/ viernes 1 de abril de 2022

Huertos voladores e invernaderos flotantes

La firma neoyorquina Mcheileh Studio trabaja en una flota de dirigibles que aloja espacios para cultivar alimentos y en un nuevo tipo de invernadero que se colocaría sobre el mar

Una novedosa flota de dirigibles se encargará de recorrer el mundo a baja velocidad, alojando espacios para cultivar y cosechar alimentos sin utilizar tierra, mientras que un nuevo tipo de invernadero estará situado sobre el mar, cerca de las costas, para producir plantas con una mezcla de agua marina y de la lluvia.

La firma Mcheileh Studio, de Nueva York, propuso construir granjas aeropónicas en enormes aeronaves, para que sobrevuelen pueblos, ciudades y espacios residenciales e incluso zonas alejadas de los núcleos urbanos, para tener la capacidad de ir distribuyendo alimentos.

Lee también: Ante crisis alimentaria en el mundo, consejeros agrícolas se reúnen para dialogar

Las llamadas “granjas aeropónicas” pertenecen al proyecto Aeroponic 2100 y producirán cultivos utilizando la aeroponía, que es un sistema que consigue que las plantas crezcan y fructifiquen sin usar suelo terrestre, en un entorno aéreo o de niebla, cerrado o semicerrado.

CULTIVOS POR LOS CIELOS

Para el proyecto, la aeroponía se va a combinar con otro método que tampoco requiere suelo agrícola, llamado hidroponía, que consiste en cultivar plantas en bandejas de agua con nutrientes disueltos y en sustratos estériles.

Los cultivos aeropónicos e hidropónicos serán distribuidos en plataformas apiladas verticalmente dentro de los dirigibles y utilizarán agua de lluvia recogida por el exterior de las aeronaves, así como agua de los mares previamente desalinizada.

Los huertos voladores ayudarían a eliminar la necesidad de transportar alimentos a largas distancias mediante transportes que generan altas emisiones de carbono y permitirían liberar tierras que se utilizan regularmente para la agricultura y que se van degradando por el uso de pesticidas.

Su funcionamiento no produce contaminación y además ofrecería una solución para llevar los alimentos” a una escala masiva.

Las aeronaves tendrían un clima interior controlado con medios tecnológicos, se desplazarían propulsadas por energía solar y eólica y estarían diseñadas para viajar a cualquier parte del mundo, incluidos los entornos desérticos y sitios de desastres naturales o provocados por el ser humano.

Cada huerto de Green Ocean contará con dos espacios verdes / Cortesía | EFE

"La arquitectura dirigible de Aeroponic 2100 presenta una visión de un futuro más ligero y móvil en el que podremos trasladar nuestras edificaciones sin tener que construir, destruir y reconstruir constantemente estructuras permanentes", según la revista de arquitectura y de diseño Dezeen.

Por su parte, el estudio N-ARK, en Hamamatsu, Japón, desarrolla una arquitectura innovadora centrada en resolver los problemas sociales derivados de los impactos medioambientales, como el aumento del nivel del mar y la salinidad de los suelos costeros a raíz de las inundaciones.

Su propuesta arquitectónica para la crisis climática que amenaza la vida en la tierra, consiste en desarrollar una arquitectura que se adapte al océano, fusionada con tecnologías, sistemas, diseños y materiales resistentes a la sal y un innovador método de agricultura basada en el agua de mar.

Según este estudio, para finales del siglo 21 se prevé que la población afectada por el aumento del nivel del mar llegue a los 760 millones de personas, y que en las ciudades costeras se agraven los daños causados por los tifones, inundaciones, mareas de tormenta y la sal marina, afectando a terrenos cultivables.

Cada huerto del proyecto Green Ocean contará con dos espacios verdes diferenciados destinados al cultivo de vegetales: uno a nivel del mar y el otro subacuático.

Por encima de la superficie marina, la granja dispondrá de un recinto acristalado cuyo ambiente tendrá la temperatura y humedad más favorables para cultivar verduras comestibles con un alto contenido de azúcar y vitaminas, mediante tecnologías de agricultura salina.

En la parte inferior de la huerta flotante, bajo el agua, se cultivarán algas y plantas destinadas a mejorar el medioambiente submarino, favoreciendo la producción del fitoplancton. La forma característica en V del techo de la edificación permitirá recolectar el agua de lluvia, el agua de mar fría también se utilizará para controlar la temperatura interior del recinto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La tecnología de agricultura salina o cultivo con agua de mar requiere un estricto control de la humedad y reproduce las condiciones de la capa superficial del suelo natural por medio de fibras especiales de pocos milímetros de diámetro. En este sistema se utiliza una mezcla de agua de mar y de lluvia, en la que se cultivan varios tipos de raíces que después se convierten en vegetales funcionales capaces de aprovechar los minerales y nutrientes contenidos en el agua de mar.

El proyecto Green Ocean permitirá cultivar hortalizas que utilicen el agua de mar como fuente de nutrientes, mejorará el entorno submarino cultivando algas que absorben CO2.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Una novedosa flota de dirigibles se encargará de recorrer el mundo a baja velocidad, alojando espacios para cultivar y cosechar alimentos sin utilizar tierra, mientras que un nuevo tipo de invernadero estará situado sobre el mar, cerca de las costas, para producir plantas con una mezcla de agua marina y de la lluvia.

La firma Mcheileh Studio, de Nueva York, propuso construir granjas aeropónicas en enormes aeronaves, para que sobrevuelen pueblos, ciudades y espacios residenciales e incluso zonas alejadas de los núcleos urbanos, para tener la capacidad de ir distribuyendo alimentos.

Lee también: Ante crisis alimentaria en el mundo, consejeros agrícolas se reúnen para dialogar

Las llamadas “granjas aeropónicas” pertenecen al proyecto Aeroponic 2100 y producirán cultivos utilizando la aeroponía, que es un sistema que consigue que las plantas crezcan y fructifiquen sin usar suelo terrestre, en un entorno aéreo o de niebla, cerrado o semicerrado.

CULTIVOS POR LOS CIELOS

Para el proyecto, la aeroponía se va a combinar con otro método que tampoco requiere suelo agrícola, llamado hidroponía, que consiste en cultivar plantas en bandejas de agua con nutrientes disueltos y en sustratos estériles.

Los cultivos aeropónicos e hidropónicos serán distribuidos en plataformas apiladas verticalmente dentro de los dirigibles y utilizarán agua de lluvia recogida por el exterior de las aeronaves, así como agua de los mares previamente desalinizada.

Los huertos voladores ayudarían a eliminar la necesidad de transportar alimentos a largas distancias mediante transportes que generan altas emisiones de carbono y permitirían liberar tierras que se utilizan regularmente para la agricultura y que se van degradando por el uso de pesticidas.

Su funcionamiento no produce contaminación y además ofrecería una solución para llevar los alimentos” a una escala masiva.

Las aeronaves tendrían un clima interior controlado con medios tecnológicos, se desplazarían propulsadas por energía solar y eólica y estarían diseñadas para viajar a cualquier parte del mundo, incluidos los entornos desérticos y sitios de desastres naturales o provocados por el ser humano.

Cada huerto de Green Ocean contará con dos espacios verdes / Cortesía | EFE

"La arquitectura dirigible de Aeroponic 2100 presenta una visión de un futuro más ligero y móvil en el que podremos trasladar nuestras edificaciones sin tener que construir, destruir y reconstruir constantemente estructuras permanentes", según la revista de arquitectura y de diseño Dezeen.

Por su parte, el estudio N-ARK, en Hamamatsu, Japón, desarrolla una arquitectura innovadora centrada en resolver los problemas sociales derivados de los impactos medioambientales, como el aumento del nivel del mar y la salinidad de los suelos costeros a raíz de las inundaciones.

Su propuesta arquitectónica para la crisis climática que amenaza la vida en la tierra, consiste en desarrollar una arquitectura que se adapte al océano, fusionada con tecnologías, sistemas, diseños y materiales resistentes a la sal y un innovador método de agricultura basada en el agua de mar.

Según este estudio, para finales del siglo 21 se prevé que la población afectada por el aumento del nivel del mar llegue a los 760 millones de personas, y que en las ciudades costeras se agraven los daños causados por los tifones, inundaciones, mareas de tormenta y la sal marina, afectando a terrenos cultivables.

Cada huerto del proyecto Green Ocean contará con dos espacios verdes diferenciados destinados al cultivo de vegetales: uno a nivel del mar y el otro subacuático.

Por encima de la superficie marina, la granja dispondrá de un recinto acristalado cuyo ambiente tendrá la temperatura y humedad más favorables para cultivar verduras comestibles con un alto contenido de azúcar y vitaminas, mediante tecnologías de agricultura salina.

En la parte inferior de la huerta flotante, bajo el agua, se cultivarán algas y plantas destinadas a mejorar el medioambiente submarino, favoreciendo la producción del fitoplancton. La forma característica en V del techo de la edificación permitirá recolectar el agua de lluvia, el agua de mar fría también se utilizará para controlar la temperatura interior del recinto.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La tecnología de agricultura salina o cultivo con agua de mar requiere un estricto control de la humedad y reproduce las condiciones de la capa superficial del suelo natural por medio de fibras especiales de pocos milímetros de diámetro. En este sistema se utiliza una mezcla de agua de mar y de lluvia, en la que se cultivan varios tipos de raíces que después se convierten en vegetales funcionales capaces de aprovechar los minerales y nutrientes contenidos en el agua de mar.

El proyecto Green Ocean permitirá cultivar hortalizas que utilicen el agua de mar como fuente de nutrientes, mejorará el entorno submarino cultivando algas que absorben CO2.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

[VIDEO] Militares resguardan FGR por detención de “El Tolín”

El despliegue es menos visible que en otras ocasiones pero se extiende a calles aledañas del edificio

Local

Patrones no registran a empleados con sueldos completos: IMSS

Los trabajadores pueden revisar si sus empleadores los tiene registrados con un salario menor, descargando la aplicación de “IMSS Digital”, revisando el portal de la institución, o asistiendo a la subdelegación

Local

Realizarán obras en calles secundarias y parques públicos

El pasado jueves, el Cabildo aprobó exactamente 89 millones 421 mil pesos para realizar 23 obras

Sociedad

CNDH solicita medidas de protección para la periodista Susana Carreño

La Comisión Nacional de Derechos Humanos pidió al gobierno de Jalisco y a las autoridades federales que investiguen la agresión que sufrió la periodista

Mundo

Sin indicios de que el tiroteo en Copenhague fuera ataque terrorista

La policía de Copenhague sostuvo este lunes que no hay indicios de que el tiroteo que dejó tres muertos el día de ayer haya sido un ataque terrorista

Mundo

Ucrania acusa a prorrusos de encarcelar a más de 10 mil civiles en Mariupol

Autoridades ucranianas de Mariupol acusaron que los mandos de la autoproclamada República Popular de Donetsk han encarcelado a miles de habitantes de la ciudad

Sociedad

Escasez de agua: Nuevo León se queda con La Boca seca

Pocos patos, embarcaciones varadas y tierra árida es todo lo que queda en una de las presas que dotaba de agua a Monterrey

Sociedad

Jonás custodia, desde hace días, un tinaco con el vital líquido que escasea en NL

El joven vigila un tinaco de 10 mil litros de agua al que no se le puede sacar el líquido porque tiene desperfectos en sus llaves dispensadoras.

Tecnología

Laika: Tech para los "nuevos hijos"

La plataforma de e-commerce explica cómo es que el mercado de mascotas ha evolucionado desde estar sólo enfocado en alimentos a parecerse más al de bebés y artículos infantiles