imagotipo

Las armas en México y su venta legal

  • Redacción LA VOZ en Línea
  • en Mexicali

Jesús Úrquidez

Las armas son la herramienta más antigua de la humanidad, aun antes de la rueda o el fuego, ya estaban con nosotros y seguirán acompañándonos hasta los últimos días de ésta.

Por otro lado restringir la venta y posesión de las mismas solo da un ganador que es la delincuencia y el crimen organizado y no importa cuántos candados ponga la autoridad; siempre podrán acceder a éstas y venderlas en forma descontrolada a quien puede pagarlas.

La industria de las armas en México tuvo su auge  durante 1930 hasta principios de 1970 cuando se empezó a considerar al sector privado para  comercializarlas. En esa época era común encontrar tiendas dedicadas a la venta, así como tiendas departamentales que exhibían en su área de deportes diversas armas.

Varias empresas mexicanas colocaron sus productos con éxito en el mercado mexicano durante esos años y varias firmas extranjeras trajeron sus productos a México.

Todo terminó cuando en 1968 el movimiento estudiantil, que culminó con la masacre de Tlatelolco, el Gobierno sintió la necesidad de regular las armas y calibres, a las que el pueblo tendría acceso, creando en 1972 la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos por decreto del entonces presidente Luis Echeverría.

Las fábricas se vieron obligadas a cerrar o cambiar de giro debido a lo difícil que era obtener el permiso del Gobierno para fabricar armas de fuego. Posteriormente la industria armamentista pasó a manos de la Sedena.

Hay mucho desconocimiento en el tema de las armas en este país. Existe el tabú de que solo en el “mercado negro” se pueden conseguir,  pero aquí te mostramos la guía para comprar un arma legal en México.

 

La tienda de armamento

Según el registro oficial del Ejército, al que pertenece la tienda, se vendieron 549 armas en 2000. Para 2015 las ventas se dispararon a 10 mil 115, un incremento que también refleja el aumento en las preocupaciones sobre la seguridad personal en medio del incremento de los homicidios en México.

Las ventas subieron de manera importante después del 2006, cuando el entonces presidente Felipe Calderón asumió el poder y declaró una guerra contra los cárteles de las drogas. En el país se registraron más de 164 mil asesinatos entre 2007 y 2014, según estadísticas oficiales.

En la tienda de armas se pueden encontrar 27 marcas, desde la estadounidense Colt, la austriaca Glock y la italiana Beretta, hasta las mexicanas Mendoza y Trejo.

Actualmente no hay estadísticas actualizadas sobre el número de armas que poseen los mexicanos, pero el proyecto Small Arms Survey señala que en 2007 los habitantes de México tenían 15.5 millones de armas, de las cuales 4.5 millones estaban registradas en el Ejército.

En el “mercado negro” compradores tienen acceso al mismo tipo de armas y calibre que las usadas por los cárteles de las drogas y no necesitan ningún papeleo. Para los habitantes de Tijuana, por ejemplo, es más sencillo comprar un arma que fue obtenida en alguna de las 15 tiendas de armas en San Diego y traficada a México, que viajar los más de 2 mil 700 kilómetros hasta la tienda oficial en la capital.