imagotipo

Un mexicano fue el que inventó los Flamin’ Hot Cheetos

  • Agencias
  • en Mundo

Cuando piensas en Flamin’ Hot Cheetos se te vienen a la mente muchos momentos divertidos, como aquella vez que decidiste probarlos con queso  por primera vez o aquella fiesta en casa en la que te apoderaste de la bolsa y simplemente no podías parar de comerlos, porque pues… ¿así es esto no?

En fin, el caso es que no podrías disfrutar de esa bella cantidad de acidez y sabor en un fritura si no fuera por un inmigrante mexicano llamado Richard Montañez, quien empezó a trabajar como conserje y logró alcanzar “el sueño americano” gracias a un carrito de elotes.

Montañez creció en los alrededores de Ontario, California y era conserje en una planta “Frito Lay” ubicada en Rancho Cucamonga, ya que con falta de estudios y un inglés nada fluido era a lo que en ese momento podía aspirar.

Así fue hasta que un dia, Richard observó cómo preparaban un “vasito de elotes” en un carrito en la calle: mantequilla, queso, salsa, chile en polvo… como normalmente los latinos lo disfrutan, y pensó que podía hacer algo parecido con un cheeto.

“Se me ocurrió ponerle picante a un Cheeto mezclando algunos ingredientes en la cocina de mi madre y llevé la prueba a mis compañeros de trabajo, a quienes les encantó el experimento,” mencionó Montañez en una entrevista.

De ahí le presentó la idea al presidente de la compañía y la posible imagen de la envoltura. Los Flamin’ Hot Cheetos se convirtieron en el producto más vendido en poco tiempo y la vida de conserje quedó atrás.

Ahora, Richard se encarga de dirigir ventas especializadas en la empresa PepsiCO en América del Norte y apoya en caridad a estudiantes universitarios hispanos, escribió un libro llamado “A boy, a burrito, and a cookie”, también participa en campañas de lugares de comida rápida, tales como Taco Bell, quienes utilizan los Flamin’ Hot Cheetos como parte principal de alguno de sus platillos, tales como esta belleza:

news_photo_86089_1495222550