/ domingo 12 de julio de 2020

Peligra el Campestre

El inicio del verano y la falta de recursos por el cierre tienen en la cuerda floja al Campestre de Mexicali

Después de más de 114 días cerrado por la pandemia por el Covid-19, los campos del Club Campestre de Mexicali empiezan a sufrir los estragos y temen que la ciudad pueda perder a uno de sus pulmones.

Francisco Echeverría Verdugo, gerente general del Club Campestre de Mexicali, informó que debido al cierre temporal por la pandemia, cada vez resulta más costoso mantener las instalaciones.

“Contamos con 45 hectáreas de área verde, somos hogar de una amplia flora de más de 3 mil árboles y fauna de una gran variedad de especies de cielo, mar y tierra”, dijo.

“Pero ya no contamos con el recurso económico suficiente para mantener una zona tan grande, que sirve para purificar el aire tan contaminado de nuestra ciudad. Durante el verano aumentan nuestros costos de operación, por el extremo calor que hace en Mexicali”.

La gran cantidad de flora y fauna en el Campestre podría verse afectada por el cierre de actividades / Juan Barak

La llegada del verano y la falta de ingresos por el cierre parcial, dijo, son los principales factores que ponen en riesgo el mantenimiento de la zona.

“No todos los campos de golf en el mundo son considerados pulmones para su ciudad, ya que no cuentan con elementos tan importantes como la ubicación geográfica, la flora y fauna como el caso del Campestre de Mexicali”, agregó.


Listos para una reapertura

El Club Campestre de Mexicali ya trabaja en un protocolo de seguridad para cuando se pueda realizar una reapertura.

Basados en los protocolos emitidos por las autoridades de Salud del estado, apegados también a los reglamentos de la Federación Mexicana de Golf y la Asociación de Golf del Sur de California e inspeccionados por Coepris y el ayuntamiento de Mexicali, estarían listos para abrir de nuevo.

Entre esos protocolos, se incluye el uso obligatorio de cubrebocas durante el juego, un jugador por carrito de golf, salidas espaciadas entre jugadores, uso de tapetes desinfectantes, estaciones con gel antibacterial y distancia social.

“Quienes integramos la familia Campestre de Mexicali, hemos apoyado lo más que hemos

podido para mantener nuestro campo de golf, pero mantener un área verde tan grande en el verano sin ingresos es muy complicado, a pesar de ser catalogados como un deporte de bajo riesgo, en el cual el peligro de contagio es mínimo”.

Actualmente el Club Campestre de Mexicali es uno de los campos de golf que permanecen cerrados, junto a “Las Caras de México”, ubicado en San Felipe.

Después de más de 114 días cerrado por la pandemia por el Covid-19, los campos del Club Campestre de Mexicali empiezan a sufrir los estragos y temen que la ciudad pueda perder a uno de sus pulmones.

Francisco Echeverría Verdugo, gerente general del Club Campestre de Mexicali, informó que debido al cierre temporal por la pandemia, cada vez resulta más costoso mantener las instalaciones.

“Contamos con 45 hectáreas de área verde, somos hogar de una amplia flora de más de 3 mil árboles y fauna de una gran variedad de especies de cielo, mar y tierra”, dijo.

“Pero ya no contamos con el recurso económico suficiente para mantener una zona tan grande, que sirve para purificar el aire tan contaminado de nuestra ciudad. Durante el verano aumentan nuestros costos de operación, por el extremo calor que hace en Mexicali”.

La gran cantidad de flora y fauna en el Campestre podría verse afectada por el cierre de actividades / Juan Barak

La llegada del verano y la falta de ingresos por el cierre parcial, dijo, son los principales factores que ponen en riesgo el mantenimiento de la zona.

“No todos los campos de golf en el mundo son considerados pulmones para su ciudad, ya que no cuentan con elementos tan importantes como la ubicación geográfica, la flora y fauna como el caso del Campestre de Mexicali”, agregó.


Listos para una reapertura

El Club Campestre de Mexicali ya trabaja en un protocolo de seguridad para cuando se pueda realizar una reapertura.

Basados en los protocolos emitidos por las autoridades de Salud del estado, apegados también a los reglamentos de la Federación Mexicana de Golf y la Asociación de Golf del Sur de California e inspeccionados por Coepris y el ayuntamiento de Mexicali, estarían listos para abrir de nuevo.

Entre esos protocolos, se incluye el uso obligatorio de cubrebocas durante el juego, un jugador por carrito de golf, salidas espaciadas entre jugadores, uso de tapetes desinfectantes, estaciones con gel antibacterial y distancia social.

“Quienes integramos la familia Campestre de Mexicali, hemos apoyado lo más que hemos

podido para mantener nuestro campo de golf, pero mantener un área verde tan grande en el verano sin ingresos es muy complicado, a pesar de ser catalogados como un deporte de bajo riesgo, en el cual el peligro de contagio es mínimo”.

Actualmente el Club Campestre de Mexicali es uno de los campos de golf que permanecen cerrados, junto a “Las Caras de México”, ubicado en San Felipe.

Gossip

Johnny Depp recibe Premio Donostia en medio de polémica

El actor agradeció su apoyo al Festival de San Sebastián y ofreció una disculpa por los problemas que pudo haber causado

Gossip

Mentiras esta de vuelta en sus tres versiones: musical, concierto y teatro

 El escritor José Manuel López Velarde, y los productores Alejandro Gou y Oscar Carnicero fundan Mentiras Group 

Cultura

Pandemia reduce participación de niños en los semilleros creativos

Circunstancias familiares llevó al cierre de 60 centros en diferentes estados

Cultura

Subastarán autorretrato de Frida Kahlo

Autorretrato se venderá en un estimado de más de 30 millones de dólares en una subasta en Nueva York, dijo Sotheby's

Local

Carl Jubran y la necesidad de internacionalizar a los universitarios

El rector del The American College of the Mediterranean en el sur de Francia, se unió a los festejos por los 60 años del Cetys Universidad

Literatura

A Fuego Lento, la nueva novela de Paula Hawkins, autora de La Chica del Tren

A la gente le gustan las vidas comunes con giros oscuros, dice en la presentación de su nuevo libro, A fuego lento