuncia de vecinos quejándose del ruido excesivo