/ lunes 10 de junio de 2024

En Voz Baja | Porras

PORRAS

La mañana de ayer, la Junta Local Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral (INE) entregó las constancias de mayoría a la fórmula ganadora al Senado de la República, así como al número uno de la fórmula mejor perdedora. Y es que mientras la porra de Morena esperaba la llegada de JULIETA RAMÍREZ y ARMANDO AYALA, recibieron al mejor perdedor, al panista GUSTAVO SÁNCHEZ VÁSQUEZ, quien no dudó en saludar a tan distinguidas damas y caballeros. El ex alcalde mexicalense recibió la constancia junto con su suplente, el ex diputado local MÁXIMO GARCÍA. Entre los presentes se encontraba el dirigente estatal del PAN, MARIO OSUNA JIMÉNEZ; el dirigente municipal ALEJANDRO COTA SANTOS, las cuasi diputadas locales ALEJANDRINA CORRAL QUINTERO, que casi amarra su relección, así como MARÍA YOLANDA GAONA, además del ex alcalde RODOLFO VALDEZ GUTIÉRREZ.

Por el lado guinda, la ex directora del Instituto del Deporte del Estado, LOURDES CAÑEZ y el ex secretario de Desarrollo Social del estado, NETZAHUALCÓYOTL JÁUREGUI.

COMPROMISO

Cuando el INE otorgó la constancia de mayoría a JULIETA RAMÍREZ, quien obtuvo una histórica votación en las recientes elecciones, ella aprovechó su intervención para decir: “Agradezco el respaldo de los votantes y reafirmo mi compromiso de trabajar por el bienestar del pueblo de Baja California”. Asimismo, manifestó su apoyo a la construcción del segundo piso de la Cuarta Transformación, proyecto impulsado por la presidenta electa CLAUDIA SHEINBAUM PARDO La senadora electa concluyó su discurso subrayando la importancia de mantener la unidad y continuar con los esfuerzos para lograr los objetivos planteados por Morena.

INCERTIDUMBRE

Los agricultores del valle de Mexicali viven en la incertidumbre. No solo son los bajos precios internacionales que utilizan los alimentos que son necesarios para la vida humana, tratándola como mercancía especulativa, sino por la falta de agua. Existe desconfianza en las autoridades, sobre todo en las negociaciones que realiza en lo oscurito la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), ya que a todos tomó por sorpresa la firma del Acta 330, complementaria de la 323, en la que México cede 493.4 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua, en la que se descontarán de la cuota anual que recibe el valle de Mexicali que es de 1 mil 850 Mm3 de agua, que se dividirán en 164 Mm3 en 2024, 247 Mm3 en 2025 y 82 Mm3 en 2026. Esto, a parte de los volúmenes que se descontarán por los niveles del Lago Mead y que para este 2024 serán por 99 Mm3. Pero producto del Acta 330, México recibirá a través de la CILA 65 millones de dólares (mdd).

Sin embargo, los agricultores tienen desconfianza de las obras que gestiona la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que consideran como de mala calidad, como fue el canal Nuevo Delta, que sigue con fugas de agua. Debido a las malas condiciones del mercado internacional, así como la falta de apoyos y la desaparición de programas por parte del gobierno federal, los agricultores prefieren que les paguen por descansar tierras, a seguir perdiendo dinero en cada cosecha. Los resultados están a la vista. Cerca de 10 mil hectáreas de trigo se dejaron de sembrar en este ciclo agrícola. La incertidumbre es porque una vez que se pague por el descanso de tierras y termine la vigencia de las actas 323 y 330 el 31 de diciembre del 2026, entonces ¿qué es lo que va a pasar con ellos? Seguramente los gobiernos de Estados Unidos y México ya habrán firmado una nueva Acta. Entonces no hay planes de lo que podrán hacer los agricultores del valle de Mexicali. Así que en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social de Baja California (SADERBC), que está a cargo de LUIS ROBERTO AYALA, debe levantar la mira e ir pensando en alguna estrategia que vaya más allá del 2026. De lo contrario, el campo mexicalense corre el riesgo de irse por el caño. Y no mencionamos a la SADER federal, porque parece que lo que buscan es acabar con el campo mexicano, todo por cumplir un sueño guajiro de una malentendida autosuficiencia alimentaria.

100 PESOS

Hablando precisamente del campo, al no haber solución al bajo precio del trigo, el presidente del grupo Producción y Progreso de Baja California, RICARDO MUÑOZ SILVA, informó que buscarán reunirse con la alcaldesa NORMA BUSTAMANTE MARTÍNEZ para plantear la solicitud de 100 pesos por tonelada que otorgó el año pasado, pues consideran que el precio fijo de 300 dólares por tonelada pactado con los industriales terminará afectando al sector.

PORRAS

La mañana de ayer, la Junta Local Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral (INE) entregó las constancias de mayoría a la fórmula ganadora al Senado de la República, así como al número uno de la fórmula mejor perdedora. Y es que mientras la porra de Morena esperaba la llegada de JULIETA RAMÍREZ y ARMANDO AYALA, recibieron al mejor perdedor, al panista GUSTAVO SÁNCHEZ VÁSQUEZ, quien no dudó en saludar a tan distinguidas damas y caballeros. El ex alcalde mexicalense recibió la constancia junto con su suplente, el ex diputado local MÁXIMO GARCÍA. Entre los presentes se encontraba el dirigente estatal del PAN, MARIO OSUNA JIMÉNEZ; el dirigente municipal ALEJANDRO COTA SANTOS, las cuasi diputadas locales ALEJANDRINA CORRAL QUINTERO, que casi amarra su relección, así como MARÍA YOLANDA GAONA, además del ex alcalde RODOLFO VALDEZ GUTIÉRREZ.

Por el lado guinda, la ex directora del Instituto del Deporte del Estado, LOURDES CAÑEZ y el ex secretario de Desarrollo Social del estado, NETZAHUALCÓYOTL JÁUREGUI.

COMPROMISO

Cuando el INE otorgó la constancia de mayoría a JULIETA RAMÍREZ, quien obtuvo una histórica votación en las recientes elecciones, ella aprovechó su intervención para decir: “Agradezco el respaldo de los votantes y reafirmo mi compromiso de trabajar por el bienestar del pueblo de Baja California”. Asimismo, manifestó su apoyo a la construcción del segundo piso de la Cuarta Transformación, proyecto impulsado por la presidenta electa CLAUDIA SHEINBAUM PARDO La senadora electa concluyó su discurso subrayando la importancia de mantener la unidad y continuar con los esfuerzos para lograr los objetivos planteados por Morena.

INCERTIDUMBRE

Los agricultores del valle de Mexicali viven en la incertidumbre. No solo son los bajos precios internacionales que utilizan los alimentos que son necesarios para la vida humana, tratándola como mercancía especulativa, sino por la falta de agua. Existe desconfianza en las autoridades, sobre todo en las negociaciones que realiza en lo oscurito la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), ya que a todos tomó por sorpresa la firma del Acta 330, complementaria de la 323, en la que México cede 493.4 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua, en la que se descontarán de la cuota anual que recibe el valle de Mexicali que es de 1 mil 850 Mm3 de agua, que se dividirán en 164 Mm3 en 2024, 247 Mm3 en 2025 y 82 Mm3 en 2026. Esto, a parte de los volúmenes que se descontarán por los niveles del Lago Mead y que para este 2024 serán por 99 Mm3. Pero producto del Acta 330, México recibirá a través de la CILA 65 millones de dólares (mdd).

Sin embargo, los agricultores tienen desconfianza de las obras que gestiona la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que consideran como de mala calidad, como fue el canal Nuevo Delta, que sigue con fugas de agua. Debido a las malas condiciones del mercado internacional, así como la falta de apoyos y la desaparición de programas por parte del gobierno federal, los agricultores prefieren que les paguen por descansar tierras, a seguir perdiendo dinero en cada cosecha. Los resultados están a la vista. Cerca de 10 mil hectáreas de trigo se dejaron de sembrar en este ciclo agrícola. La incertidumbre es porque una vez que se pague por el descanso de tierras y termine la vigencia de las actas 323 y 330 el 31 de diciembre del 2026, entonces ¿qué es lo que va a pasar con ellos? Seguramente los gobiernos de Estados Unidos y México ya habrán firmado una nueva Acta. Entonces no hay planes de lo que podrán hacer los agricultores del valle de Mexicali. Así que en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social de Baja California (SADERBC), que está a cargo de LUIS ROBERTO AYALA, debe levantar la mira e ir pensando en alguna estrategia que vaya más allá del 2026. De lo contrario, el campo mexicalense corre el riesgo de irse por el caño. Y no mencionamos a la SADER federal, porque parece que lo que buscan es acabar con el campo mexicano, todo por cumplir un sueño guajiro de una malentendida autosuficiencia alimentaria.

100 PESOS

Hablando precisamente del campo, al no haber solución al bajo precio del trigo, el presidente del grupo Producción y Progreso de Baja California, RICARDO MUÑOZ SILVA, informó que buscarán reunirse con la alcaldesa NORMA BUSTAMANTE MARTÍNEZ para plantear la solicitud de 100 pesos por tonelada que otorgó el año pasado, pues consideran que el precio fijo de 300 dólares por tonelada pactado con los industriales terminará afectando al sector.

ÚLTIMASCOLUMNAS