/ viernes 19 de abril de 2019

Alan García dejó una carta antes de suicidarse: "No hubo ni habrá sobornos"

El expresidente peruano rechazó las acusaciones por el caso Odebrecht y dijo que no tenía por qué sufrir esas injusticias y circos

El expresidente peruano Alan García rechazó las acusaciones de corrupción en una carta escrita antes de suicidarse el miércoles pasado, afirmando que "no hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza".

"He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos", escribió el exmandatario en el mensaje dirigido a sus seis hijos, que leyó este viernes en medio de sollozos su hija Luciana durante las exequias.

Foto: Reuters

"No hubo ni habrá cuenta ni soborno, ni riquezas, la historia tiene más valor que cualquier riqueza material", señaló el expresidente, quien se pegó un tiro en la cabeza el miércoles cuando iba a ser detenido por presunto lavado de activos y colusión en un caso vinculado al escándalo de la brasileña Odebrecht en Perú.

García, de 69 años, quien estuvo obsesionado durante su prolífica y controvertida carrera política de cuatro décadas por el lugar que ocuparía en la historia, escribió no estar dispuesto a soportar humillaciones.

García, socialdemócrata, gobernó Perú en dos ocasiones: 1985-1990 y 2006-2011.

Foto: Reuters

Esto dice la carta

Este es el texto completo de la carta, leída ante el ataúd del expresidente y en presencia de centenares de seguidores en el local partidario. Fue el último acto de las exequias antes de dirigirse al crematorio.

Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento.

Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones.

En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.

Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje de mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias.

No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no.

Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.

Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me impuse.

Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes.

El expresidente peruano Alan García rechazó las acusaciones de corrupción en una carta escrita antes de suicidarse el miércoles pasado, afirmando que "no hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza".

"He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos", escribió el exmandatario en el mensaje dirigido a sus seis hijos, que leyó este viernes en medio de sollozos su hija Luciana durante las exequias.

Foto: Reuters

"No hubo ni habrá cuenta ni soborno, ni riquezas, la historia tiene más valor que cualquier riqueza material", señaló el expresidente, quien se pegó un tiro en la cabeza el miércoles cuando iba a ser detenido por presunto lavado de activos y colusión en un caso vinculado al escándalo de la brasileña Odebrecht en Perú.

García, de 69 años, quien estuvo obsesionado durante su prolífica y controvertida carrera política de cuatro décadas por el lugar que ocuparía en la historia, escribió no estar dispuesto a soportar humillaciones.

García, socialdemócrata, gobernó Perú en dos ocasiones: 1985-1990 y 2006-2011.

Foto: Reuters

Esto dice la carta

Este es el texto completo de la carta, leída ante el ataúd del expresidente y en presencia de centenares de seguidores en el local partidario. Fue el último acto de las exequias antes de dirigirse al crematorio.

Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento.

Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones.

En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.

Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje de mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias.

No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no.

Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.

Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me impuse.

Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes.

Local

Atropellan a multitud en carreras clandestinas

Se reporta cuando menos a 9 personas heridas en el accidente incluyendo un reportero que se encontraba en el lugar

Policiaca

Joven denuncia agresión en negocio de Santa Mónica

La joven explicó a través de redes sociales como logró escapar

Local

Buscan que trabajadores del hogar se afilien al IMSS

La institución busca darles prestaciones al ser este un derecho que tienen como trabajadores

Finanzas

Alemán Magnani acusa golpes bajos a Interjet

Puras suposiciones, así califica el presidente de la empresa las versiones de una eventual quiebra y rescate de la aerolínea

Sociedad

Estados ponen trabas a las aplicaciones de movilidad

Debido a las legislaciones estatales, muchas apps trabajan en la ilegalidad y con ello, los choferes se arriesgan a ser sancionados o agredidos

Finanzas

Proyectan que tren eléctrico una a Cancún con ruta maya

La vía elevada que se planea conectaría la zona hotelera con el aeropuerto del principal destino turístico del país, donde una estación del Tren Maya atenderá a diario a 113 mil usuarios

Justicia

Huachicoleros negocian a plena luz del día entre Guatemala y Chiapas

Venden combustible y lo venden casi a mitad de precio a lo que cuesta en gasolineras de Pemex

Finanzas

Construyen sucursales del Banco Bienestar sin plan de negocios

El banco social respondió vía transparencia que el plan estratégico aún está en elaboración. El Ejército ya recibió los recursos para las primeras instalaciones

Celebridades

Vicente Fernández cumple 80 años y sigue siendo el rey

El representante universal de la música ranchera, cumple 80 años, sus amigos y colegas describen por qué es el icono de la canción mexicana