/ martes 23 de julio de 2019

Grupo México ofrece colaborar para superar clausura de terminal marítima

En información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores, la empresa señaló que continuarán colaborando con la autoridad en estricto apego a la normatividad ambiental

Luego de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausurara de manera parcial y temporal su Terminal Marítima de Guaymas, Sonora, tras el derrame de ácido sulfúrico, Grupo México aseguró que desconoce los motivos o causas de esta medida y confió en que se levante una vez satisfecho el procedimiento.

En información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), señaló que continuarán aportando a la autoridad todos los elementos que sean necesarios para brindar la certeza respecto la operación en estricto apego a la normatividad ambiental.

“Esperamos que la autoridad ambiental levante la clausura parcial y temporal una vez satisfecho este procedimiento… No esperamos impacto en las operaciones debido a que esta terminal tiene programado el próximo embarque hasta finales de agosto”, afirmó.

La compañía recordó que el pasado 9 de julio en su Terminal Marítima de Guaymas se presentó un incidente que ocasionó la liberación de unos tres metros cúbicos de ácido sulfúrico al mar de la zona portuaria industrial.

Derivado de este incidente, el 10 de julio, personal de la Profepa realizó una primera visita de inspección en la que concluyó que sí se ejecutaron las medidas inmediatas para contener los materiales liberados y no se hizo referencia alguna a la existencia de impactos negativos al ambiente derivados del incidente.

Mientras que el pasado 19 de julio, la Procuraduría concluyó una segunda visita en las instalaciones para realizar una inspección, en la que ordenó una clausura parcial y temporal, únicamente respecto al proceso de almacenamiento y conducción de ácido sulfúrico en la terminal, con el argumento de la falta de autorización de impacto ambiental.

De acuerdo con Grupo México, esas obras y actividades iniciaron su operación desde 1979, en forma previa a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente de 1988, por lo cual no requiere la obtención de dicha autorización.

Por lo anterior, estas licencias no son un requisito para las empresas que operaban con anterioridad; además, se otorgó la Certificación de Industria Limpia de Profeoa para esa instalación en 2009, obteniéndose posteriormente cuatro renovaciones de la certificación (de dos años de vigencia cada una).

Luego de que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausurara de manera parcial y temporal su Terminal Marítima de Guaymas, Sonora, tras el derrame de ácido sulfúrico, Grupo México aseguró que desconoce los motivos o causas de esta medida y confió en que se levante una vez satisfecho el procedimiento.

En información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), señaló que continuarán aportando a la autoridad todos los elementos que sean necesarios para brindar la certeza respecto la operación en estricto apego a la normatividad ambiental.

“Esperamos que la autoridad ambiental levante la clausura parcial y temporal una vez satisfecho este procedimiento… No esperamos impacto en las operaciones debido a que esta terminal tiene programado el próximo embarque hasta finales de agosto”, afirmó.

La compañía recordó que el pasado 9 de julio en su Terminal Marítima de Guaymas se presentó un incidente que ocasionó la liberación de unos tres metros cúbicos de ácido sulfúrico al mar de la zona portuaria industrial.

Derivado de este incidente, el 10 de julio, personal de la Profepa realizó una primera visita de inspección en la que concluyó que sí se ejecutaron las medidas inmediatas para contener los materiales liberados y no se hizo referencia alguna a la existencia de impactos negativos al ambiente derivados del incidente.

Mientras que el pasado 19 de julio, la Procuraduría concluyó una segunda visita en las instalaciones para realizar una inspección, en la que ordenó una clausura parcial y temporal, únicamente respecto al proceso de almacenamiento y conducción de ácido sulfúrico en la terminal, con el argumento de la falta de autorización de impacto ambiental.

De acuerdo con Grupo México, esas obras y actividades iniciaron su operación desde 1979, en forma previa a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente de 1988, por lo cual no requiere la obtención de dicha autorización.

Por lo anterior, estas licencias no son un requisito para las empresas que operaban con anterioridad; además, se otorgó la Certificación de Industria Limpia de Profeoa para esa instalación en 2009, obteniéndose posteriormente cuatro renovaciones de la certificación (de dos años de vigencia cada una).

Local

Mexicalense falleció en Cancún y sus amigas juntan dinero para recuperar su cuerpo

Un grupo de 5 mujeres recolectó dinero en las Fiestas del Sol para traer a su amiga "Francis" de vuelta

Gossip

Épica noche con Guns N’ Roses en Tijuana

La legendaria banda ochentera Guns N’ Roses estuvo por primera vez en esta ciudad fronteriza y “reventó” el estadio Caliente

Policiaca

Lo encuentran sin vida en rancho de Islas Agrarias

Hasta el momento se desconoce la causa de la muerte del hombre.

Local

Regalan formatos anti ''Ley Bonilla''

Al menos una decena de ciudadanos han presentado el documento ante los juzgados federales en Mexicali, oponiéndose a la ampliación de mandato del próximo gobernador.

Gossip

Épica noche con Guns N’ Roses en Tijuana

La legendaria banda ochentera Guns N’ Roses estuvo por primera vez en esta ciudad fronteriza y “reventó” el estadio Caliente

Local

Recibe CESPM buena calificación crediticia avalada por fitch ratings

Como resultado de mejoría en recaudación y cumplimiento en auditorías.

Local

Van más de 60 mil solicitudes de refugio en México

70% de las solicitudes de refugiados son aceptadas, precisó el coordinador general de la Comisión Mexicana para ayuda a refugiados (COMAR)

Turismo

Oaxaca espera a más de 52 mil personas por festividades de Día de Muertos

Asimismo, se espera una derrama económica de 185 millones de pesos