/ lunes 3 de enero de 2022

Se encomendó a Dios y venció al Covid-19

El agente municipal Juan Vicente Díaz Urzúa fue uno de quienes lograron vencer ese padecimiento

“Todo va a estar bien, no se preocupen”, fueron las palabras que logró enviar en un mensaje el oficial Juan Vicente Díaz Urzúa, agente de la Policía Municipal, a sus familiares minutos antes de ser ingresado a una clínica de salud en junio del 2020, tras dar positivo a Covid-19.

El oficial Díaz Urzúa es uno de los más de 500 agentes de la Policía que desde mediados de marzo del 2020 han sido afectados por la pandemia del coronavirus, que ha golpeado a todas las corporaciones de policía.

A más de un año y medio de haber sufrido dicho padecimiento, recordó que fue días antes de la celebración del Día del Padre cuando al estar cubriendo la zona Noreste sus compañeros presentaron síntomas de este virus.

SU VERSIÓN

“Andábamos por el área y de repente comencé a sentir malestar, cansancio, fatiga, temperaturas altas después de trabajar y me dijeron que tal vez era positivo a Covid”, recordó.

Durante varios días, dijo, se mantuvo aislado de su familia en su vivienda y el Día del Padre de ese año acudió a una institución de salud, donde permaneció internado bajo resguardo médico.

“A esta altura varios compañeros ya habían perdido la batalla contra este virus, por mi mente no pasó nada que no fuera el desamparo de mi familia, el dolor de mi madre, de mi padre que todavía vive, de mi esposa y de mis hijos que no pude ni decirles un adiós”, comentó.

“Al momento que me iban a internar me encomendé a Dios; mi último mensaje que les mandé por teléfono, ya que no los pude ver más, es que todo iba a estar bien y que no se preocuparan”, agregó.

Además de su familia, gran parte del apoyo del agente Díaz Urzúa fueron sus compañeros de armas, con quienes convive día a día en su labor para dar seguridad a la ciudadanía.

Refirió que ya que se supo que se encontraba internado por Covid, sus mismos compañeros se movilizaron para obtener oxígeno, medicamentos y tratamientos, además de brindar apoyo moral a su esposa y su mamá.

Un tiempo cercano a la semana fue lo que permaneció internado, donde una vez dado de alta fue puesto bajo resguardo en su vivienda, tiempo que se prolongó cerca de dos meses.

Diaz Urzúa, con más de 20 años de servicio en la Dirección de Seguridad Pública Municipal, en diversas áreas de la corporación, sufrió al no poder desempeñar su labor al servicio de la sociedad.

“Me gusta ser policía y la verdad me estaba sintiendo triste por ya no volver a patrullar, después de que duré dos meses en mi casa y me querían dejar en contingencia un año más ahí me sentí desorientado”, dijo.

Sin embargo, su vocación de servir a la gente fue lo que día a día lo mantuvo firme en poder regresar a la corporación y al paso de los meses logró incorporarse y continuar realizando la labor que más le apasiona.

UN RECUENTO

El virus del Covid-19 ha golpeado las filas de la corporación; un total de 17 agentes, padres, madres, hijos, tíos o hermanos, han caído ante este padecimiento.

Como sobreviviente de este virus dijo a sus hermanos azules que quienes se encuentren enfrentando esta enfermedad le echen ganas, ya que no se están solos.

“Nunca se dejen vencer, no caigan en depresión, deben de luchar para salir adelante, así como siempre hemos luchado por sobresalir y tener algo en la vida, así vamos a tener que pelear por la vida”, finalizó.

Erick Reynaga | La Voz de la Frontera

“Todo va a estar bien, no se preocupen”, fueron las palabras que logró enviar en un mensaje el oficial Juan Vicente Díaz Urzúa, agente de la Policía Municipal, a sus familiares minutos antes de ser ingresado a una clínica de salud en junio del 2020, tras dar positivo a Covid-19.

El oficial Díaz Urzúa es uno de los más de 500 agentes de la Policía que desde mediados de marzo del 2020 han sido afectados por la pandemia del coronavirus, que ha golpeado a todas las corporaciones de policía.

A más de un año y medio de haber sufrido dicho padecimiento, recordó que fue días antes de la celebración del Día del Padre cuando al estar cubriendo la zona Noreste sus compañeros presentaron síntomas de este virus.

SU VERSIÓN

“Andábamos por el área y de repente comencé a sentir malestar, cansancio, fatiga, temperaturas altas después de trabajar y me dijeron que tal vez era positivo a Covid”, recordó.

Durante varios días, dijo, se mantuvo aislado de su familia en su vivienda y el Día del Padre de ese año acudió a una institución de salud, donde permaneció internado bajo resguardo médico.

“A esta altura varios compañeros ya habían perdido la batalla contra este virus, por mi mente no pasó nada que no fuera el desamparo de mi familia, el dolor de mi madre, de mi padre que todavía vive, de mi esposa y de mis hijos que no pude ni decirles un adiós”, comentó.

“Al momento que me iban a internar me encomendé a Dios; mi último mensaje que les mandé por teléfono, ya que no los pude ver más, es que todo iba a estar bien y que no se preocuparan”, agregó.

Además de su familia, gran parte del apoyo del agente Díaz Urzúa fueron sus compañeros de armas, con quienes convive día a día en su labor para dar seguridad a la ciudadanía.

Refirió que ya que se supo que se encontraba internado por Covid, sus mismos compañeros se movilizaron para obtener oxígeno, medicamentos y tratamientos, además de brindar apoyo moral a su esposa y su mamá.

Un tiempo cercano a la semana fue lo que permaneció internado, donde una vez dado de alta fue puesto bajo resguardo en su vivienda, tiempo que se prolongó cerca de dos meses.

Diaz Urzúa, con más de 20 años de servicio en la Dirección de Seguridad Pública Municipal, en diversas áreas de la corporación, sufrió al no poder desempeñar su labor al servicio de la sociedad.

“Me gusta ser policía y la verdad me estaba sintiendo triste por ya no volver a patrullar, después de que duré dos meses en mi casa y me querían dejar en contingencia un año más ahí me sentí desorientado”, dijo.

Sin embargo, su vocación de servir a la gente fue lo que día a día lo mantuvo firme en poder regresar a la corporación y al paso de los meses logró incorporarse y continuar realizando la labor que más le apasiona.

UN RECUENTO

El virus del Covid-19 ha golpeado las filas de la corporación; un total de 17 agentes, padres, madres, hijos, tíos o hermanos, han caído ante este padecimiento.

Como sobreviviente de este virus dijo a sus hermanos azules que quienes se encuentren enfrentando esta enfermedad le echen ganas, ya que no se están solos.

“Nunca se dejen vencer, no caigan en depresión, deben de luchar para salir adelante, así como siempre hemos luchado por sobresalir y tener algo en la vida, así vamos a tener que pelear por la vida”, finalizó.

Erick Reynaga | La Voz de la Frontera

Policiaca

En abril FGE logró la aprehensión de 441 personas por diversos delitos

Principalmente, en delitos como secuestro, homicidio doloso y delitos de índole sexual

Local

Rechaza Ayuntamiento entregar bienes a San Felipe

Ayuntamiento de Mexicali, rechazó la entrega de bienes muebles, inmuebles, así como archivos, al naciente municipio de San Felipe.

Tecnología

Día Mundial del Internet: ¿Herramienta actual indispensable?

La efeméride da a conocer las posibilidades de las nuevas tecnologías y promueve el acceso a la red

Gossip

Morat: Los números importan

El cuarteto colombiano, cuyas cifras de seguidores y escuchas en las redes sociales y las plataformas son apabullantes, habla de sus planes de mostrar una evolución en su cuarto disco de estudio

Local

Jueces y litigantes retrasan la mejora de estado de derecho

Malos abogados aportan testigos falsos y promueven recursos notoriamente improcedentes

Doble Vía

Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia; ¿por qué el 17 de mayo?

En 2004 la ONU declaró el 17 de mayo Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia

Sociedad

Estado de Derecho es más fuerte en Querétaro y Yucatán

Guerrero, Morelos, Quintana Roo y la Ciudad de México fueron los peor evaluados en el índice desarrollado por World Justice Project

Sociedad

Mueren miles de peces en laguna de Guerrero

A través de redes sociales, los pescadores de los municipios Florencio Villarreal y Copala denunciaron que se encontraron con toneladas de peces muertos a la orilla de la laguna