/ lunes 8 de noviembre de 2021

Tu correo electrónico también contamina

Cuando somos conscientes de la cadena que involucra el envío de un e-mail entendemos su impacto ambiental

Enviar un correo electrónico, pese a lo que muchos piensen, también genera emisiones de gases de efecto invernadero, y empresas y usuarios pueden modificar sus hábitos para hacer un uso mucho más eficiente de esta herramienta de comunicación y ayudar así en la lucha contra el cambio climático.

Pensar en la huella de carbono de un correo es difícil porque la mayoría de los elementos que se usan para enviarlo o recibirlo no está a la vista, pero debemos ser conscientes de que los proveedores de buzones y las operadoras de telecomunicaciones utilizan equipos y que los dispositivos que usamos para enviarlos o leerlos los mantenemos encendidos las 24 horas del día en muchos casos.

"Una vez que somos conscientes de toda esta cadena empezamos a entender el impacto que tiene el envío de un correo electrónico en el medio ambiente", dijo el vicepresidente internacional de Customer Engagement de Validity, Guy Hanson, que ha señalado que se calcula que diariamente se envían unos 100 mil millones de correos electrónicos, el 85 por ciento de ellos spam.

Por ello, limitar a estos envíos masivos no deseados debe ser una prioridad de las autoridades, según este ejecutivo, que ha explica que un envío sin documentos adjuntos implica de media una huella de carbono de 1 gramo, cifra que aumenta a hasta los 50 gramos en el caso de los correos promocionales con muchas imágenes.

Además, la huella de carbono de nuestros dispositivos, internet y los sistemas que los soportan representa alrededor del 3.7 por ciento de las emisiones de efecto invernadero del mundo, el equivalente a las generadas por la aviación, ha añadido Hanson.

Otra forma de contribuir a reducir la huella de carbono sería apagando nuestros dispositivos cuando no los usamos / Foto: Reuters

¿CÓMO REDUCIR NUESTRA HUELLA DE CARBONO?

El punto de partida para la reducción de las emisiones de carbono es concienciar a empresas y consumidores sobre las consecuencias de sus acciones y saber que enviar menos correos electrónicos será sólo una parte de la solución porque la infraestructura que utilizan existe independientemente de si se envían o no.

Según el directivo, los proveedores de servicios (ESP) deberían dejar de operar con modelos de precios basados en CPM (costo por mil impresiones), que implican que a más volumen más barato, y sustituirlos por tarifas basadas en resultados y que recompensen la eficacia.

Por su parte, los proveedores de buzones de correo como Gmail o Microsoft, tendrían que elevar la eficiencia energética de sus granjas de servidores, y las empresas de telecomunicaciones deberían comprometerse con la neutralidad del carbono.

Las organizaciones remitentes tendrían que priorizar calidad sobre cantidad en sus campañas de e-mailing, segmentando mejor sus listas de suscriptores para hacer llegar el mensaje a las personas realmente interesadas, en el momento oportuno y en su cuenta principal; reduciendo el tamaño de las imágenes o suprimiendo correos que generan rebotes (por ejemplo, porque esté mal una dirección).

Del lado de los receptores, las opciones pasan por darse de baja de suscripciones que realmente no les interesan, en lugar limitarse a eliminar un correo, y por usar centros de preferencias.

En cuanto a los correos personales, deberíamos pensar ¿es este correo realmente necesario?, según Hanson, que ha abogado por evitar respuestas con una sola palabra como "gracias" o "jajaja" y por recortar los hilos de correo para que sólo se envíe el contenido más reciente.

Otra forma de contribuir a reducir la huella de carbono sería apagando nuestros dispositivos cuando no los usamos o cargándolos en los momentos de menor consumo, ha añadido.

No obstante, ha subrayado que el envío de una carta típica genera una huella de carbono media de 140 gramos, por lo que ha animado a las organizaciones que aún hacen envíos postales masivos, como los bancos o las energéticas, a trasladar ese tráfico al correo electrónico, pero siempre de una forma socialmente responsable.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Enviar un correo electrónico, pese a lo que muchos piensen, también genera emisiones de gases de efecto invernadero, y empresas y usuarios pueden modificar sus hábitos para hacer un uso mucho más eficiente de esta herramienta de comunicación y ayudar así en la lucha contra el cambio climático.

Pensar en la huella de carbono de un correo es difícil porque la mayoría de los elementos que se usan para enviarlo o recibirlo no está a la vista, pero debemos ser conscientes de que los proveedores de buzones y las operadoras de telecomunicaciones utilizan equipos y que los dispositivos que usamos para enviarlos o leerlos los mantenemos encendidos las 24 horas del día en muchos casos.

"Una vez que somos conscientes de toda esta cadena empezamos a entender el impacto que tiene el envío de un correo electrónico en el medio ambiente", dijo el vicepresidente internacional de Customer Engagement de Validity, Guy Hanson, que ha señalado que se calcula que diariamente se envían unos 100 mil millones de correos electrónicos, el 85 por ciento de ellos spam.

Por ello, limitar a estos envíos masivos no deseados debe ser una prioridad de las autoridades, según este ejecutivo, que ha explica que un envío sin documentos adjuntos implica de media una huella de carbono de 1 gramo, cifra que aumenta a hasta los 50 gramos en el caso de los correos promocionales con muchas imágenes.

Además, la huella de carbono de nuestros dispositivos, internet y los sistemas que los soportan representa alrededor del 3.7 por ciento de las emisiones de efecto invernadero del mundo, el equivalente a las generadas por la aviación, ha añadido Hanson.

Otra forma de contribuir a reducir la huella de carbono sería apagando nuestros dispositivos cuando no los usamos / Foto: Reuters

¿CÓMO REDUCIR NUESTRA HUELLA DE CARBONO?

El punto de partida para la reducción de las emisiones de carbono es concienciar a empresas y consumidores sobre las consecuencias de sus acciones y saber que enviar menos correos electrónicos será sólo una parte de la solución porque la infraestructura que utilizan existe independientemente de si se envían o no.

Según el directivo, los proveedores de servicios (ESP) deberían dejar de operar con modelos de precios basados en CPM (costo por mil impresiones), que implican que a más volumen más barato, y sustituirlos por tarifas basadas en resultados y que recompensen la eficacia.

Por su parte, los proveedores de buzones de correo como Gmail o Microsoft, tendrían que elevar la eficiencia energética de sus granjas de servidores, y las empresas de telecomunicaciones deberían comprometerse con la neutralidad del carbono.

Las organizaciones remitentes tendrían que priorizar calidad sobre cantidad en sus campañas de e-mailing, segmentando mejor sus listas de suscriptores para hacer llegar el mensaje a las personas realmente interesadas, en el momento oportuno y en su cuenta principal; reduciendo el tamaño de las imágenes o suprimiendo correos que generan rebotes (por ejemplo, porque esté mal una dirección).

Del lado de los receptores, las opciones pasan por darse de baja de suscripciones que realmente no les interesan, en lugar limitarse a eliminar un correo, y por usar centros de preferencias.

En cuanto a los correos personales, deberíamos pensar ¿es este correo realmente necesario?, según Hanson, que ha abogado por evitar respuestas con una sola palabra como "gracias" o "jajaja" y por recortar los hilos de correo para que sólo se envíe el contenido más reciente.

Otra forma de contribuir a reducir la huella de carbono sería apagando nuestros dispositivos cuando no los usamos o cargándolos en los momentos de menor consumo, ha añadido.

No obstante, ha subrayado que el envío de una carta típica genera una huella de carbono media de 140 gramos, por lo que ha animado a las organizaciones que aún hacen envíos postales masivos, como los bancos o las energéticas, a trasladar ese tráfico al correo electrónico, pero siempre de una forma socialmente responsable.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Hasta el momento sin indicios que se genere otra jornada de violencia

El director de Seguridad Pública Municipal, Pedro Ariel Mendívil García, expuso que hasta ahora no han encontrado indicios que se presente otra jornada similar a la del fin de semana pasado

Local

Bonilla podría ser expulsado de Morena: Diputada Michel

La diputada Michel Sánchez Allende, lamentó las declaraciones donde el actual Senador

Local

Rotación de personal, urgencia de solución en maquilas: CatemBC

Otro problema que han detectado es que la economía informal creció exponencialmente, y que los sueldos o salarios no están ajustados a la realidad de los costos

Sociedad

En Colima reportan quema de autos y balaceras por detención de "La Vaca"

Policías estatales han pedido a la ciudadanía no salir de sus domicilios si no es necesario, se están reportando quema de vehículos

Sociedad

Peluches del Dr. Simi son elaborados por manos poblanas desde hace 10 años, ¿lo sabías?

La empresa poblana CINIA, conformada en un 90% por personas con discapacidad, es la encargada de fabricar los peluches del Dr. Simi

Futbol

Santos prolonga la agonía del León al derrotarlo en la Laguna

La Fiera continúa perdiendo y sigue alejándose cada vez más de aquel estilo que llegó a dominar el futbol mexicano no hace mucho tiempo

Mundo

Desolación en Argelia: incendios dejan saldo de al menos 38 muertos

Las autoridades también han contabilizado más de 200 heridos

Mundo

Facebook e Instagram eliminan a uno de los grupos antivacunas más grandes de EU

El grupo llamado The Children's Health Defense crítico de las vacunas contra el Covid-19

Doble Vía

¿Conoces el gaslighting mexicano?

Si tu amigo te dice que esa salsa no pica, tal vez te están haciendo mexican gaslight