/ miércoles 16 de diciembre de 2020

Cuentacuentos, una tradición en Pakistán que se niega al olvido

En Pakistán los contadores de historias eran muy populares pero las redes sociales los han relegado casi al olvido

Los ojos de Mohamad Nasem brillan cuando explica las aventuras de un príncipe legendario. Pero en Pakistán, donde hasta hace medio siglo los contadores de historias eran muy populares, las redes sociales los han relegado casi al olvido.

Mientras cuenta las hazañas del famoso Saif-ul-Malook, una docena de hombres sonríe cuando menciona a la madre del héroe, “fuerte como 25 luchadores”, o a su prometida, “tan bella que, los que la miran desnudarse, escondidos, se desmayan”. Mohamad Nasem, con su barba blanca, parece sorprendido de tener tanto público. Según él, se debe a la entrevista con la AFP. “Normalmente, la gente me dice que estoy loco cuando explico estas historias”.

Este comerciante, de 65 años, asegura que conoce “50 leyendas”, que su padre le enseñó.

Desde el pequeño pueblo de Shogran (al norte de Pakistán), recubierto de nieve, explica que las historias, que “pueden durar días”, son “auténticas”, y constituyen “la historia, la cultura” de ese país.

Pero Mohamad Nasem no las ha transmitido a sus seis hijos.

“Cuando muera, estas historias morirán conmigo”, dice quien se considera “uno de los últimos contadores de historias” de la región.

MERCADO

A dos horas de Shogran, en el pueblo himalayo de Naran, cerca de donde se encuentra el lago Saif-ul-Malook, los jóvenes guías también conocen la historia del famoso príncipe y la cuentan a los turistas.

Pero Naran y Saif-ul-Malook son una excepción. Los cuentacuentos, otrora muy populares en Pakistán, se han apagado.

Peshawar, la capital de la provincia de Jaiber Patunjuá, donde se encuentran Naran y Shogran, fue durante mucho tiempo un lugar conocido por sus narradores. Desde el siglo XVI, tiene un “Qissa khawani bazar”, o “mercadillo de contadores de historias”, explica Muhammad Ali, que ha participado en un libro sobre el tema.

El barrio, hoy lleno de neones y de “tuk-tuk”, fue “el Time Square de la región” por “la excelencia de sus contadores de historias”, recuerda Naeem Safi, consultor de Lok virsa, el instituto de patrimonio folclórico paquistaní.

Mohammad Naseem, uno de los últimos cuentacuentos de Peshawar. Los narradores han perdido terreno entre la población en los últimos 50 años / Foto: AFP

En aquel entonces, Peshawar era un importante centro de comercio en Asia central y del sur.

“La escritura no era muy habitual. La transmisión del conocimiento se hacía oralmente. Explicar historias era fundamental: la gente se consideraba instruida si había oído suficientes” historias, afirma Safi.

Estos narradores eran “las herramientas de comunicación de aquella época. Eran los mensajeros”, reitera Ali Awais Qarni, investigador en historia y literatura de la Universidad de Peshawar. Unos relataban los peligros que corrieron en los trayectos, otros, guerras en países lejanos.

SEMANAS O MESES

“Cuando contaban la verdad, siempre añadían un poco de poesía y color”, asegura Qarni. “El público los escuchaba durante horas. A veces, una historia podía durar una semana, o un mes”.

A sus 75 años, Khwaja Safar Ali recuerda su juventud en Peshawar y el momento en que llegaban las caravanas de comerciantes. Por la noche, “nos sentábamos todos juntos y escuchábamos a los contadores de historias. Nos hablaban de Kabul, la URSS, Uzbekistán. Conocíamos esos países gracias a ellos”.

Pero, en los años 1960, con el transporte moderno, dejaron de llegar las caravanas a Peshawar, explica. Y aunque estos cuentacuentos seguían narrando historias en pequeños grupos, poco a poco fueron suplantados por la radio y la televisión.

“Hoy en día, los contadores de historias han desaparecido. La gente no tiene tiempo de escucharlos. Y ahora tienen sus teléfonos celulares, las redes sociales”, constata Khwaja Safar Ali, mostrando su propio móvil: “Es esto lo que ahora cuenta las historias”.

Uno de los últimos narradores de Peshawar, nacido en 1934, murió recientemente, explica Jalil Ahmed, un guía que hasta hace poco llevaba a sus clientes hasta este cuentista. “Ahora, la única manera de ver a estos contadores será quizás en el cementerio”, se lamenta.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los ojos de Mohamad Nasem brillan cuando explica las aventuras de un príncipe legendario. Pero en Pakistán, donde hasta hace medio siglo los contadores de historias eran muy populares, las redes sociales los han relegado casi al olvido.

Mientras cuenta las hazañas del famoso Saif-ul-Malook, una docena de hombres sonríe cuando menciona a la madre del héroe, “fuerte como 25 luchadores”, o a su prometida, “tan bella que, los que la miran desnudarse, escondidos, se desmayan”. Mohamad Nasem, con su barba blanca, parece sorprendido de tener tanto público. Según él, se debe a la entrevista con la AFP. “Normalmente, la gente me dice que estoy loco cuando explico estas historias”.

Este comerciante, de 65 años, asegura que conoce “50 leyendas”, que su padre le enseñó.

Desde el pequeño pueblo de Shogran (al norte de Pakistán), recubierto de nieve, explica que las historias, que “pueden durar días”, son “auténticas”, y constituyen “la historia, la cultura” de ese país.

Pero Mohamad Nasem no las ha transmitido a sus seis hijos.

“Cuando muera, estas historias morirán conmigo”, dice quien se considera “uno de los últimos contadores de historias” de la región.

MERCADO

A dos horas de Shogran, en el pueblo himalayo de Naran, cerca de donde se encuentra el lago Saif-ul-Malook, los jóvenes guías también conocen la historia del famoso príncipe y la cuentan a los turistas.

Pero Naran y Saif-ul-Malook son una excepción. Los cuentacuentos, otrora muy populares en Pakistán, se han apagado.

Peshawar, la capital de la provincia de Jaiber Patunjuá, donde se encuentran Naran y Shogran, fue durante mucho tiempo un lugar conocido por sus narradores. Desde el siglo XVI, tiene un “Qissa khawani bazar”, o “mercadillo de contadores de historias”, explica Muhammad Ali, que ha participado en un libro sobre el tema.

El barrio, hoy lleno de neones y de “tuk-tuk”, fue “el Time Square de la región” por “la excelencia de sus contadores de historias”, recuerda Naeem Safi, consultor de Lok virsa, el instituto de patrimonio folclórico paquistaní.

Mohammad Naseem, uno de los últimos cuentacuentos de Peshawar. Los narradores han perdido terreno entre la población en los últimos 50 años / Foto: AFP

En aquel entonces, Peshawar era un importante centro de comercio en Asia central y del sur.

“La escritura no era muy habitual. La transmisión del conocimiento se hacía oralmente. Explicar historias era fundamental: la gente se consideraba instruida si había oído suficientes” historias, afirma Safi.

Estos narradores eran “las herramientas de comunicación de aquella época. Eran los mensajeros”, reitera Ali Awais Qarni, investigador en historia y literatura de la Universidad de Peshawar. Unos relataban los peligros que corrieron en los trayectos, otros, guerras en países lejanos.

SEMANAS O MESES

“Cuando contaban la verdad, siempre añadían un poco de poesía y color”, asegura Qarni. “El público los escuchaba durante horas. A veces, una historia podía durar una semana, o un mes”.

A sus 75 años, Khwaja Safar Ali recuerda su juventud en Peshawar y el momento en que llegaban las caravanas de comerciantes. Por la noche, “nos sentábamos todos juntos y escuchábamos a los contadores de historias. Nos hablaban de Kabul, la URSS, Uzbekistán. Conocíamos esos países gracias a ellos”.

Pero, en los años 1960, con el transporte moderno, dejaron de llegar las caravanas a Peshawar, explica. Y aunque estos cuentacuentos seguían narrando historias en pequeños grupos, poco a poco fueron suplantados por la radio y la televisión.

“Hoy en día, los contadores de historias han desaparecido. La gente no tiene tiempo de escucharlos. Y ahora tienen sus teléfonos celulares, las redes sociales”, constata Khwaja Safar Ali, mostrando su propio móvil: “Es esto lo que ahora cuenta las historias”.

Uno de los últimos narradores de Peshawar, nacido en 1934, murió recientemente, explica Jalil Ahmed, un guía que hasta hace poco llevaba a sus clientes hasta este cuentista. “Ahora, la única manera de ver a estos contadores será quizás en el cementerio”, se lamenta.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

‘Sacan la vuelta’ a prohibición de vapeadores

Con máquinas expendedoras y a través de redes sociales hay quienes comercializan estos dispositivos

Local

Atienden a escuelas sin refrigeración; trabajarán en línea

El Sistema Educativo está revisando cuántas escuelas necesitan el mantenimiento o cambio de refrigeraciones

Policiaca

Reincidente sujeto es detenido por agentes municipales

Había causado daños al mismo edificio en abril del presente año

Finanzas

Familias usan crédito para comprar la canasta básica

La inflación superior a 7.5% provocó un rezago en los ingresos reales de los hogares, señala estudio

Sociedad

Gobierno de BC consigue cancelación de contrato para planta fotovoltaica

El proyecto de la planta fotovoltaica fue anunciado por el ex gobernador Jaime Bonilla en el 2020 y se tenía previsto que abasteciera de energía al Acueducto Río Colorado-Tijuana

Local

Declina Next Energy pero investigación penal continúa

La compañía Next Energy aceptó cancelar el contrato que la administración estatal anterior le otorgó

Mundo

Entra en vigor nueva ley que prohíbe el aborto en Oklahoma

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, firmó este miércoles la ley que permite emprender procesos penales contra cualquier persona que ayude a una mujer a abortar

Deportes

Quedará entre Zorros el campeonato Juvenil

CETYS Mexicali y CETYS Ensenada disputarán el trofeo de la Conadeip el próximo sábado

Deportes

Listos para estrenar la Mexicali Cup

Peloteros de la región inaugurarán este viernes la primera edición del torneo de la ALBM; la final se disputará el domingo en El Nido de los Águilas