imagotipo

Dan una mano para sonreír

  • Milthon Minor
  • en Mexicali

El rostro de Naomi Salazar, de 7 años, se iluminó al recibir una prótesis de mano, como parte del programa altruista “Una mano para Sonreír” del Instituto Tecnológico de Rehabilitación (ITR).

Al colocársela no le costó trabajo empezar a hacer mover los dedos, además de abrir y cerrar el puño, hasta hizo chocar su manita con el presidente de la asociación Rubén Castañeda.

Su mamá, Alma Suárez expresó que se sentía contenta de que su hija recibiera el aparato, que había estado buscando, sobre todo porque considera que hay mucho bullying en las escuelas, así ella podría adaptarse mejor a sus actividades diarias.

Lea también: Entregan prótesis de manos gratis

Naomi va en primero de primaria, ella así nació con una malformación en su mano derecha, pero aun así se desarrolla con naturalidad.

“Desde que nació me enseñaron a que la enseñara a que fuera una persona normal y ella lo hace todo prácticamente sin la necesidad de su manita”.

En el ITR le tomaron las medidas con un scanner para saber las características que debía tener el aparato.

Lee también: Emprendedor cambiará vidas con innovación

“Ayuda mucho, porque nosotros no tenemos para solventar una prótesis o lo que se ocupe, así cuando ayudan a personas ellos, nos sirve a nosotros”.

Ella se enteró a través de Facebook, se puso en contacto con el ITR y a las tres semanas le hablaron para tomar las medidas.